Historia de la psicoloxía

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta

Historia de la psicoloxía

La psicoloxía como parte de la filosofía[editar | editar la fonte]

L'estudiu de la psicoloxía y la conocencia y diferenciación de los fenómenos o fechos psicolóxicos son tan remotos como l'orixe de la ciencia polo xeneral. Nel so más antigua acepción, la psicoloxía, como tratáu de l'alma humana, esiste desque la humanidá empezó a faer filosofía y ciencia. La psicoloxía más xeneral, llamada dempués psicoloxía filosófica o psicoloxía metafísica (o tamién psicoloxía racional por dalgunos, pero que nun se debe confundir con psicoloxía racionalista). Mientres la primer etapa del so desenvolvimientu, la psicoloxía apaez sometida a la concepción xeneral del Universu. Namái adulces llogra precisión, y vase introduciendo non yá la observación sinón tamién la esperimentación (yá nel sieglu XIX), faciendo d'ella una disciplina estremada, con un oxetu delimitado, que s'enceta yá empíricamente, yá esperimentalmente, yá filosóficamente O PN métodos empíricos y esperimentales orixinales.

Sócrates y Platón plantegaron el problema del ser humanu y de la so vida anímica. Mundu sensible y mundu intelixible yeren consideraos en términos d'alloñanza y ye precisamente l'alma quien establez el llazu d'unión ente l'auténticu ser y l'engañosu mundu de lo sensible. Con Aristóteles fúndase la psicoloxía como ciencia filosófica, y llégase a conocencies que permanecen válidos, como pueden ser: el problema relativu a la manera de conocencia o la distinción ente les vides vexetativa, sensible, y racional. El so tratáu Peri Psichés ("Sobre l'alma") constitúi una verdadera investigación científicu-natural de los procesos biopsíquicos, anque, como yera inevitable nes especulaciones de la dómina, intervengan elementos que nun venir# de la esperiencia direuta, o que dependen d'una peculiar concepción del Universu.

En resume, el pensamientu de Aristóteles afirma al respeutu lo siguiente: «psique» identificar con «vida» y «pensamientu racional humanu», pos atribuyimos vida a un ser cuando dalgunos d'estos procesos tien llugar nél: razonar, percibir, movimientu y quiescencia nun llugar, movimientu vexetativu, por casu respiración, pulsu, dixestión, crecedera, pensamientu. Danse trés niveles de lo anímico: el vexetativu, el sensorial y el racional. De la perceición y la representación anicia la enclín, pos onde hai perceición hai tamién prestar y dolor, y onde éstos esisten dase necesariamente'l deséu. Los estudios de Aristóteles inflúin decisivamente na tradición filosófica posterior. Al traducise los sos escritos y los sos comentarios al árabe y de ésti al llatín medieval, a partir del empiezu del sieglu XIII, los estudios psicolóxicos son sintetizaos polos autores d'esti sieglu.

De toes estes síntesis, la que persistió na psicoloxía moderna ye la de Santu Tomás de Aquino, qu'esencialmente estrema cuatro modos de rellacionase l'humanu col mundu, correspondientes a los cuatro potencies de l'alma: vexetativa, sensitiva, intelectiva y apetitiva. Nesta distinción, Santu Tomás concede una atención y tratu especial al ser humanu. De la humanidá ye carauterística, esencial y esclusiva, la potencia intelectiva de razonar y la de querer llibremente la irrupción de l'alma nel cuerpu humanu por obra de Dios. Por tanto, como'l ser humanu solamente pol entendimientu y la voluntá llibre puede llegar a Dios, Santu Tomás estudia especialmente como humanu la so alma intelectiva, dedicando apenes atención al componente del mecanismu animal del humanu en favor del estudiu de la facultá cimera. Esta postura tradicional, o esta atención fundamental lo más específicu humanu, sigui teniendo la so influencia activa na psicoloxía moderna en munchu autores, ente los que citemos a Viktor Frankl y a Régis Jolivet.

