Deontoloxía Profesional Periodística

De Uiquipedia
Saltar a: navegación, buscar
Wiki letter w.svg

Esti artículu necesita ser wikificáu. Pues visitar la llista d'artículos pa wikificar. Contribúi camudando lo que seya necesario o poniendo na páxina d'alderique lo que nun conozas pa que l'autor faiga los camudamientos. Nun elimines esti avisu hasta que tea fináu tol trabayu.



La deontoloxía profesional periodística ye un orden normativu qu'afecta a l'actividá periodística. Ta formáu por un conxuntu de normes que, en determinaes circunstancies,siéntense como obligatories. Tamién desarrollen esta función reguladora, ente otros, el Drechu y la moral. Concretamente, podría dicise que ye'l conxuntu de normes específiques de la profesión que regulen la concencia profesional d'un informador. Tán basaes en dos principios básicos: la responsabilidá social y la veracidá informadora. Amás, esixen del profesional un continuu reciclax y autoperfeccionamientu profesional, ensin escaecer quetien que aspirar siempres na función informadora a lo deseable como meyor.

Otra definición ofrezla Jose María de Santes Guanter, quien escribe nel so llibru, “El autocontrol de la información”, que deontoloxía: “Ye un conxuntu sistemáticu de normes mínimes qu'un grupu profesional determináu establez y que reflexa una conceución ética común mayoritaria de los sos miembros. Ye como una oxetivación de los distintos conceutos ético-profesionales suxetivos, que tarán más o menos d'alcuerdu col so entornu social. Pa que tenga vixencia nun pue oponese a les conceuciones étiques individuales”.

Esisten polémiques y controversies sobro la idega de si el periodismo ye o nun ye una profesión. Hai quien sostién que se trata d'un oficiu. Esta discusión tuvo siempres presente y na actualidá, cola intrusión de munches persones axenes al periodismu y ensin una titulación propia, avivóse. Pero, a efeutos teóricos, esta discusión ye abondo irrelevante. César Coca, Doctor en Periodismu pola Universidá del País Vasco y llicenciáu en Ciencies de la Información y en Ciencies Polítiques y Socioloxía, cree que la implantación de códigos éticos nos medios de comunicación españoles yera un fenómenu reciente, en 1997, y tovía nun yeren munchos los que los teníen. Estos códigos, nos sos aspeutos básicos, guarden un notable parecíu con otros en vigor en tou Occidente, al regular tolo relativo a la intimidá, l'honor, la rellación cola fuente periodística y la incompatibilidá de algunes actividades cola función informativa. Sicasí, quedaben notables lagunes respeuto a quién ta encargáu de facer cumplir esos códigos así como la sanción pa quien los vulnere. Tamién había sensibles diferencies en algunos aspeutos concretos si se comparen los relativos a los medios escritos colos audiovisuales.


Orixe y evolución hestórica[editar | editar la fonte]

Jeremy Bentham foi'l primeru que enunció'l términu deontoloxía nel so llibru, publicáu dempués de morrer, “Deontoloxía o ciencia de la moral”. En orixe, la deontoloxía yera una teoría ética con gran pesu utilitarista, na que se intentaba racionalizar un códigu moral, recoyendo una explicación práutica como orientación. El conceutu de la ética deontolóxica kantiana ye'l paradigma inspirador de la deontoloxía contemporánea. Nel conceutu kantiano'l respetu pola llei debe prevalecer sobre cualesquier otra consideración como la felicidá o el bienestar de la comunidá. La voluntá humana ta lligada pola so rellación col “deber” o cola “llei”. Kant niega la posibilidá de la “metafísica” como ciencia y echa por tierra la bas sobre la que la felicidá utilitarista –como criteriu unificador de lo moralmente bono– eríxese. Nun podemos difinir el bien como la satisfacción de los nuesos deseos, pues varíen según caún y nun ye posible dar una solución clara del bien. Pa ello ye necesario l'adopción d'un “código deontolóxicu” que cumpla col requisitu de “universalidad”. Emmanuel Derieux adautó'l conceutu de deontoloxía a l'ámbitu profesional. Afirmó que gracies a ella, la ética profesional adquier un reconocimientu públicu. Asina, adulces la deontoloxía pasó al ámbitu profesional, hasta que M. Simon en 1845 espublizó “Ciencia de los deberes profesionales del médicu”. Nel ámbitu periodísticu la deontoloxía profesional garrará puxu nos entamos del sieglu XX, y estableceráse dafechu tres la Segunda Guerra Mundial. A lo llargo de esti siglu experimentóse una proliferación de los códigos deontolóxicos. Esto débese a diversos motivos, como la creciente especialización llaboral, productu de la progresiva integración de los mercaos y al avance de les tecnoloxíes.

La regulación de l'actividá periodística dende'l puntu de vista deontolóxicu, aumentó la so importancia dempués de la instauración de les democracies lliberales: El llamáu "cuartu poder" entendíase como instrumentu de control sobre los abusos de poder, de forma que la ciudadanía obtenía información imparcial al traviés de los medios. Los medios de comunicación yeren pues, imprescindibles pa poder garantizar la llibertá y el control nestes democracies.

Hestóricamente, el papel desempeñáu pola prensa a partir del sieglu XIX yera más que manifiestu. Esti foi'l detonante pa que dalgunos autores, sobre todo en Estaos Xuníos, empezaren a güeyar el papel que la prensa tuviere a lo llargo de los sieglos XIX y XX, y más concreto, demientres les dos guerres mundiales. Los diversos estudios demostraron que la prensa esviárese notablemente de la so función primordial: informar. Esto fizo que se planteare hacia ónde se había esviao la calidá de la información dende'l XIX n'adelantre. El drechu a recibir información y a facilitar información ye un drechu incluyíu na Declaración de Drechos Humanos firmada na Independencia de América, la Revolución Francesa y les revoluciones burgueses de 1848.

