Diez Mandamientos

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta
Decálogu. Les Tables de la Llei Mosaica y l'empiezu de cada unu de los Diez Mandamientos n'hebréu. Vitral decimonónicu de la Sinagoga y Muséu Alsaciano de Estrasburgu, Francia.
Arte cristiano medieval. La mano de Divos apúrre-y el Decálogu a Moisés. Detalle d'un manuscritu carolinxu, c. 840. Biblioteca Británica, Londres.
Arte sefardino. Decálogu de Jekuthiel Sofer, 1768, qu'asonsaña la distribución en dos tables. Bibliotheca Rosenthaliana, Ámsterdam.
Rembrandt, Moisés coles Tables de la Llei, 1659.
Los Diez Mandamientos en hebréu sobre'l timbre d'una vivienda en Xerusalén.
Lorenzo Ghiberti, Moisés recibe de Divos les Tables de la Llei colos Diez Mandamientos, relieve, 1425-1452. Puertes del Paraísu, Baptisteriu de Florencia.
Tissot, Moisés colos Diez Mandamientos, gouache, c. 1896-1902. Jewish Museum, Nueva York.

Los Diez Mandamiento, tamién conocíos como'l Decálogu, de les palabres griegues δέκα (diez) y λόγος (palabres), son un conxuntu de principios éticos y d'adoración, que xueguen un papel importante nel xudaísmu y el cristianismu. Inclúin instrucciones como adorar solo a Dios y guardar el día de reposu, según tamién prohibiciones en contra de la idolatría, asesinatu, robu, deshonestidad y adulteriu. Distintos grupos relixosos siguen distintes tradiciones tocantes a la manera d'interpretalos y numberalos.

Los Diez Mandamientos apaecen dos veces na Biblia hebrea: nos llibros de Éxodu y Deuteronomio. D'alcuerdu a la hestoria narrada nel llibru d'Éxodu, Dios escribió estos mandatos en dos tables de piedra, les que dio a Moisés nel Monte Sinaí; según el relatu, cuando baxaba del monte, vio al pueblu que taba adorando un magüetu d'oru y enfurecido romper. Darréu, pidió a Dios que perdonara al pueblu y sellara con él un conveniu» (pactu o alianza); entós, el Señor ordenó a Moisés que tomara dos laja de piedra y nelles quedaron escritos los Diez Mandamientos del pactu, reconviniéndole que «nun tienen de tolerar la desobediencia».

Los Diez Mandamientos fueron re-interpretaos pa la sociedá moderna por Dios al traviés del famosu[ensin referencies] escritor estauxunidense Neale Donald Walsch, unu de los cambeos ye'l nome, pasándose a llamar Los Diez Compromisos, dándo-y un nuevu significáu a lo que se conocía tradicionalmente.[ensin referencies]

Terminoloxía[editar | editar la fonte]

En hebréu antiguu, los diez Mandamientos son llamaos עשרת הדברים (treslliteráu Asereth hai-D'bharîm) y n'hebréu rabínicu, עשרת הדברות (transilterado como Asereth hai-Dibroth), dambos traducibles como «los diez palabres», «los diez dichos» o «los diez asuntos».[1]

La espresión «Decálogu» deriva del griegu δεκάλογος, dekalogos, que significa y refierse[2] a la traducción griega (en acusativu) δέκα λόγους, deka logous, «diez palabres», como apaez na Septuaginta (embrivida como LXX) en Éxodo 34:28 y Deuteronomio 10:4.

Les tables de piedra, al contrariu de los mandamientos inscritos nelles, son llamaes en hebréu לוחות הברית: Luchot HaBrit, que significa «les tables del Pactu».[3]

Los pasaxes d'Éxodu y Deuteronomio[editar | editar la fonte]

Les Mitzvot (mandamientos divinos) conteníos na Torá (Pentateuco) son bien numberosos, 613 acordies con el cómputu xudíu, pero dióse-y una significación especial a los que constitúin el tratáu que Divos selló col pueblu escoyíu nel cursu del éxodu, escribiéndolos en tables de piedra qu'apurrió a Moisés nel monte Sinaí. El conteníu d'esos mandatos divinos atópase en dellos pasaxes del Pentateuco.