Pero, como se señaló, del estudiu puramente metafísicu o filosóficu de la psicoloxía va llegándose adulces a un intentar reconstruyir la síntesis xeneral o filosófica cola mirada puesta n'estudios particulares de tipu empíricu, como vemos en Descartes. Ésti considera a la realidá compuesta de dos especies fundamentales: la estensa y la pensante, la primera rexida por un puru mecanicismu y la segunda pola llibertá; pero nun consigue conectales bien, derivando d'él racionalismos materialistes o espiritualistes según que diversos autores otorguen primacía a una o otra realidá. Christian Wolff foi'l primeru que, sistematizando el racionalismu de Leibniz, estremó ente psicoloxía empírica y psicoloxía racional, siguiendo asina la desconexón racionalista; y de esa síntesis wolffiana arrinca Kant pa ellaborar el so aldericáu pensamientu.

Empirismu y asociacionismo[editar | editar la fonte]

Nel sieglu XVIII, la psicoloxía que s'estudia estrémase cada vez más de la metafísica, y siguiendo nel racionalismu, postula una base qu'intenta ser más científica: la de nun aceptar nada que nun venir# de la esperiencia sensible. El ser humanu, asina, considérase esencialmente como cuerpu (como realidá estensa), y entós ente'l ser humanu y otres especies nun habría más qu'una diferencia de grau; l'obrar humanu sería resultáu namái d'un xuegu de fuercies, estímulos sensibles y reacciones de los sentíos. Ésta ye la postura del empirismu.

Al empirismu yá nun-y interesa tantu la esencia de l'alma, sinón les sos manifestaciones y éstes centraes nuna conocencia al traviés de la esperiencia (Francis Bacon) y esperiencia sensible (Thomas Hobbes). John Locke fai la distinción ente esperiencia interna (reflexón) y esperiencia esterna (sensación). La so contribución más importante a la Psicoloxía mora en que fixo esplícites les posibilidaes d'una teoría de l'asociación, que tenía d'empezar colos datos de la esperiencia y ellaborar les lleis que rixen les interrellaciones y socesiones d'unes esperiencies con otres; el xerme del asociacionismo yá rescamplaba na obra de Hobbes, que de la mesma tien antecedentes en Aristóteles. La esposición de Locke de les consecuencies del empirismu y de la posibilidá, por aciu l'analís, d'entender l'orixe y organización de les idees, dotó al enfoque empíricu d'un mayor espardimientu y fortaleza.

Darréu, George Berkeley utilizó'l conceutu de cualidaes sensoriales» y convirtióse n'unu de los fundadores de la teoría de l'asociación. Pero David Hume matiza meyor los términos: sensación, representación ya idea; les sensaciones son esperiencies primaries capaces de dexar una buelga na memoria y volver presentase como representaciones; estes representaciones son paraleles a les sensaciones, salvu na parte que la fantasía o la intelixencia alteria por relación con otres sensaciones; estes alteraciones pueden ser de cuatro tipos, según Hume: por semeyanza, contraste, vecindá y causalidá. Lo que s'entiende por idees sofítase sobre estes representaciones, y pa Hume lo único auténticamente seguru que nos avera a la realidá seríen les sensaciones.

Johann Friedrich Herbart constrúi una psicoloxía racional científica basada nuna mecánica de la conciencia», como únicu soporte de los fenómenos psíquicos, sobre'l que va operar el asociacionismo. Friedrich Eduard Beneke proclamó abiertamente que la psicoloxía tenía de ser «la ciencia natural de l'alma humana», y Rudolf Hermann Lotze intentó algamar una concepción psicolóxica que satisfixera a les ciencies naturales. Ye de destacar la obra de Thomas Brown, que procuró dar un tratamientu empíricu al problema de les conexones mentales y entamó l'analís de los múltiples factores que determinen el cursu de l'asociación enunciando les sos famoses «lleis secundaries», según les cualos la vida psíquica nun ye una simple concatenación de datos de los sentíos, sinón que lo que la caracteriza ye la capacidá de captar relaciones. Les sos aportaciones fixeron posible'l desenvolvimientu ulterior del asociacionismo con Herbert Spencer, Alexander Bain y James Mill.

Magar la llinia clásica de la teoría asociacionista foi aldericada, el asociacionismo dio vida a munchos movimientos psicolóxicos; asina, por casu, inspiró gran parte de los trabayos iniciales de Pierre Janet, de Sigmund Freud y de Carl Gustav Jung; perfiló los primeros trabayos sobre les respuestes condicionaes; y sirvió de guía a los estudios sobre l'aprendizaxe efectuaos por Edward Thorndike y Hermann Ebbinghaus; tamién dio fuercia a la psicoloxía humanista y caltién na actualidá los oríxenes humanistes na psicoloxía de la posmodernidad.