El códigu deontolóxicu aplicáu al ámbitu de la comunicación ye, entós, un fenómenu de la Modernidá. Nos inicios, éstos ya recoyíen unos principios básicos de veracidá y esactitú qu'implicaben ciertu compromisu profesional co la actividá. El surdimientu del conceutu de código deontolóxicu periodísticu como tal radicó nun periodu nel que la inesistencia d'una identidá profesional qu'estableciere unes normas del xuegu y la ausencia d'unos valores comunes yeren los rasgos más característicos. D'esta mena, tómase concencia de la relevancia del papel desempeñáu polos medios y de la so capacidá de influyencia nel desarrollu de los acontecimientos, asina como de la necesidá de regular les sos competencies col fin d'obligar a los profesionales a asumir la so responsabilidá. A esto contribuin socedíos como'l procesu descolonizador o la guerra fría, nos que los códigos entamen a ser usaos en favor de les potencies. Produzse entós un usu políticu de los códigos que desembocará na de significáu d'éstos y la so consiguiente revisión y reemplazu. Esta etapa supón, amás, una amenaza pala llibertá d'espresión.

El Informe Hutchins[editar | editar la fonte]

Nel añu 1942, el responsable de la revista Time, Henry Luce, consciente de la desviación que sufríere'l periodismu, reflesiona sobre la fechura dun estudiu y un informe centráu na situación de los medios de comunicación nesi momentu. Pala ellaboración d'esti trabayu pidió la collaboración del rector de la Universidá de Chicago, Robert Hutchins, quien, rodeáu d'espertos en Ciencies Sociales, plasmó les sos conclusiones en Una prensa llibre y responsable (1947). Nesti trabayu espón la situación de la prensa nos Estaos Uníos y propón soluciones pa aquellos puntos criticables. Un de los puntos más destacaos centrábase na necesaria intervención gubernamental pa solucionar los problemas que'l trabayu numberaba. La prensa refugó'l informe y foi esti puntu'l que mayor refuga suscitó na prensa norteamericana.

Nel añu 1902 Pullitzer, consciente de los malos derroteros que taba siguiendo'l periodismu, creó la Escuela de Periodismu de la Universidá de Columbia en Nueva York. L'oxetivu d'esta escuela yera el siguiente: a) elevar la calidá periodística; b) establecer parámetros de comportamientu; c) dignificar la profesión; d) meyorar les rellaciones cola sociedá. En ciertu mou yera elevar la profesión periodística al rangu universitario y llograr asina un enfoque más profesional. L'informe Hutchins dio llugar a una teoría, a una doctrina: Teoría de la Responsabilidá Social de la Prensa. Configuración teórica d'una primera doctrina onde se reflexaba la enorme influyencia de la prensa pa dirigir la opinión pública a favor de los dirixentes del mediu.

El Informe McBride[editar | editar la fonte]

El revueluu del informe Hutchins prolongóse munchísimu tiempu. Aínda asina, en 1979, la UNESCO, consciente d'esta situación desigual na que la información taba controlada poles grandes empreses de comunicación, na que siempres se falaba de los mesmos asuntos y de los mesmos países, encarga otru informe: "Un solu mundu, voces múltiples", conocíu habitualmente como Informe MacBride (Informe McBride). Dichu informe foi realizáu en 1980 pol irlandés Sean McBride quien, al igual que Hutchins, rodeóse d'una serie d'espertos nel mundu de la comunicación pa ellaborar un trabayu tituláu Un solu mundu, voces múltiples (1980) onde se recoyen tolos delitos del poder qu'atenten contra'l periodismu ya incluye un aspeutu novedosu: los drechos y deberes del periodista. Distintos países participaron na ellaboración d'esti informe que supuso una radiografía de la comunicación mundial nos los años 70.

Ente los deberes, hai tres puntos que coinciden nos dos informes (Hutchins-McBride):

a) responsabilidá social de los profesionales qu'implica una serie d'obligaciones hacia la opinión pública. Yá'l informe Hutchins establecía qu'había que diferenciar lo que ye información de lo que ye opinión; ye equí onde se instaura esa responsabilidá social.

b) el periodismo tien de respetar les leyes pa nun vulnerar los drechos de los ciudadanos.

c) necesidá d'asumir la responsabilidá contractual cola nuesa empresa. Ambos informes marquen asina un antes y un dempués nel llabor periodística dende'l puntu de vista deontolóxicu, y tratábase d'imponer un nuevu orden nel mundu de la comunicación internacional.

Dende la perspectiva del Informe MacBride, la llibertá d'expresión carente de responsabilidá ye un paso a la distorsión de la realidá, pero ye tamién inconcebible un periodismu ausente de llibertá. Pal Informe, la "llibertá con responsabilidá incluye rellación cola ética profesional, acercamientu a los fechos, situaciones o procesos cola debía atención a los sos aspeutos diversos"

Nos últimos años...[editar | editar la fonte]

les consecuencies del informe McBride afeuctaron a tolos países. Eses consecuencies observáronse na reflexón que se fizo nel ámbitu europeu onde se vinculó la práutica profesional al serviciu públicu. Tanto les empreses periodístiques privaes como públiques empecipiaron a asumir la responsabilidá como profesionales de la comunicación que deben funcionar como un serviciu públicu.

Nos años 80 alcánzase un periodu de relativa estabilidá nes rellaciones internacionales favorable a la consagración de nuevos valores que motivaron una revisión de los códigos esistentes. Durante la década de los 90 surde una preocupación en torno a los problemas sociales y poles nueves amenaces pa la democracia como corrupción, racismu, terrorismu, etc. Esto motivó un camudamientu de los códigos que sigue abiertu debío a los problemas vixentes que plantegen la escesiva concentración de medios nes corporaciones internacionales, la competencia agresiva, etc.

Col crecimientu d'Internet nos últimos años cabe esperar la aparición de nuevos códigos que regulen esti ámbitu: rellaciones, manera de proceder, etc.

