Cultura arqueolóxica

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta

Una cultura arqueolóxica ye la suma de los conxuntos d'artefactos y demás elementos materiales (construcciones, restos de caminos, de canales, etc.) correspondientes a una dómina y un llugar (xacimientu o rexón) determinaos. Los artefactos atopaos en xacimientos d'una mesma dómina que comparten carauterístiques asemeyaes axuntar en tipoloxíes que, de la mesma, arrexuntar en conxuntos y toos ellos formen una cultura arqueolóxica.[1]

Asina, una cultura arqueolóxica ye namái una sistematización de los elementos materiales llograos mientres les escavaciones, una convención de calter artificial que sirve a los arqueólogos pa ordenar los datos llograos nestes. Nun tien por qué ser, nin tanto, el reflexu cultural d'un grupu humanu concretu y estremáu de los demás grupos humanos, distorsión na que s'incurrió con suma facilidá hasta finales del sieglu XX.

Por ello, según dellos autores, lo más indicao sería utilizar los términos cronocultura o complexu teunolóxicu/estilísticu[2] pa referinos a estos conxuntos artefactuales. Otros, sicasí, consideren qu'un tecnocomplejo ye una fase evolutiva cultural independiente del espaciu y del tiempu.[3]

Cronocultura como sinónimu de pueblu[editar | editar la fonte]

La identificación de cultures arqueolóxiques con pueblos o races foi utilizada abondosamente nos discursos de construcción de les identidaes nacionales europees, que presentaben a íberos, celtes o xermanos como los xermes míticos que legitimaban históricamente los estaos modernos. El términu cultura asimilar a la xente, a les sos tradiciones y costumes acomuñaes, asina que'l so usu en contestos arqueolóxicos da racionalidá a simples elementos materiales.[4]

Elementos materiales por aciu los cualos identifícase la variante escandinavu-báltica de la cultura de la cerámica cordada (del hachu con forma de bote): vasu cerámicu y hachos de piedra.

L'usu del términu cultura foi introducida na arqueoloxía al traviés de los etnógrafos alemanes del sieglu XIX, al estremar ente la Kultur de los grupos tribales o rurales, y la Zivilisation de los pueblos urbanos. Na segunda parte d'esi sieglu, arqueólogos de Escandinavia y Europa central amontaron l'usu del conceutu alemán de cultura pa describir los distintos grupos que s'estremaben nel rexistru arqueolóxicu de xacimientos o rexones concretes, de cutiu al llau y/o como sinónimu de civilización.[5]

Yá nel sieglu XX el prehistoriador alemán Gustaf Kossinna convirtió'l conceutu de cultura arqueolóxica en daqué básicu na disciplina: Kossinna vía'l rexistru arqueolóxicu como un mosaicu de cultures claramente definíes (o Kultur-Gruppen) y fuertemente acomuñaes a la idea de raza. Taba particularmente comenenciudu en reconstruyir los movimientos de lo qu'él vía como ancestros prehistóricos direutos de los xermanos, eslavos, celtes y otros grandes grupos indoeuropéos, coles mires de rastrexar la raza aria hasta la so tierra d'orixe (urheimat). El calter racista de los postulaos de Kossina nun tuvo gran repercusión fora d'Alemaña, pero los sos conceutos básicos, desaposiaos yá de les sos connotaciones raciales fueron adoptaos por V. Gordon Childe y Franz Boes, los más influyentes arqueólogos de Gran Bretaña y EE. UU., respeutivamente. Childesobremanera, foi'l responsable de la definición de cultura arqueolóxica que s'aplicó xeneralmente hasta los años 1970:[6]

Atopamos ciertu tipu de resto -vasija, implementos, ornamientos, ritos d'entierru y formes d'habitación- bien recurrentes. A esti complexu de traces asociaes podríamos denominar "grupu cultural" o a cencielles "cultura". Suponemos que cada unu d'esos complexos ye la espresión material de lo que güei llamaríamos un "pueblu" (Childe,1929: v-vi)

Esta definición presupon que los oxetos son la espresión material de les regles culturales que rixen la conducta de los individuos y formen les sos idees, delimitando asina la so cultura. Tal enfoque crea l'enclín a destacar les diferencies esistentes ente los artefactos de supuestes cultures, en cuenta de intentar topar les semeyances ente tales oxetos; tiende a particularizar en cuenta de a xeneralizar. Amás, xenera una visión inmovilista de les cultures, esplicando siempres los cambeos de resultes d'influencies esternes, nunca como resultáu d'una evolución propia: o por migraciones de pueblos o por espardimientu d'idees.[7] Por cuenta de ello, numberosos arqueólogos punxeron en dulda darréu esta supuesta conexón intrínseca ente cultura material y sociedaes humanes.