Los dos fontes principales son Éxodu, 20: 2-17 y Deuteronomio, 5: 6-21. Nel Llibru del Éxodu (34:10-28) apaez otru testu bien antiguu, consideráu polos antiguos rabinos israelites como unu de los que meyor espresaben les ordenances de Yahveh DIOS al celebrase l'Alianza.

El llibru del Éxodu contién la siguiente narración:[4]

1

Y faló Divos toes estes palabres, diciendo:

2 Yo, Yahveh, soi'l to Dios, que te saqué de la tierra d'Exiptu, de casa de servidume.

3 Nun vas tener dioses ayenos delantre de mi.

4 Non te vas faer imaxe nin nenguna semeyanza de lo qu'hai enriba nel cielu, nin embaxo na tierra, nin nes agües debaxo de la tierra.

5 Non te vas inclinar ante nenguna imaxe, nin les honrarás; porque yo soi Yahveh el to Dios, fuerte, celosu, que castigo la maldá de los padres sobre los fíos hasta la tercera y cuarta xeneración de los que me tarrecen,

6 y faigo misericordia a mamplén, a los que m'amar y guarden los mios mandamientos.

7 Nun vas tomar el nome de Yahveh el to Dios en devanéu; porque nun va dar por inocente Yahveh al que tomara'l so nome en devanéu.

8 Alcuérdate del día del sábadu pa santificarlo

9 Seis díes vas trabayar, y vas faer tola to obra,

10 mas el séptimu día ye reposu pa Yahveh el to DIOS; nun faigas nél obra dalguna, tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to criada, nin la to bestia, nin el to estranxeru que ta dientro de les tos puertes.

11 Porque en seis díes fixo Yahveh los cielos y la tierra, el mar, y toles coses que nellos hai, y reposó nel séptimu día; por tanto, Yahveh bendixo'l día de reposu y lo santificó.

12 Honra al to padre y a la to madre, por que los tos díes allargar na tierra que Yahveh la to DIVOS te da.

13 Nun vas matar.

14 Nun vas cometer adulteriu.

15 Nun vas furtiar.

16 Nun vas dicir falsu testimoniu contra'l to prójimo.

17 Nun vas acobiciar la casa de la to prójimo, nun vas acobiciar la muyer de la to prójimo, nin el so siervu, nin la so criada, nin el so güe, nin el so pollín, nin cosa dalguna de la to prójimo.

El llibru del Deuteronomio, que'l so nome griegu alude a que repite en bona midida'l conteníu de los anteriores, ufierta una enumeración bien asemeyada a la d'Éxodu 20:

6 Yo soi Yahvé el to Dios, que te saqué de tierra d'Exiptu, de casa de servidume y te di de comer tola to vida.

7 Nun vas tener dioses ayenos delantre de mi.

8 Nun vas faer pa ti escultura, nin imaxe dalguna de cosa que ta enriba nos cielos, nin embaxo na tierra, nin nes agües debaxo de la tierra.

9 Non te vas inclinar a elles nin les sirvirás; porque yo soi Yahveh el to Dios, fuerte, celosu, que visito la maldá de los padres sobre los fíos hasta la tercera y cuarta xeneración de los que me tarrecen,

10 y que faigo misericordia a mamplén, a los que m'amar y guarden los mios mandamientos.

11 Nun vas tomar el nome de Yahveh el to Dios en devanéu; porque Yahveh nun va dar por inocente al que tome'l so nome en devanéu.

12 Vas Guardar el día de reposu pa santificarlo, como Yahveh el to Divos te mandó.

13 Seis díes vas trabayar, y vas faer tola to obra;

14 mas el séptimu día ye reposu a Yahveh el to Dios; nenguna obra vas faer tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to sierva, nin el to güe, nin el to pollín, nin nengún animal to, nin l'estranxeru que ta dientro de les tos puertes, por que fuelgue el to siervu y la to sierva como tu.