El casu español[editar | editar la fonte]

Les consecuencies tamién se observaron n'España en torno a los primeros años de la década de los 80. Nos diarios españoles l'informe provocó una reflexón manifiesta tanto en medios públicos como privaos. Esta reflexón, debemos tener en cuenta, sólo ye posible tras la muerte de Franco. Josep Lluís Gómez Mompart, catedráticu de la Universidá Autónoma de Barcelona, establez tres grandes etapes del periodismu español, dende 1975 hasta la espublización del informe:

1975 – 1982[editar | editar la fonte]

Trátase d'una etapa de tresición na que la función del periodismo ye eminentemente pedagóxica. Esto obsérvase na espresión "Parlamentu de Papel": lo que nun se debatía nun Parlamentu que nun esistía debatíase nos periódicos. Los medios, y sobre too los periódicos, fueron los que empecipiaron a facer reflexones sobre la necesidá de dar llugar a un cambiu. Aparez la FAPE y nueves asociaciones periodístiques. Tamién se plantegó qué facer colos medios del Movimientu, totalmente interveníos, empreses deficitaries y con un conteníu partidariu del Réxime. Plantégase asina la necesidá d'instaurar medios llibres que fueran reflexu de la democracia, qu'estaba a puntu de llegar, y fomentar asina una prensa independiente y ayena al Gobiernu: la sociedá tien de tener una prensa llibre, pa ello había de desmantelar la prensa del Movimientu y formar una prensa independiente que asumiera la so responsabilidá de convertise nun un serviciu social.

1982 – 1989[editar | editar la fonte]

Redáctase y apruébasea la Constitución española. Nel debate inclúyese tamién el artículu 20 rellacionáu col mundu de la información. En 1971 y 1972 surden n'España les primeres escueles de periodismu, y ye nesta segunda etapa cuando acceden los primeros llicenciaos al mercáu llaboral. Instáurase una formación universitaria, con llibertá de cátedra, inmersa na rama de Ciencies Sociales. Tres la formación de les primeres asociaciones de profesionales del mundu de la comunicación, surden les primeres asociaciones de consumidores que demandaben esa responsabilidá de los medios al ser un serviciuo públicu. Les asociaciones de consumidores únense tamién a la aparición d'una nueva figura: el defensor del llector u ombudsmen. Esta consecuencia de que los lectores se unieren en asociaciones trae, por tanto, otra consecuencia: la aparición d'esta nueva fegura. Durante la década de los 80 hai una batalla constante de los medios: la exixencia al Gobiernu de permitir les televisiones privaes. El 3 de mayu de 1988 aprobóse dafechu la Llei de Televisiones Privaes y en 1990 empecipiaron a emitir col oxetivu de meyorar la calidá de los conteníos de los medios de comunicación. Esti fechu reflexaba qu'hasta entós la calidá de los medios, y más concretamente TVE, yera mala y criticada polos propios profesionales de la comunicación. Cola aparición de les televisiones privaes los profesionales de los medios y los ciudadanos entendíen qu'éstas yeren empreses a les que'l Gobiernu-yos daba una concesión de algo que pertenez a tolos españoles. Por eso se convierten asina nun serviciu públicu. L'oxetivu de dotar a los medios d'una calidá que nun esistía entovía nun s' había llograo. L'ausencia de mecanismos de control o regulación, según los especialistas, ye lo que dio llugar al deterioru del sector de la comunicación n'España. Hai pequeños ensayos d'instaurar estos mecanismos de control pero a una escala perpequeña. Por exemplu, el primer códigu deontolóxicu n'España ye'l de los periodistas especializaos n'economía. El segundu código deontolóxicu, de mayores dimensiones, ye'l del Colexu de Periodistas de Cataluña. Dada la falta de tradición d'autocontrol, los primeros modelos son los códigos deontolóxicos que s'abren al panorama nacional tres el de la asociación de periodistas especializaos. El Códigu Deontolóxicu del Colexu de Cataluña sigue a esti primer códigu y se convierte nun documentu de referencia que surde en 1992. Poco dempués, nel 93, la FAPE propón el so propiu códigu que incluye coses nueves y reitera otres. Estes herramientes, ensin embargu, resultaron insuficientes porque nun s'incluyen puntos nos que s'especifiquen sanciones pa periodistas y empresas nel casu nel que nun se cumpliesen. Esto s'esplica nel fechu de que son códigos voluntarios, ye dicir, s'acoye a la so regulación quien lo igue. Polo tanto, nun hai obligatoriedá. Ante esti vacíu surde otra reflexón, de nuevo, en Cataluña. Un periodista incumple'l código deontolóxicu de la so empresa y ye sancionáu por ésta. El periodista denuncia a la so empresa por despidu improcedente. Ensin embargo, el Tribunal Superior de Xusticia de Cataluña dio-y la razón a la empresa por incumplimientu del códigu deontolóxicu por parte del periodista. Esta sentencia da llugar a una obligatoriedá xurídica del Códigu. Dado que nun se cumplió l'oxetivu caberu de meyorar la calidá de la comunicación, los autores coinciden en que se cayó na espectacularización y, por tanto, nel sensacionalismu y nel amarillismu, incluso na prensa.

1989 – actualidá[editar | editar la fonte]

La estructura de los medios de comunicación en España ta definía polos grupos multimedia: prensa, cadenes de televisión, emisores de radio, editoriales de llibros, productores de televisión y cine, etc., empiécense a concentrar en grandes grupos en cualquier soporte. La existencia d'estos fai-nos camientar na acumulación de empreses baxo un mesmu poder asociáu a un poder políticu e ideolóxicu determináu. Esto afecta direutamente al conteníu y a la so calidá y conviértese nun pelligru tremendu. Hai movimientos nos grupos multimedia que nos lleven a falar de homoxeneización de los conteníos, del discursu (televisiones distintas pero les mismes noticies col mesmu enfoque). Por tanto, vuélvese a atentar escontra'l oxetivu de les televisiones privaes nos sos inicios: más calidá nos conteníos, más puntos de vista, pluralidá, etc. La contraprogramación ye un nuevu fenómenu pero más importante aínda ye lo que se conoz como la tiranía de les audiencies: la llei del mercáu que fai sucumbir a cualquier código deontolóxicu. L'aparición de grandes grupos multimedia da llugar a una singular llei de competencia que nun se da en nengún otru sector económicu. Si hai llibertá de competencia, obviamente, los precios tienden a baxar y la calidá meyora; ensin embargu, esto nun sucede nel mundu de la comunicación, incluso, cuando sabemos que los medios exercen un serviciu públicu. Por exemplu, la mayor competencia en televisión nun ta derivando nuna mayor calidá de conteníos.

