Serena

De Uiquipedia
Saltar a: navegación, buscar
La Serena, de John William Waterhouse (1900).

El mitu de les serenes yá s’alcuentra nes vieyes civilizaciones babilónica y asiria, d’onde pasó a la mitoloxía griega y romana. Primitivamente la sirena yera una criatura marina con bustu de muyer y cuerpu, pates y ales d’ave, qu’estraviaba a los navegantes, atrayéndolos colos sos dulces cantares. Más tarde empezó a representase con mediu cuerpu de muyer y otru mediu de pexe, que ye como se conoz na mitoloxía asturiana. La creyencia nesti personaxe míticu ta bastante xeneralizada n’Asturies pero la tradición nun-y da nengún rasgu que la diferencie de los tópicos comunes de les sirenes d’otros llugares.

Tanto los cruzaos que se desplazaben dende’l norte d’Europa a lluchar a Tierra Santa, como los pescadores y campesinos de la costa, quedaben ablucaos cuando apaecíen les sirenes al llau de los barcos y los acompañaben colos sos cantos.

Munchos cantares populares asturianos recueyen esta noticia:

“En el medio de la mar
oí cantar una sirena;
¡Válgame Dios qué bien canta
una cosa tan pequeña!”

Tamién ye normal que cuando una moza canta bien la comparen con una sirena:

“Aquella coloradina
que vive xunto a la peña,
bebe agua cristalina
canta como una serena”

Na tradición asturiana,la serena nun ye siempre un ser maléficu que faga dañu a los navegantes; hai recoyíu dalgún rellatu en que la sirena se presenta como un ser benéficu.