15 Alcuérdate que fuisti siervu en tierra d'Exiptu, y que Yahvé la to Divos te sacó d'allá con mano fuerte y brazu estendíu; polo cual Yahvé el to Divos te mandó que guardes el día de reposu.

16 Honra al to padre y a la to madre, como Yahvé la to Divos te mandó, por que sían enllargaos los tos díes, y por que te vaya bien sobre la tierra que Yahvé la to Divos te da.

17 Nun vas matar.

18 Nun vas cometer adulteriu.

19 Nun vas furtiar.

20 Nun vas dicir falsu testimoniu contra'l to prójimo.

21 Nun vas acobiciar la muyer de la to prójimo, nin vas deseyar la casa de la to prójimo, nin la so tierra, nin el so siervu, nin la so sierva, nin el so güe, nin el so pollín, nin cosa dalguna de la to prójimo.

Numberación de los Mandamientos según diverses tradiciones[editar | editar la fonte]

{{fondia|Esquemes de numberación Distintes tradiciones estremen los diecisiete versos y los sos paralelos atopaos en diez "mandamientos" de distintes maneres, como s'amuesen na tabla de siguío. Dellos eruditos suxuren que'l númberu diez ye escoyíu p'ayudar a la memorización más qu'un asuntu teolóxicu.[5]

Tradiciones:

  • S: Septuaginta, xeneralmente siguida por cristianos ortodoxos.
  • F: Filón d'Alexandría, al igual que na Septuaginta, pero coles prohibiciones de matar y adulterar invertíes.
  • T: Talmud, fai del prólogu'l primer mandamientu y combina la prohibición d'adorar otros dioses fora de Yahweh cola prohibición d'adorar imaxes o ídolos[6].
  • A: San Agustín sigue'l Talmud combinando los versos 3–6, pero omite'l prólogu como un mandamientu y estrema la prohibición d'acobiciar en dos y sigue l'orde de les palabres[7][8].
  • C: Catecismu de la Ilesia católica, sigue na so mayoría la división de San Agustín.
  • L: Luteranos siguen el Catecismu de Lutero, que sigue la nomenclatura Agustiniana pero omite la prohibición d'adorar imaxes.[9] y usa l'orde de palabres d'Éxodu 20:17 en vegada del de Deuteronomio 5:21 Pa los mandamientos noveno y décimo.
  • R: tradición Reformada o calvinismu que sigue La institución de la relixón cristiana de Juan Calvino, basada nel orde propuestu por Filón d'Alexandría.
Los diez mandamientos
Plantía:Abbr Plantía:Abbr Plantía:Abbr Plantía:Abbr Plantía:Abbr Plantía:Abbr Plantía:Abbr Artículu Principal Casiodoro de Reina[10] Éxodu[11] Casiodoro de Reina[10] Deuteronomio[12]
1 1 (1) Yo soi Yahveh el to Dios 2[13] 6[14]
1 1 2 1 1 1 1

3[13]

7[15]
2 2 2 1 1 2

4–6[13]

8–10[16]
3 3 3 2 2 2 3 Nun vas tomar el nome de Yahveh el to Dios en devanéu 7[13] 11[17]
4 4 4 3 3 3 4 Alcuérdate del día de reposu pa santificarlo 8–11[18] 12–15[19]
5 5 5 4 4 4 5

12[20]

16[21]
6 7 6 5 5 5 6 Nun vas matar 13[22] 17[22]
7 6 7 6 6 6 7

14[23]

18[23]
8 8 8 7 7 7 8 Nun vas furtiar 15[24] 19[24]
9 9 9 8 8 8 9

16[25]

20[26]
10 10 10 10 10 9 10 Nun vas acobiciar (la casa de la to prójimo) 17a[27] 21b[28]
10 10 10 9 9 10 10 Nun vas acobiciar (la muyer de la to prójimo) 17b[29] 21a[30]
10 10 10 10 10 10 10 Nun vas acobiciar (los siervos, los animales, nin cualesquier otra cosa de la to prójimo) 17c[31] 21c[32]

.