Una forma de regular la profesión[editar | editar la fonte]

La actividá periodística tien como oxetivu caberu la misión de ofrecer a la ciudadanía información veraz, oxetiva y plural, erixéndose como un instrumentu necesariu, un pilar –amás d'una consecuencia lógica-, rector d'una sociedá democrática. L'exerciciu del periodismu garantízase y protégese nos presupuestos constitucionales básicos de la llibertá d'información y d'espresión. La cláusula de concencia ye tamién un mecanismu que garantiza la llibertá de pensamientu y protexe'l reductu esencial de la independencia crítica del juicio profesional. Debe tenese presente que l'actividá periodística ta regulada, principalmente, por tres grandes órdenes normativos, que son el drechu, la normativa de la deontoloxía profesional y la moral. Quienes desempeñen la profesión periodística tan suxetos a responder ante la sociedá con elevaos niveles de competencia téunica, que-yos lleven a poner tou el so saber y dilixencia nes sos acciones. Pa ello, el periodista tien qu'asentar previamente les bases de la so profesión, exixiendo medios y condiciones llaborales que-y permitan desarrollar el periodismu de mena llibre y responsable.

La ética periodística proporciona una ayuda per aciu de la cual los errores y escesos individuales corríxense ensin poner en pelligru l'oxetivu final de los medios de comunicación llibres: proveer a la xente conocimientu y comprensión. Los periodistas, por tanto, deben guiar la so llabor profesional por unas normes sistemátiques, que servirán a la sociedá d'una mena éticamente responsable y constructiva.

Sicasí l'exerciciu profesional del periodismo supón, a vegaes, un campu de problemes éticos. Son frecuentes les situaciones nes que entren en conflictu les creencies y valores personales, ye dicir, el códigu moral individual, colos requerimientos d'otros órdenes normativos que regulen, al tiempu, eses mismes situaciones. Pa xerarquizar la escala de prioridades, na eleición siempres tienen de primar los criterios morales propios y personales. Equí entren en xuegu los valores individuales ya que'l profesional, amás de periodista, ye persona.

La moral, como orden regulador del periodismo, debe ser entendáa a esti respeutu dende dos dimensiones. Esiste una moral social vixente o positiva qu'impón unos parámetros a l'actividá periodística, pero, acompañada de ésta –y en munches ocasiones enfrentada- ta la moral crítica, un conceutu con diferentes dimensiones semántiques. Na so primera acepción, la moral crítica equiparábase a la moral autónoma o individual, opuesta a la moral heterónoma que nos ye dada por imposición social.

L'exerciciu de la profesión periodística, dende'l procesu de búsqueda del fechu noticiosu y de la rellación coles fuentes hasta la impresión del enfoque de la noticia y la decisión cabera de la publicación, pasando per tol procesu del tratamientu de la información, requier d'una constante reflesión moral interna o individual, autónoma de los preceutos de los tres grandes órdenes normativos que regulen la profesión periodística. La moral social vixente guía el exerciciu periodísticu, pero nun lu condiciona hasta el puntu contraproducente y dexenerativu de la tiranía. La esistencia d'una moral crítica nun sólo ye necesaria a nivel corporativu na profesión, como un proceso necesariu de continua revisión y de progresión del periodismo na so función social, sinon que tamién tien de ser inherente, a nivel individual, al exerciciu de cada profesional. La moral crítica tamién debe entendese n'sti sen como la reflesión crítica de los conteníos de una moral correuta, n'oposición a la moral heterónoma. El revisionismu moral ye una necesidá inherente a la profesión periodística, sobre too pola función fundamental que desempeña d'información de la sociedá na articulación instrumental del Estáu de drechu. Pue concebise conceutualmente la esistencia d'una moral crítica dende'l corporativismu del coleutivu de los periodistas en xeneral, y dende la reflesión y el revisionismu activo a nivel individual del profesional, autónoma sobre la moral heterónoma, en ares del progresu y de la funcionalidá social de la profesión, y, nun segundu estadio, a favor de la evolución de la propia moralidá. El periodismo no puede obviar la moral positiva o vixente en la sociedá, pero tien la responsabilidá de trascendela pa contribuyir activamente nel so proyeutu de meyora.

Col tiempu foise abriendo pasu nel ámbitu profesional, en xeneral, y nel periodísticu, en particular, la idega de que xunto a les normes xurídiques y les morales yera conveniente'l desarrollu d'una cierta operativa de autocontrol por parte de los propios profesionales, una deontoloxía profesional. Esta ye una de les claves qu'esplica la esistencia de los códigos deontolóxicos nel mundu profesional. Anque dichos códigos y patrones de conducta profesional tampoco resuelven, na práutica, toles posibles situaciones problemátiques dende un puntu de vista éticu.

Col tiempu foise abriendo pasu nel ámbitu profesional, en xeneral, y nel periodísticu, en particular, la idega de que xunto a les normes xurídiques y les morales yera conveniente'l desarrollu d'una cierta operativa de autocontrol por parte de los propios profesionales, una deontoloxía profesional. Esta ye una de les claves qu'esplica la esistencia de los códigos deontolóxicos nel mundu profesional. Anque dichos códigos y patrones de conducta profesional tampoco resuelven, na práutica, toles posibles situaciones problemátiques dende un puntu de vista éticu. La regulación simultánea de la materia periodística por parte de diversos órdenes normativos xenera na práutica la posibilidá de colisión. Namás pue falase de confliutu cuando'l profesional nun pue axustar el so comportamientu, simultáneamente, a los mandatos o esixencias de diferentes ordenamientos que regulen una materia dada. La simple regulación de la mesma materia por diversos órdenes normativos nun se traduz, necesariamente, una situación conflictiva. Al falar de distintos órdenes que regulen la profesión periodística y que puen entrar en conflictu, referímonos al Drechu, la Deontoloxía y la Moral. Estos tres órdenes normativos puen solapase y n'ocasiones cabe la posibilidá de que haiga contradicciones. Pa qu'esista un conflictu ente estos ordenes tien que ser imposible cumplir colos mandatos de ún d'ellos, o colos tres órdenes a la mesma vegada. Débese evitar qu'estos conflictos se produzan.