Empiezu de la psicoloxía esperimental[editar | editar la fonte]

Gracies al enorme desenvolvimientu de les ciencies naturales na primer metá del s. XIX y l'apaición del métodu científicu-esperimental, delimitándose del métodu científicu-filosóficu, vase delimitando tamién el campu de lo psicolóxico o psíquicu, como un conxuntu de fenómenos peculiares, observables y estudiables empírica y esperimentalmente, atendiendo sobremanera a los datos de la conciencia. Queden asina los problemes xenerales y l'estudiu de los seres suxetos d'esos fenómenos nel campu más propio de la psicoloxía filosófica o Metafísica de los vivientes; anque munchos nun se dan cuenta d'ello, y equivocadamente abandonen o, meyor, pretenden abandonar la Filosofía. Pero como ye imposible que l'home abandone la conocencia intelectual y filosófico, apaecen ensame de pseudo filosofíes o pseudo metafísiques como amuesa la hestoria del racionalismu, qu'interpreten munches vegaes equívocamente los datos esperimentales.

Con Wilhelm Wundt, ceador en 1879 del primer llaboratoriu de psicoloxía esperimental na Universidá de Leipzig, la psicoloxía empieza a estudiase realmente col métodu científicu-esperimental. Los empiezos d'esta psicoloxía tienen la so base más próxima na psicofisioloxía; efectivamente, toos estos primeros psicólogos esperimentales son primero de nada fisiólogos. Nos sos estudios sobre la sensación y perceición, Wundt basa'l so analís científicu en tres principios esperimentales: el principiu d'artificiosidá, que consiste nel poder de provocar l'apaición del procesu que se trata d'estudiar por aciu circunstancies establecíes con anterioridá; el principiu de verificabilidad de condiciones, y el principiu de repetibilidad pol que cada resultancia llograda tien de sometese a una revisión repitiendo les investigaciones y les condiciones en que se realizó'l primer esperimentu. Asina s'introduz en llinies xenerales el métodu esperimental. Pero Wundt interpreta lo psíquico y lo físico a cencielles como dos maneres distintos de referise a una mesma realidá; asina, pos, tou fenómenu pertenez tantu a la psicoloxía como a la física, y nun estrema los fenómenos que, entá teniendo repercusión física, son, sicasí, daqué más.

Pa Wundt, el fenómenu psíquicu, lo anímico, tien calter de procesu; esto ye, los conteníos de conciencia nunca son oxetos constantes, sinón fenómenos fugaces, que de cutio s'asoceden unos a otros. Por tanto, y esto ye lo importante, ye imposible una observación esacta non fundada na esperiencia; ye, arriendes d'ello, absolutamente necesariu un métodu esperimental. Lo importante nun ye conocer lo que'l fenómenu sía en sí, sinón «prever» el comportamientu de los fenómenos; verificar fechos y comprobar lleis. Tolos conteníos de conciencia tán compuestos d'unidaes elementales: sensaciones y perceiciones. Con esta restricción del campu de la conciencia (queden escluyíos otros diversos datos y elementos), Wundt va basar la so psicoloxía nun estudiu casi esclusivu sobre la sensación y la perceición y los problemes más direutamente amenaos por estos elementos de conciencia».

Psicoloxía fisiolóxica[editar | editar la fonte]

Como un aspeutu de la psicoloxía en cuanto analís esperimental de los fenómenos de conciencia puede entendese, ensin dala dulda, l'enfotu de midir les sensaciones. Esta faceta de la psicoloxía esperimental, que'l so estudiu persiste hasta los nuesos díes, tuvo llugar na llamada psicofísica y na psicofisioloxía del sieglu XIX. Los autores más relevantes d'esti movimientu son, como correspuende al sieglu, fisiólogos antes de psicólogos: Weber, Fechner y Helmholtz son los principales representantes (psicoloxía fisiolóxica).