Distribución de los Diez Mandamientos nes tables[editar | editar la fonte]

  • Filón d'Alexandría aseguraba que cinco en caúna, opinión que foi secundada por dalgunos a lo llargo de la hestoria entendiendo que na primer tabla taben los preceptos de la piedá y na segunda los de la prohibición.[ensin referencies]
  • San Agustín creía que trés na primera y siete na segunda y asina se siguió esta creencia pola xeneralidá de los católicos dempués de san Agustín. N'efectu, suelse faer una correspondencia ente los dos mandamientos de Jesús y los Diez Mandamientos: «Vas Amar al Señor el to Dios...» correspuende a los trés primeros (deberes para con Dios) y «Vas Amar al to prójimo como a ti mesmu» correspuende a los siete restantes (deberes para colos homes).
  • Según dellos teólogos los 10 mandamientos tán distribuyíos de la siguiente manera: Los 4 primeros na primer tabla y los otros 6 na segunda. Esto obedez a lo siguiente: los 4 primeros Mandamientos tán rellacionaos col amor escontra Dios y los otros 6 col amor escontra'l prójimo.

El Decálogu na Ilesia católica[editar | editar la fonte]

Según enséñase nel Compendiu del Catecismu de la Ilesia católica[33] los Diez Mandamientos na so fórmula catequética son:

  1. Vas Amar a Dios sobre toles coses.
  2. Nun vas tomar el nome de Dios en devanéu.
  3. Santificarás les fiestes.
  4. Vas Honrar al to padre y a la to madre.
  5. Nun vas matar.
  6. Nun vas cometer actos impuros.
  7. Nun vas robar.
  8. Nun vas dar falsos testimonios nin mentires.
  9. Nun vas consentir pensamientos nin deseos impuros.
  10. Nun vas acobiciar los bienes ayenos.

El catecismu católicu, citando'l Evanxeliu de Mateo (Mt 22;37-40) añede: «Estos Diez Mandamientos zarrar en dos; vas amar a Dios sobre toles coses y al prójimo como a ti mesmu».

La división y numberación de los mandamientos varió nel cursu de la hestoria. El presente catecismu sigue la división de los mandamientos establecida por san Agustín y que aportó a tradicional na Ilesia católica. Ye tamién la de les confesiones luteranes. Los Padres griegos fixeron una división daqué distinta que s'usa nes Ilesies ortodoxes y les comunidaes reformaes.

Catecismu de la Ilesia católica, n. 2066

El Decálogu y la llei natural[editar | editar la fonte]

Pa la tradición católica, los Diez Mandamientos, anque fueron revelaos, son accesibles a la razón humana de manera natural. Amás, ufierten a tolos homes un compendiu de la llei natural:

Los Diez mandamientos pertenecen a la revelación de Dios. Enséñennos coles mesmes la verdadera humanidá del home. Ponen de relieve los deberes esenciales y, por tantu indirectamente, los derechos fundamentales, inherentes a la naturaleza de la persona humana. El Decálogu contién una espresión privilexada de la llei natural’

Anque accesibles

a la sola razón, los preceptos del Decálogu fueron revelaos. P'algamar una conocencia completo y cierto de les esixencies de la llei natural, la humanidá pecadora precisaba esta revelación:

«Nel estáu de pecáu, una esplicación plena de los mandamientos del Decálogu resultó necesaria pola mor del escurecimientu de la lluz de la razón y de la esviación de la voluntá» (san Bonaventura, sent. 4, 37, 1, 3)...........

Conocemos los mandamientos de la llei de Dios pola revelación divina que nos ye propuesta na Ilesia, y pola voz de la conciencia moral.