En tou casu, los profesionales tan sometíos a ciertos controles, en cuanto al cumplimientu de los códigos éticos propios de la so actividá, por parte de los colexos profesionales. N´España, por exemplu, el del Colexu profesional de periodistes de Galiza, el del Colexu de periodistes de Cataluña, o el Colexo de periodistes de Valencia. Pa dalgunos autores, la ética y el cumplimientu de les normes deontolóxiques a les que se adscriba caún son básiques pal periodismu. Ensin embargu, la ética pa estos espertos nun ye daqué esterno a la formación sinon que l´exerciciu de la profesión periodística requier una base educativa específica, ya que la ética nun tien por oxetu suplantar lla libertá, ensin qu´intenta fomentar l´exerciciu responsable. Esti conxuntu de normes étiques que´l periodista debe cumplir como base pa la ellaboración d´un productu periodísticu de calidá informativa y moral, necesita fundamentase nuna formación deontolóxica que sedría difícil qu´otru profesional pudiere desempeñar. Nestes premises sustenten dalgunes de les voces favorables a la colexación y la esixencia del estudiu de la llicenciatura de periodismu pa exercer como tal. Agora bien, estes normes son sólo aplicables a la actividá periodística. Les diferencies enre los distintos oficios y el papel que desempeñen los sos colexos profesionales, afecten al grau de coercibilidá de les sos normes deontolóxiques y al conteníu de les mesmes. Dende los sos inicios, el códigu deontolóxicu presentóse como una necesidá d´estructurar l´actividá periodística y dotala de ciertes normes que la regularan. Na práutica periodística destacaremos los siguientes:

- Códigu Deontolóxicu de la Fape

- Comisión de Quexes y Deontoloxía: Ye un órganu d´autocontrol relativu a la deontoloxía periodística que pretende favorecer l´entendimientu y el arbitrax ente profesionales del periodismu. Actúa como autoridá moral garantizando asina´l cumplimientu del Código Deontolóxicu de les asociaciones de prensa españoles y los afiliaos, que voluntariamente la acepten.

- Código Européu de Deontoloxía del Periodismu

Colexación[editar | editar la fonte]

Los Colexos profesionales son corporaciones de Drechu Públicu compuestes por persones con intereses comunes a les que se encomienden funciones de provechu social. Poro, la esistencia d´intereses privaos de profesionales nun lexitima´l usu d´esta fegura. Sólo la protección d´intereses públicos relevantes puen ser oxetu de la actividá de los Colexos Profesionales. Poro sólo les profesiones que requieren titulación y que cumplen funciones de trascendencia social puen crear un Colexu profesional. Nel casu del periodismu, la colexación nun ye obligatoria pal exerciciu de la profesión. D´esti mou, les normes deontolóxiques recoyíes nos diversos códigos ordenen l´exerciciu de la profesión en términos admonitorios, pero ensin posibilidá de sanción institucionalizada en casu d´incumplimientu. Nun son normes con caráuter coercitivu (entendíu dende´l Drechu). Les sanciones a les que pue enfrentase un periodista qu´incumpla coles normes deontolóxiques de la profesión son de tipu social: desprestixu, pérdida de credibilidá, esclusión del grupu... La falta de colexación y adopción d´un códigu deontolóxicu común provoca l´exerciciu llibre de los periodistes, qu´actúen baxo los dictaos de la so propia moral. La regularización de la profesión implicaría eliminar situaciones de conflictu social, como ye´l casu de les faltes cometíes ante la incorrecta utilización del drechu a la "llibertá d´espresión", "secretu en rellación a les fuentes utilizaes"... La esistencia de varios códigos deontolóxicos periodísticos dexa entrever la falta d´unanimidá de criteriu a la hora d´elaboralo. Si bien ye cierto que toos atienden a los mesmos aspectos, también lo ye que nun lo hacen de la misma forma. Too ello ye una muestra de la incapacidá d´encontrar una solución única y válida que satisfaga tanto a los periodistes como a la sociedá. La profesión periodística, y poro, los sos códigos deontolóxicos, conlleva una especial dificultá a la hora de confirmar una serie de normes a siguir, ya que los periodistes, al realizar el so trabayu, tan desempeñando un llabor social. Per otru llau, esisten aspeutos comunes que recuerden que ye posible establecer unes normes universales. Por exemplu, tolos códigos deontolóxicos defienden el drechu a la información veraz y la necesaria rectificación de informaciones errónees, a la mesma vegada que condenen les inxuries y calumnies. Por ello, los principios consideraos básicos del periodismu alcuéntrense recoyíos de mena unánime nos diferentes códigos de la profesión. La llibertad ye´l contestu privilexáu nel qu´afloren y se desarrollen más eficientemente la vida social y profesional. Agora bien, dao que sería impensable conciliar l´exerciciu de la llibertá individual y estrema colos requerimientos del bien común o incluso cola propia viabilidá de la vida social, tien de haber dalguna instancia qu´organice, favoreza y llimite dichu exerciciu, per aciu de la promulgación d´unes leyes que marquen y garanticen les normes del xuegu, un códigu deontolóxicu. Sobre esti particular, nun parecen esistir controversies ente los profesionales. Tampoco paez suscitar controversies la creación de colexos profesionales nel ámbitu de la actividá periodística, que velen pola ética y la dignidá profesional y pol respetu debíu a los drechos de los particulares y que ejerza la facultá disciplinaria nel orden profesional y colexal (Ley de colexos profesionales). Agora bien, tema bien distintu ye´l de la colexación obligatoria. Na actualidá, l´exerciciu de la profesión periodística n´España nun requier la colexación obligatoria, como señalábemos más arriba. Sicasí, esiste la iniciativa de promulgar un “Estatutu del periodista profesional” que foi presentáu nel Congresu de los Diputaos nel año 2004 y que aínda s´alcuentra en tramitación. Esti tien por finalidá, según se reconoz na so esposición de motivos, la de servir al drechu de la ciudadanía a ser informada, garantizando la independencia de los informadores. Nel artículu 2 d´esti Estatutu éntrase de llenu na polémica que venimos analizando: La condición de periodista acredítase mediante´l correspondiente carné. Ente les ventaxes derivaes d´un sistema d´exerciciu de la profesión que pase pola colexación obligatoria méntase davezu, en primer llugar, la evitación del intrusismu. Les opiniones a favor d´esta opción argumenten que garantiza la posesión por parte del profesional de los rudimentos téunicos y la formación necesaria pa desarrollar la so función nes meyores condiciones. El gráu de consiguimientu d´esti oxetivu dependerá, na práctica, de los términos nos que se concrete la colexación obligatoria. Asina, cuando la colexación se traduza nun meru trámite al oxetu de acreditar la obtención previa d´un títulu universitariu, como ocurre ente nosotros, por exemplu, no que respeuta´l exerciciu profesional de l´abogacía, esa garantía sedrá menor que nos casos nos que se obligue a la realización d´un esame pa demostrar que se dispón d´un nivel formativu que cumple con unos estándares mínimos de calidá pal exerciciu de l´actividá profesional. Esto sucede n´otros sistemes siguiendo col exemplu de los abogaos. Pero tamién esisten inconvenientes. Los detractores de la colexación obligatoria suelen invocar l´artículu 19 de la Declaración Universal de Drechos Humanos nel que se manifiesta que “Tou individuu tien drechu a la llibertá de opinión y d´espresión; esti drechu inclui´l de nun ser molestáu a causa de les sos opiniones, el d´investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundiles, ensin llimitación de fronteres, por cualquier mediu d´espresión”. Asina, el Comité Mundial de Llibertá de Prensa (WPFC)4 , que coordina a organismos de defensa de la llibertá informativa en tou´l mundu, resalta la importancia de la Declaración de Santiago de Chile, adoptada pola conferencia llatinoamericana de la UNESCO nel añu 1994. La declaración proclama que “el accesu al periodismu y la so práutica deben ser llibres, y nun limitaos por mediu algunu”. Trátase d´una manifestación de decisiva importancia en Iberoamérica, onde la “colexación obligatoria” de los periodistes ye común en varios países, pese a que la Corte Interamericana de Drechus Humanos5 condenóla en 1985. Dichu dictamen estableció de forma taxante que: la colexación obligatoria de periodistes, en cuanto impida´l accesu de cualquier persona al usu plenu de los medios de comunicación social como vehículu pa espresarse o pa tresmitir información, ye incompatible col artículu 13 de la Convención Americana sobre Drechos Humanos. Por otra parte, la necesidá del carné establecía nel proyecto de llei español arriba mentáu pue xenerar cierta resistencia ente los profesionales del sector pol posible parecíu con el carné que requería l´Asociación Española de la Prensa na época franquista pa poder trabayar. En resume, la cuestión ye si esti sistema de “numerus clausus” que permite controlar quién pue trabayar nos medios y quién nun xenerará ventaxes efectives pa los ciudadanos y traduciráse o non nun mayor nivel d´esixencia, de competencia y de calidá nel desempeñu del trabayu por parte de los profesionales.