Ernst Heinrich Weber, quien fundamentalmente yera fisiólogu, trabaya colos sentíos de la vista y el tactu y emplega el tradicional conceutu d'estragal; pa estructurar d'una manera científica estes esperiencies, viose obligáu a estudiar tamién les condiciones psicolóxiques indispensables p'asegurar la homoxeneidá de los datos. Gustav Theodor Fechner, que nun yera fisiólogu sinón físicu, realiza'l so trabayu con base na teoría weberiana. Col so maestru y dientro del campu concreto de la psicofísica intenta xunir y rellacionar los fenómenos mentales (psico) y los fenómenos corporales (física). Esto ye, intenta ver la relación ente les llamaes tradicionalmente «enerxíes psíquiques» y «enerxíes físiques». Describe la relatividá de los fenómenos sensoriales. Y conclúi con que l'acción de los estímulos nun ye absoluta sinón relativa. Sobre esta base sistematizará Wundt la so psicoloxía científica. Siguiendo esta direutriz, Hermann von Helmholtz sistematiza les conocencies psicofisiológicos de les sensaciones auditivu y ópticu, basando'l so estudiu na sensación como primicia d'espresión del acontecimientu psíquicu.

La introspeición y l'escuela de Wurzburgu[editar | editar la fonte]

L'estudiu de los fenómenos físicu y fisiolóxicu correlativos colos fechos psíquicos llueu se vio movíu pola aplicación de la introspeición al métodu esperimental. Oswald Külpe (1862-1915), discípulu y ayudante de Wundt, presenta como mediu d'investigación la introspeición y demuestra que ye posible l'estudiu de los procesos psíquicos superiores de forma empírica. Pa esti autor el métodu de la introspeición ye fundamental pa la Psicoloxía, hasta'l puntu de que constitúi'l preséu principal pal estudiu de la naturaleza humana; ensin él la psicoloxía sería puramente fisiolóxica, y nella estudiaríense les estructures y funciones aisllaes de la conciencia o se convertiría en física. Por ello defende que la introspeición tien que tresformase nun verdaderu preséu científicu; esto ye, tien que ser sistemática y controlada.

Él y los sos discípulos, la llamada escuela de Wurzburgu, ente los que s'atopen Narziss Kaspar Ach, August Wilhelm Messer, Karl Bühler, Karl Marbe y otros, trataron de confirmar estos criterios llogrando una fenomenoloxía de la vida psíquica. Al traviés de la teoría del pensamientu ensin imáxenes o de los estudios sobre la volición llegar a la investigación de los niveles cimeros del siquismu, nun grau tal, que, como señala Juan José López Ibor, la influencia de la escuela de Wurzburgu foi decisiva na evolución posterior de la psicoloxía. El so interés pola psicoloxía del pensamientu y el decidíu enfotu d'empobinar la investigación psicolóxica escontra esferes de la vida consciente distintes de les sensaciones ya imáxenes tienen un valor d'induldable interés.

La psicoloxía de la forma[editar | editar la fonte]

El fundamentu científicu de tola psicoloxía de la forma (traducción averada del términu alemán Gestalt, que tamién significa "configuración"), de qu'un tou nun ye igual a la suma de les partes, nun ye un descubrimientu de los psicólogos alemanes de principiu del sieglu XX. Realmente, tola filosofía que criticó, y que nun ye, nuna pallabra, el mecanicismu, cree y conoz esi fundamentu. El cuerpu humanu pa tolos filósofos, sacante los mecanicistes, ye daqué más qu'un agregáu de partes; ye unidá, totalidá entamada que supera la simple suma de los sos partes. Sicasí, na psicoloxía esperimental esta idea resulta nueva; tan nueva como que de primeres la psicoloxía de la Gestalt foi tachada polos experimentalistas y empiristas d'improcedente y revolucionaria. La psicoloxía de la forma tien los sos raigaños nes observaciones de dellos discípulos de Franz Brentano, como Carl Stumpf, Anton Marty, Alexius Meinong y especialmente Christian von Ehrenfels: el so verdaderu fundador ye Max Wertheimer y los sos más importantes representantes, Wolfgang Köhler, Kurt Koffka y Kurt Lewin.

Los gestaltistas nun nieguen d'una manera absoluta'l valor de les esperiencies psicofísicas y psicofisiológicas, pero coinciden cola psicoloxía comprensiva y cola fenomenoloxía en considerar qu'ende nun acaba la realidá psíquica. Per otra parte, coinciden col conductismu na so crítica del predominiu esclusivu de los métodos introspectivos, pero tamién acusen a los conductistes y a los reflexólogos d'habese dexáu abasnar pol métodu de l'asociación.