Catecismu de la Ilesia católica, n. 2071

Los Diez Mandamientos nel xudaísmu[editar | editar la fonte]

Pal xudaísmu ortodoxu, Dios pronunció primero los Diez Mandamientos simultáneamente y dempués repitió cada Mandamientu por separáu na Torá. Según esta visión, cada unu de los Diez Mandamientos sería dirixíu a tolos xudíos en singular porque cada xudíu tendría de sentir la obligación personal de reparalos yá que-yos fueron dirixíos directamente a él.[34] Sicasí, la mayoría de los miembros del xudaísmu conservador refuga la idea de que Dios dictó'l conteníu lliteral de los mandamientos a Moisés nun actu de revelación verbal y cree, sicasí, que la Torá foi redactada a partir de distintes fontes previes.[ensin referencies]

Los Diez Mandamientos ta estremaos de la siguiente manera:[34]

Dios dixo estes palabres:

  1. «Yo soi l'Eternu, el to Dios, quien te sacó de la tierra d'Exiptu, de la casa de la esclavitú».
  2. «Nun vas tener nin vas reconocer a otros dioses na mio presencia fora de mi. Non te vas faer una imaxe tallada nin nenguna semeyanza d'aquello que ta enriba nos cielos, nin na tierra, nin na agua, nin debaxo de la tierra. Non te vas postrar ante los ídolos, nin los adorarás, pos yo soi l'Eternu, el to Dios, l'únicu Dios, quien tien presente'l pecáu de los padres sobre los fíos hasta la tercera y cuarta xeneración colos mios enemigos; pero quien amuesa benevolencia con miles de xeneraciones a aquellos que m'amar y reparen los mios preceptos».
  3. «Nun vas tomar el nome d'El Eternu, el to Dios en devanéu, porque L'Eternu nun va tener por inocente al que tome'l so nome en devanéu».
  4. «Recuerda'l día de shabat, pa santificarlo. Seis díes vas trabayar y vas faer toa'l to llabor; mas el séptimu día ye shabat pal Eternu, el to Dios; nun vas faer nengún llabor, nin tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to sirvienta, nin les tos besties de carga, nin l'estranxeru qu'habita dientro de les tos muralles, pos en seis díes l'Eternu fixo los cielos y la tierra, el mar y tou lo qu'hai nellos, y el séptimu día folgó. Por eso, l'Eternu bendixo'l día de shabat y lo santificó».
  5. «Honra al to padre y la to madre, por que se enllarguen los tos díes sobre la tierra que l'Eternu, el to Dios, te da».
  6. «Nun vas matar».
  7. «Nun vas cometer adulteriu».
  8. «Nun vas robar».
  9. «Nun brindes contra'l to prójimo falsu testimoniu».
  10. «Nun vas acobiciar los bienes ayenos. Nun vas acobiciar la casa de la to prójimo; nun vas acobiciar la muyer de la to prójimo, nin el so siervu, nin la so sierva, nin el so güe, nin el so pollín, nin nada que sía del to prójimo».

Los Diez Compromisos[editar | editar la fonte]

Según l'autor del best seller de Conversaciones con Dios, Neale Donald Walsch, recibió de Dios una re-interpretación de Los Diez Mandamientos, la diferencia ye qu'esta ye dirixida a la sociedá moderna.

Ye necesariu entender el contestu de los Diez Compromisos na conversación ente Dios y Neale.

¿Cuál ye l'auténticu camín escontra Dios? ¿L'arrenunciu, como creen los yoguis? ¿Y el llamáu sufrimientu? ¿Ye'l sufrimientu y el serviciu la vía pa llegar a Dios, como afirmen munchos ascetes? ¿Vamos Ganar el cielu si “somos bonos”, como enseñen tantes relixones? ¿O bien somos llibres d'actuar como queramos, de violar o ignorar cualquier norma, de dexar de llau toos les enseñances tradicionales, de somorguiase nel prestu inmoderada de tolos deseos, p'asina topar la Nirvana, como afirmen munchos filósofos de la Nueva Era? ¿Cuál ye'l camín: un patrones morales estrictos, o fai-lo-que-te-dea-la gana? ¿Los valores tradicionales, o improvisar sobre la marcha? ¿Los Diez Mandamientos, o los Siete etapes del Llume?

Tienes la necesidá imperiosa de que sía un camín o otru, ¿non? ¿Nun podríen ser toos ellos?

Nun lo sé. Ye lo que pregunto.