Comportamientos ilícitos[editar | editar la fonte]

La Declaración de Principios de Conducta de los Periodistes considera como grave ofensa profesional varios comportamientos ilícitos como son el plaxiu, la distorsión maliciosa, la calumnia, inxuria, libelo, acusaciones infundaes y la aceptación de sobornos en cualquier forma por publicar o suprimir información. Otru de los exemplos alude a la ética de la práutica del robu de informaciones por parte del periodista. En xeneral, los españoles reiteren la necesidá de consiguir la información por métodos lícitos. Algunos refiérense amás a que esos métodos deben ser honestos o dignos. Tan d´esta forma intentanto cubrir pola vía de lo moral lo que puen ser lagunes importantes nes diferentes lexislaciones. Precisamente nesti momentu, esisten nun pocos vacíos llegales no referío a la difusión de datos y obres completes al traviés de les autopistes de la información, y munches voces alzáronse yá pidiendo una lexislación de aplicación internacional sobre la materia. Plantégase otru problema cuando la información difundía básase en datos que fueren ofrecíos pola fuente cola condición de que nun se faigan públicos. Ye dicir, cuando se viola lo que se conoz como un off the record. Los códigos deontolóxicos suelen referise espresamente a estes informaciones y piden siempre que se respete la confidencialidá, anque algunos maticen que´l off the record queda ensin validez si otra fuente da la mesma información ensin imponer restricción alguna. Lo que la fuente nun pue facer nunca ye secuestrar la información pola vía de dala off the record a los periodistes. D´ehí qu´algunas vegaes, cuando los periodistes sospechen que pue haber dalguna intención d´esti tipu tras una confidencia, láncense a intentar confirmala por otres víes, pa poder difundila ensin romper norma deontolóxica dalguna. L´estatutu del diariu xeneralista El País refiérese tamién a otra materia: la copia de información o imáxenes d´otros medios. Y lo fai en términos mui taxantes: "Ye inmoral apropiase de noticies de paternidá ayena" (art. 1.20). Apreciación que contémplase completa con ésta: "La aparición n´otru periódicu, antes que nel propiu, d´informaciones d´importancia nun ye motivu pa dexar de publicales o pa nega-yos la valoración que merecen" (art. 1.19).

