Glíglico

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta

El glíglico ye un llinguaxe creáu por Julio Cortázar y presente na so novela Rayuela, que'l so capítulu 68, que remembra una escena erótica, ta dafechu escritu nél. Trátase d'un llinguaxe musical que s'interpreta como un xuegu, amás de ser un llinguaxe expulto, compartíu polos namoraos, que los aislla del restu del mundu.

Apenas Crespo le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las anillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como'l trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

Apenes él -y amalaba'l noema, a ella atacábase-y el clémiso y cayíen n'hidromurias, en xabaces ambonios, en sustalos esasperantes. Cada vez qu'él procuraba relamar les incopeluses, enredar nun grimado queh.umbroso y tenía que envulsionase de cara al nóvalo, sintiendo cómo adulces les argolles se espeh.unaban, díbense apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendíu como'l trimalciato de ergomanina al que se-y dexaron cayer unes fílules de cariaconcia. Y sicasí yera malapenes el principiu, porque nun momentu dau ella tordulabase los hurgalios, consintiendo en qu'él averara selemente'l so orfelunios. Apenes se entreplumaben, daqué como n'ulucordio los encrestoriaba, los estrayustaba y paramovía, de secute yera'l clinón, les esterfurosa convulcante de les mátriques, la h.adehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo nuna sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados na cresta del murelio, sentíase balparamar, perlinos y márulos. Tremecía'l troc, vencíense les marioplumas, y tou se resolviraba nun fondu pínice, en niolamas de argutendides gases, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta la llende de les gunfias.

Julio Cortázar, Rayuela, capítulu 68

Anque a la primer vista paez escarecer de sentíu, una llectura más detallada dexa ver qu'en realidá ye abondo comprensible. El glíglico tien la mesma sintaxis y morfoloxía que l'español, usando pallabres normales con otres inventaes pero reconocibles como sustantivos o verbos, y puntuando correchamente les frases. Una posible fonte d'inspiración ye'l Jabberwocky de Lewis Carroll. Hai posibles antecedentes ente los poetes de la vanguardia hispanoamericana, como Vicente Huidobro o Oliverio Girondo.

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Bibliografía[editar | editar la fonte]

  • Standish, P. (2001). Understanding Julio Cortazar. Columbia: University of South Carolina Press, páx. 109. ISBN 978-1-57003-390-2.