Te voi contestar, pos, de la manera que meyor puedas entendelo; anque déxame que te diga que la respuesta ta dientro de ti. Dicir a toos aquellos qu'escuchen Les mios palabres y busquen La mio Verdá.

A tou corazón que se preguntar seriamente cuál ye'l camín escontra Dios, amuésase-y. A toos ye-yos dada una Verdá sincera. Ven a Mi pel camín del to corazón, non al traviés del viaxe de la to mente. Nunca m'atoparás na to mente. Pa conocer realmente a Dios, has de perder la cabeza.

Pero la to entruga rique una respuesta, y nun quiero alloñar de la cuestión. Voi Empezar con una afirmación que te va asustar, y que quiciabes manque la sensibilidá de muncha xente. Nun esisten los Diez Mandamientos, nin nada asemeyao.

¡Divos mio! ¿Non?

Non. ¿Quién habría de mandalos? ¿Yo? ¿Y para qué se precisaríen tales mandamientos? Cualquier cosa que yo quiera, ye. N'est ce pas? Entós, ¿para qué fai falta mandar nada?

Y, si yo promulgara mandamientos, ¿nun se cumpliríen automáticamente?

¿Cómo podría Yo deseyar tan torpemente que daqué esistiera, ordenar, pa depués quedame de brazos cruzaos reparando que nun asocede asina?

¿Qué clase de rei fadría eso? ¿Qué clase de gobernante?

Y sicasí te aseguro que Yo tampoco soi nin rei nin gobernante. Soi simple y ablucantemente, el Ceador. Pero'l Ceador nun gobierna, sinón que cenciellamente crea; crea y sigue creando.

Yo creévos a vós –y bendíxivos– a imaxe y semeyanza mio. Y fíxivos ciertes promeses y establecí ciertos compromisos con vós. Díxivos, nun llinguaxe senciellu, qué va pasar con vós cuando síais unu conmigo.

Tu yes un buscador sinceru, como lo foi Moisés. Tamién él, como sabes, presentóse ante Mi pidiéndome respuestes. “¡Oh, Dios de Los mios Padres –clamaba–, Divos mio, dígnate a amosate a mi. Dame una señal que yo pueda amosar al mio pueblu! ¿Cómo podemos saber que somos los escoyíos?”.

Y Yo allegué a Moisés, tal como agora allegué a ti, con una divina alianza –una eterna promesa–, un compromisu ciertu y seguro. “¿Cómo puedo tar seguru?”, preguntaba Moisés quejumbrosamente. “Porque Yo te dicir –respondílu. Tienes la palabra de Dios”.

Y la palabra de Dios nun yera un mandamientu, sinón una alianza. Estos son, pos, los...

Conversaciones con Dios

Los Diez Compromisos

"Vas Saber qu'entamasti'l camín escontra Dios, y vas saber qu'atopasti a Dios, porque se van dar estes señales, estes indicaciones, estos cambeos en ti:"