Autorregulación periodística[editar | editar la fonte]

Esisten na actualidá munches formes d´autorregulación nes que la ética constituye l´elementu clave qu´acompaña a cada una d´elles. La variedá de mecanismos de autorregulación ofrez los diferentes puntos de vista que cada profesional aporta. Asina, la propia Federación Internacional de Periodistes (FIP), señala: “Nun hai un modelu únicu d´autorregulación que puea ser copiáu en tou´l mundu. Los periodistes en cada país deben trabayar xuntos pa establecer y revisar estándares comunes de ética y profesionalismu”. La ética periodística que moldea la autorregulación constrúyese a partir del trabayu diariu y al traviés de los casos práuticos que´n cada momentu se-y presenten al periodista. Nun se trata, poro, d´unes normes morales inamovibles nel tiempu. Pa la vixilancia del cumplimientu de los principios deontolóxicos que aseguren la llibertad d´espresión y el drechu a recibir información veraz, los medios de comunicación deben crear organismos o mecanismos de autocontrol. Estos deben tar integraos por editores, periodistes, asociaciones de ciudadanos usuarios de la comunicación, representantes de la Universidá y de los xueces.

Llímites al exerciciu de les llibertades d´espresión ya información[editar | editar la fonte]

La llibertá d´espresión y d´información queda protexía poel artículu 20 de la Constitución Española de 1978, que reconoz y protexe los drechos a espresar y difundir llibremente los pensamientos, ideges y opiniones per aciu de cualquier forma o mediu de difusión. Amás, garantiza la posibilidá de comunicar y recibir llibremente información veraz. Ensin embargu, l´exerciciu d´estes llibertaes nun ye absolutu. La llibertad d´espresión y d´información queda llimitada por el drechu al honor, el drechu a la intimidá personal y familiar y el drechu a la propia imaxe. Toos ellos Drechos Fundamentales recoyíos na Constitución Española. Los drechos mentaos, son drechos recientes, que van a surdir a fines del Sieglu XIX. Anque l´ordenamientu xurídicu español nun los reconoz hasta entós, ya había una manifestación d´ellos al traviés del Códigu Civil, que reconoz el principiu de responsabilidá extracontractual (responsabilidá de reparación): “Quien causare un dañu a otru ta obligáu a reparar el dañu causáu.” Tamién puen encontrase manifestaciones nel Códigu Penal por delitos de inxuries y calumnies. El drechu al honor, a la intimidá y a la propia imagen reconócense como Drechos Fundamentales y como fundamentu del orden y la paz social. Trátase de drechos inalienables, irrenunciables ya imprescriptibles. Polo que´n casu de chocar estos drechos con el drechu a la llibertá d´espresión y d´información, prevaleceríen los primeros por tratase de Drechos Fundamentales.

Drechu al Honor[editar | editar la fonte]

El drechu al honor ye un conceutu ambiguu, polo que´l llabor de los xueces ye d´una enorme importancia a la hora de determinar los daños causaos nesti ámbitu. El Tribunal Constitucional expón na Sentencia 223 de 1992 que´l drechu al honor ye un conceútu cambiante y dependiente de les normes, valores ya ideges sociales vixentes en cada momentu.

Dimensiones que nos aproximan al honor[editar | editar la fonte]

Dimensión soxetiva: sedría´l sometimientu d´estimación qu´una persona tien de sí mesma en rellación cola concencia de la so propia dignidá moral.

Dimensión oxetiva: la reputación, el buen nome o la fama que goza una persona ante los demás.

Criterios pa determinar en qué midida se afecta al honor de les personas[editar | editar la fonte]

1. Según la forma y el contestu nel que se enmarca la intromisión. El Tribunal Constitucional considera dende la Sentencia de 1990 que cualquier palabra pue ser o non inxuriosa cuando se contrasta dentro del contestu nel que se enmarca. 2. Si´l drechu al honor inclui tamién el drechu al prestixu profesional, a la fama o a la consideración social. 3. Si se produz una discriminación racial o escontra la dignidá humana. Pa qu´esista intromisión debe producse una imputación de fechos falsos. Si esos fechos son verdaderos y tienen interés xeneral, la imputación queda protexía pol drechu a la información.

Drechu a la intimidá persona y familiar[editar | editar la fonte]

Por intimidá personal pue entenddese´l drechu de cualquier persona pa reservase una esfera de la vida propia como secreta ya intanxible frente a los demás. Amás comprendería la capacidá pa evitar la manipulación ya instrumentalización de dichu espaciu.

Formes de intromisión na intimidá[editar | editar la fonte]

Nel artículu 7 de la Llei Orgánica de protección civil distínguense varies formes de vulneración de la intimidá: 1. per aciu de la divulgación de fechos relativos a la vida privada de una persona que afecte a la so reputación, asina como la revelación del conteniu de cartes, memories, etc. 2. revelación de datos privaos de una persona conocíos al traviés de la actividá profesional de quien los revela. Supón una traición de la confianza.

Drechu a la propia imaxe[editar | editar la fonte]

El drechu a la imaxe aparez recoyíu nel artículu 18.1 de la Constitución Española a partir de 1978. Alude a la reproducción de la imaxé que, afectando a la esfera personal del titular, nun traspasa la frontera de la buena fama nin dan a conocer la so vida íntima, asina como se refier a la imaxe tresmitida que permita conocer la identidá de les personas.

Declaración de la UNESCO de 1983[editar | editar la fonte]

La Declaración de la UNESCO de 1983 y la Resolución del Conseyu d´Europa de 1993 tienen una forma de obligar perreducida, lo que correspondería al Drechu Internacional. La autorregulación debe entendese como la producción de normes polos sos propios destinatarios o, en rigor, polos representantes de éstos. Nel nuesu ámbitu, la tendencia de la mayoría aboga en favor d´esti mou de producción normativa. Resultará ensin dulda más eficaz un catálogu de deberes aceptáu, anque indireutamente, pola propia profesión, qu´unu impuestu d´una forma unillateral pol Estáu, del que tradicionalmente desconfíase.

Federación Internacional de Periodistes[editar | editar la fonte]

La Federación Internacional de Periodistes ye la confederación de uniones profesionales de periodistes más grande del mundu. Na actualidá, la Federación representa a unos 500.000 miembros repartíos en 120 países, ente los que s´alcuentra España. El so principal llabor consiste en regular la práutica profesional, ética y moral del Periodismu nel ámbitu internacional, asina como tratar de resolver los asuntos rellacionaos col exerciciu de los diferentes grupos profesionales. Fundada en 1926, foi relanzada en 1946 y sometióse, de nuevo, a un llanzamiento definitivu en 1952. Dende entós, la forma y funcionamientu de la organización nun varió. La FIP pretende garantizar el pluralismu democráticu y la defensa de los Drechos Humanos Fundamentales y considérase independiente de cualquier organismu ideolóxicu, políticu, gubernamental y relixosu.