Von Ehrenfels decatar de que cualquier melodía yera percibida polos sentíos y el siquismu como una forma que lleva en sí un ritmu y una peculiar relación de les notes musicales que constitúin la esencia mesma d'esta melodía. La Gestalt de la melodía nun ye puramente una socesión de notes (composición d'elementos) sinón un fenómenu de la totalidá. Los fenómenos psíquicos tán estructurados de la mesma manera; por complexos que sían, un datu psicolóxicu constitúi una Gestalt. Una frase, por casu, nun ta constituyida por una suma de lletres o pallabres, sinón que contién primariamente un elementu suplementariu que s'estructura nuna forma. La publicación de Wertheimer sobre la perceición del movimientu aparente, dáu a conocer en 1912, foi la primer aportación de la escuela de la Gestalt. Pero fueron Köhler y Koffka quien ellaboraron los conceutos fundamentales del gestaltismo.

La psicoloxía de la forma tien, pos, el so puntu de partida nel estudiu de la perceición, pero llueu aplicó los sos principios al campu del pensamientu y de la intelixencia, al aprendizaxe, memoria, evolución psíquica, conducta, etcétera. Esto ye, lo que nun principiu s'empecipió como un intentu d'esclariar el problema parcial de la perceición visual, terminó per esixir una revisión integral de lo que dalgunos pensaben yeren los principios fundamentales de la ciencia. Como diximos, la Psicoloxía de la forma pronunciar en contra del conceutu según el cual los elementos, consideraos como esistencies ente sigo, constitúin la materia de que ta formada la perceición. N'otres pallabres: el elementalismo non yá da una imaxe falsa; torga amás reparar lo que ta frente a nós. L'erru de los elementos trai de resultes el de les asociaciones y l'analís de la esperiencia nun ye de nenguna manera idénticu a la esperiencia orixinal. El conductismu nun almite más que la esperiencia objetivable, frente al introspeccionismo, que'l so métodu ye una observación interna de la mente. Sicasí, la psicoloxía gestaltista almite de dalguna manera los dos principios básicos de dambes direiciones: la conducta y la conciencia; pero nun almite de nenguna manera l'usu esclusivu d'unu d'ellos como métodu. Arriendes d'ello, álzase n'intermediaria y participa al empar de la conducta y de la conciencia, de lo experimentable y de lo non experimentable.

Bibliografía[editar | editar la fonte]

  • Barbáu, M. (1948). Introducción a la psicoloxía esperimental. 2a. ed. Madrid.
  • Brennan, R. Y. (1969). Historia de la psicoloxía. 2a. ed. Madrid.
  • Delgado, H., ya Ibéricu, M. (1969). Psicoloxía. 9a. ed. Barcelona.
  • Foulquie, P. (1951). La psychologie contemporaine. París.
  • Koffka, K. (1958). Principios de la psicoloxía de la forma. Buenos Aires.
  • Köhler, W. y Koffka, K. (1963). Psicoloxía de la forma. Buenos Aires.
  • Köhler, W. (1967). Psicoloxía de la configuración. Madrid.
  • López Ibor, J. J. (1968). Llecciones de psicoloxía médica. Madrid.
  • Murphy, G. (1964). Introducción histórica a la psicoloxía contemporánea. 2a. ed. Buenos Aires.
  • Stocker, A. (1966). Orientaciones actuales de la psicoloxía. 3a. ed. Buenos Aires.
  • Wertheimer, M. (1923). Untersuchungen zur Lehr von Gestalt. II Psychol. Forsch., n. 4.
  • Wolff, Ch. (1956). Essentials of Psychology. New York.
  • Zunini, G. (1950). Psicologia: Scuole di psicoloxía moderna. 2 ed. Brescia.

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. López Ramos, S., coord. (1995). Historia de la psicoloxía en Méxicu, tomu I: Cien año d'enseñanza de la psicoloxía en Méxicu, 1895-1995. Méxicu: Centru d'Estudios y Atención Psicolóxica, A.C. (CEAPAC). isbn 968-7303-03-4
Historia de la psicología