Campaniforme Ciempozuelos (M.A.N. Inv.32252) 01.jpg Bellbeaker-Palmela points.jpg Copper tongue dagger (Bellbeaker).png Bellbeaker-Archer bracelet.jpg
Artefactos carauterísticos de les dotes funeraries campaniformes. D'esquierda a derecha: vasu cerámicu, puntes de tipu Palmela, puñal de llingüeta y brazalete d'arqueru.

Refugu al usu tradicional del términu[editar | editar la fonte]

Los primeres en faelo fueron el siguidores de la Nueva arqueoloxía, mientres los años 1960 y 1970. La entós nueva corriente d'investigación defendía l'usu de la teoría y del métodu científicu na arqueoloxía, refugando los procedimientos de los prehistoriadores "tradicionales" por simplayos y especulativos. Investigadores como Kent Flannery, Lewis Binford o Colin Renfrew criticaron la posibilidá de qu'esistiera una equivalencia ente restos materiales y pueblos, y de que la espardimientu fuera capaz d'esplicar les causes de los cambeos sociales.[8]

Unu de los principales detractores foi'l británicu Ian Hodder, gran divulgador de la arqueoloxía postprocesual y direutor de les escavaciones en Çatalhöyük. Hodder realizó un estudiu etnoarqueológico ente les tribus del llagu Baringo (Kenia), onde llegó a la conclusión de que dellos elementos de la cultura material d'estos pueblos utilizábense como diferenciadores tribales, ente qu'otros non, siendo usaos de manera similar ente miembros de tribus distintes. Esta apreciación punxo sobre aviso a toos aquellos arqueólogos que sistemáticamente rellacionaben, d'una manera un tanto simplaya, una determinada cultura material con unos supuestos grupos étnicos humanos. Non podía utilizase namái la cultura material pa la reconstrucción de grupos humanos.[9]

Un exemplu actual va ilustrar fácilmente la cuestión: munchos de los oxetos de la cultura material moderna pueden atopase en práuticamente tolos llugares del mundu (determinaes marques de bébores gaseoses, de ropa deportivo o de cai, de teléfonos móviles, etc.), xenerando una cierta uniformidá material universal, ensin que por ello se nos asocedería dicir que tolos sos usuarios pertenezan a una mesma cultura.

Exemplos de cultures arqueolóxiques[editar | editar la fonte]

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. (1998) Arqueología. Teoríes, métodos y práutica, segunda, Ediciones Akal, 104. ISBN 84-460-0234-5.
  2. Fullola (2005). Introducción a la prehistoria. La evolución de la cultura humana., primer, Ed. UOC, 171. ISBN 84-9788-153-2.
  3. Eiroa García (2010). Prehistoria del mundu., primer, Sellu Editorial SL, 55. ISBN 978-84-937381-5-0.
  4. (1992) Arqueología d'Europa, 2250-1200 A.C. Una introducción a la "Edá del Bronce", primer, Editorial Síntesis, 16-17,19,24-26. ISBN 84-7738-128-3.
  5. (2006) A history of archaeological thought, segunda, Cambridge: Cambridge University Press, 232–235. ISBN 9780521600491.
  6. A history of archaeological thought, 235-248.
  7. (2000) Teoría arqueolóxica. Una introducción, primer, Editorial Ariel, S.A., 33-35. ISBN 84-344-6623-6.
  8. Arqueología. Teoríes, métodos y práutica, 425,454.
  9. Arqueología. Teoríes, métodos y práutica, 176-177,189.

Enllaces esternos[editar | editar la fonte]


Cultura arqueológica