  1. Vas Amar a Dios con tol to corazón, con tola to mente, con tola to alma. Y nun vas tener más Divos que yo. Vas Dexar de rindir cultu al amor humano, al ésitu, al dineru o al poder, nin a nengún símbolu d'éstos. Vas Estremar de ti eses coses como un neñu estrema los xuguetes. Non porque sían indignes, sinón porque se te quedaríen pequeñes.
  2. Nun vas usar el nome de Dios en devanéu. Nin m'invocarás pa frivolidaes. Vas Entender el poder de les palabres y de los pensamientos, y nun vas pensar n'invocar el nome de Dios d'una manera impía. Nun vas utilizar El mio nome en devanéu porque nun vas poder faelo, cuidao que el mio nome nunca s'usa en devanéu, nin puede usase.
  3. Te vas alcordar d'acutar un día, al que vas llamar santu. Esto, par que lo que faigas nun se quede n'ilusión, sinón que se te faiga recordar quién y qué yes. Y, depués, llueu vas llamar a acaldía domingu, y de contino santu.
  4. Vas Honrar al to padre y a la to madre; y vas saber que yes el Fíu de Dios cuando honres al to padre/madre Divos en tou lo que digas, faigas o pienses. Y na midida na que honres al to padre/madre Divos, y al to padre y a la to madre na Tierra (pos ellos te dieron la vida), asina tamién vas honrar a tol mundu.
  5. Vas Saber qu'atopasti a Dios cuando sepas que nun vas asesinar (esto ye, que nun vas matar deliberadamente y ensin causa), pos, anque sepas qu'en nengún casu puedes acabar con otra vida (toa vida ye eterna), nun vas querer poner fin a nenguna encarnación concreta, nin camudar nenguna enerxía vital d'una forma a otra, ensin la más sagrada xustificación. El to nuevu respetu pola vida va faer que respetes toles formes de vida –incluyendo les plantes y animales-, y namái les alteriarás si ye n'ares d'un bien mayor.
  6. Nun vas enllordiar la pureza del amor cola falta d'honradez y l'engañu puestu eso ye adulteriu. Te prometo que, cuando atopares a Dios, nun vas cometer adulteriu.
  7. Nun vas tomar lo que nun sía to, nin vas cometer fraude nin estafa, nin vas faer dañu a otru pa tener daqué, cuidao que eso sería robar. Te prometo que, cuando atopares a Dios, nun vas robar.
  8. Nun vas dicir daqué que nun sía verdá; y, poro, nun vas llevantar falsu testimoniu.
  9. Nin tampoco vas acobiciar la esposa de la to prójimo, yá que, ¿por qué dibes querer a la esposa de la to prójimo, si sabes que toles demás son les tos esposes?
  10. Nun vas acobiciar los bienes del to prójimo; yá que, ¿por qué dibes querer los bienes del to prójimo, si sabes que tolos bienes pueden ser tos, y que tolos bienes pertenecen al mundu?

Vas Saber qu'atopasti'l camín escontra Dios cuando veas estes señales, pos te prometo que naide que realmente busque a Dios va faer estes coses mientres enforma tiempu; sería imposible que siguiera realizando estes conductes.

Estes son les tos llibertaes, non les tos restricciones; estos son los mios compromisos, non los mios mandamientos; cuidao que Dios nun manda sobre lo que creó, sinón qu'a cencielles diz a los sos fíos: asina ye como vas saber que llegues a casa.