Oxetivos[editar | editar la fonte]

La Federeación Internacional de Periodistes persigue una serie d´oxetivos que, per un llau, atañen, esclusivamente, a los periodistes y al so llabor profesional, y por otru, esos oxetivos repercuten nos miembros de la Federación pa garantizar el correutu funcionamientu de la mesma. En cuanto a los primeros, la FIP insiste na necesidá de protexer los drechos y llibertaes de los periodistes y apela a promover el papel social d´estos profesionales y del periodismu, en tanto que contribuyen a la llibertá y la democracia. Al mesmo tiempu, la FIP quier fomentar la meyora de la profesionalidá y los altos niveles na educación periodística col fin de que´l periodismu se desarrolle garantizando la llibertá d´información, la llibertá de los medios de comunicación y la independencia del periodismu, al traviés de la búsqueda y condena de cualquier tipu de violación. Polo que respeuta a los miembros de la organización, la FIP axunta los sos esfuerzos por promover la cooperación en acciones tales como la garantía de seguridá pal periodista o l´asistencia a les uniones profesionales de periodistes que trabayen nos territorios de los diferentes miembros de la organización. Finalmente, la Federación tamién busca establecer y mantener rellaciones estreches de relevancia internacional con gobiernos y organizaciones nun gubernamentales en beneficiu d´estos oxetivos.

Códigu Européu de Deontoloxía del Periodismu[editar | editar la fonte]

L´Asamblea Parlamentaria del Conseyu d´Europa aprobó por unanimidá n´Estrasburgo en 1993 una resolución que contemplaba algunos principios éticos del periodismu, qu´estimó que deberíen ser aplicaos n´Europa. Nos sos 38 artículos aborda una serie de cuestiones como reforzar el fechu de la idega de responsabilidá que tienen los periodistes al exercer la so profesión, ya que nos momentos actuales ésta ye importante pa crear la personalidá de los ciudadanos, polo que tien de diferenciase bien ente noticies y opiniones pa evitar confusiones. Les noticies deben tar rexies polos principios de veracidá e imparcialidá, diferenciándoles de los rumores y les opiniones, qu´anque por ser oxetives nun puen esixi-y veracidá, sí deben facese dende plantegamientos honestos y éticos, ensin sumir o negar la realidá de datos o fechos.

Federación de Asociaciones de Periodistes d´España (FAPE)[editar | editar la fonte]

La Federación d´Asociaciones de Periodistes d´España (FAPE) ye la mayor organización de periodistes d´España. Ta integrada pola práutica totalidá de les Asociaciones de la Prensa, 45, con 12.500 miembros y tres Asociaciones sectoriales de periodistes, que sumen otros 3.000 asociaos. Actualmente, ye la entidá más representativa del periodismu español. Ta presidía por Fernando González Urbaneja. La FAPE creóse en Santander en 1922. El 19 de mayu d´esi año, l´Asociación de la Prensa de Santander convocó una Asamblea constituyente de la Federación de les Asociaciones esistentes n´España. Aprovechóse el mes d´ agostu, cuando´l Rei Alfonso XIII veraneaba nel Palaciu de la Magdalena, y foi él quien presidió la sesión inaugural de l´Asamblea, el 6 de agosto de 1922. Durante´l franquismu l´asociación yera semioficial. Lo que fizo durante esos años foi conceder el carné oficial de periodista y llevar el Rexistru oficial de tolos periodistes d´España. En 1984, y de nuevo enSantander, tuvo llugar la so "refundación". Na actualidá, esta federación ye una Organización profesional sindical acoyía a la Llei 91/1977, Llei d´Asociaciones Profesionales, y llegalizada col númberu 896. Ríxise por unos Estatutos aprobaos na Asamblea General de Burgos en 2006 y tien la so sede en Madrid. D´alcuerdu a los sos estatutos, podrán asociase quienes posean un títulu (llicenciatura u otru superior de calter oficial pal que se esixa tener una llicenciatura) espedíu por una Facultá de Periodismu, Ciencies de la Información o denominación equiparable, de cualquier universidá española o estranxera y cuya titulación tea homologada n´España.

El Código Deontolóxicu de la profesión periodística de la FAPE[editar | editar la fonte]

El Códigu Deontolóxicu de la profesión periodística de la Federación d´Asociaciones de Periodistes Españoles(FAPE), aprobáu pola so Asamblea Extraordinaria de Sevilla en 1993, ye´ documentu de deontoloxía periodística más importante nel nuesu país. Nel so entamanamientu señálase que nel marcu de les llibertaes civiles de la Constitución, la actividá periodística ye clave nel desarrollu de los drechos fundamentales sobre la llibre información y espresión de ideges. Ensin embargu, tamién esprésase que se tien de tener en cuenta que esta actividá ta sometía a llímites, aquellos qu´impiden la vulneración d´otros drechos fundamentales. Pol so mou d´aprobación, el Códigu perrespuende a rasgos propios de la llamada autorregulación.

Comisión de Quexes y Deontoloxía de la FAPE[editar | editar la fonte]

La Comisión de Quexes y Deontoloxía de la Federación de Asociaciones de Periodistes d´España (FAPE), constitúyese, según ésta, "como órganu d´autocontrol deontolóxicu internu de la profesión periodística". Actúa como autoridá moral, otorgada polos periodistes de la Federación y el so oxetivu principal ye´l cumplimientu del Código Deontolóxicu, asina como´l de "favorecer y promover el arbitrax, la mediación, l´entendimientu y la recomendación de pidimentu de disculpes". La Comisión surde de mena paralela a la aprobación del Códigu´l 27 de payares de 1993 y ta formada por 16 miembros, ente ellos el so presidente, Antonio Fontán Pérez, Catedráticu Eméritu de la Universidá Complutense de Madrid, periodista y políticu.


Enllaces esternos[editar | editar la fonte]