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. (2010) The Ten Commandments: Ethics for the Twenty-First Century (Los Diez Mandamientos: Ética pal sieglu XXI) (en inglés). Nashville, Tennessee: B&H Publishing Group. ISBN 0-8054-4716-4. «Los Diez mandamientos son lliteralmente los Diez palabres (ăśeret hadděbārîm) n'hebréu. L'usu del términu dābār, "palabra", nesta frase, estrema estes lleis, con respectu de los otros mandamientos (el mioşwâ), estatutos (hōq) y ordenances (el miošpāţ) nel Antiguu Testamentu.»
  2. Plantía:LSJ
  3. (1995) The Sanctuary of Silence: The Priestly Torah and the Holiness School (en inglés). Xerusalén: Fortress Press. ISBN 9650507825.
  4. Catecismu de la Ilesia. Los Diez Mandamientos
  5. (2012) The Ten Commandments and the Beatitúes (en inglés). Lantham, Maryland, Estaos Xuníos: Rowman & Littlefield.
  6. «Talmud» (en ye). Wikipedia, la enciclopedia llibre. 2017-12-15. https://ye.wikipedia.org/w/index.php?title=Talmud&oldid=104171372. Consultáu el 2018-01-13. 
  7. Markl, D. (2012). The Decalogue in History: A Preliminary Survey of the Fields and Genres of its Reception. Zeitschrift für altorientalische und biblische Rechtsgeschichte, 18, 279-293.
  8. Markl, D. The Decalogue in History A Preliminary Survey of the Fields and Genres of its Reception.
  9. «Luther's Large Catechism» (inglés). Consultáu'l 17 de setiembre de 2014.
  10. 10,0 10,1 Gordon), Kinder, A. Gordon (Arthur. Casiodoro de Reina : Spanish reformer of the sixteenth century. Tamesis. ISBN 0729300102.
  11. «Biblia Reina-Valera 1909/Éxodu/20 - Wikisource» (ye). Consultáu'l 2018-01-13.
  12. «Biblia Reina-Valera 1909/Deuteronomio/5 - Wikisource» (ye). Consultáu'l 2018-01-13.
  13. 13,0 13,1 13,2 13,3 Casiodoro de Reina
  14. “Yo soi Yaveh el to Dios, que te saqué de tierra d'Exiptu, de casa de servidume."
  15. "Nun vas tener dioses ayenos delantre de mi."
  16. “Nun vas faer pa ti escultura, imaxe dalguna de cosa que tea enriba nos cielos, nin embaxo na tierra, nin nes agües debaxo de la tierra. Non te vas inclinar a elles nin les sirvirás; por que yo soi Yahveh el to Dios, fuerte, celosu, que visito la maldá de los padres sobre los fíos hasta la tercera y cuarta xeneración de los que me tarrecen, y faigo misericordia a mamplén, a los que m'amar y guarden los mios mandamientos."
  17. “Nun vas tomar el nome de Yahveh el to Dios en devanéu, porque Yahveh nun va dar por inocente al que tome'l so nome en devanéu."
  18. “Alcuérdate del día de reposu pa santificarlo. Seis díes vas trabayar y vas faer tola to obra; más el séptimu día ye reposu pa Yahveh el to Dios; nun faigas na obra dalguna, tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to criada, nin la to bestia, nin el to estranxeru que ta dientro de les tos puertes. Porque en seis díes fixo Yahveh los cielos y la tierra, el mar y toles coses que nellos hai, y reposó nel séptimu día; por tanto, Yahveh bendixo'l día de reposu y lo santificó."
  19. “Vas Guardar el día de reposu pa santificarlo, como Yahveh el to Divos te mandó. Seis díes vas trabayar y vas faer tola to obra; más el séptimu día ye reposu pa Yahveh el to Dios; nenguna obra vas faer tu, nin el to fíu, nin la to fía, nin el to siervu, nin la to criada, nin el to güe, nin el to pollín, nin nengún animal to, nin l'estranxeru que ta dientro de les tos puertes, por que fuelgue el to siervu y la to sierva, como tu. Alcuérdate que fuisti siervu en tierra d'Exiptu, y que Yahveh la to Divos te sacó d'allá con mano fuerte y brazu estendíu; polo cuál Yahveh el to Divos te mandó que guardes el día de reposu."
  20. “Honra al to padre y a la to madre, por que los tos díes allargar na tierra que Yahveh la to Divos te da."
  21. “Honra al to padre y a la to madre, como Yahveh la to Divos te mandó, por que sían enllargaos los tos díes, y por que te vaya bien sobre la tierra que Yahveh la to Divos te da."
  22. 22,0 22,1 “Nun vas matar."
  23. 23,0 23,1 “Nun vas cometer adulteriu."
  24. 24,0 24,1 “Nun vas furtiar."
  25. “Nun vas falar contra'l to prójimo falsu testimoniu."
  26. “Nun vas dicir falsu testimoniu contra'l to prójimo."
  27. “Nun vas acobiciar la casa de la to prójimo,"
  28. “nin vas deseyar la casa de la to prójimo, nin la so tierra,"
  29. “nun vas acobiciar la muyer de la to prójimo,"
  30. “Nun vas acobiciar la muyer de la to prójimo,"
  31. “nin el so siervu, nin la so criada, nin el so güe, nin el so pollín, nin cosa dalguna de la to prójimo.”
  32. “nin el so siervu, nin la so sierva, nin el so güe, nin el so pollín, nin cosa dalguna de la to prójimo."
  33. [1]
  34. 34,0 34,1 Weissman, Moshe (2012). «Los 10 Mandamientos», El Midrash diz: la narrativa de la porción selmanal de la Torá n'a la perspectiva de los nuesos sabios, escoyida y afecha del Talmud y el Midrash. Ciudá Autónoma de Buenos Aires: Bnei Sholem. ISBN 9789879096000.

Enllaces esternos[editar | editar la fonte]






Diez Mandamientos