Hiperinflación na República de Weimar

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta
Diariu del 28 de xunetu de 1923, nel titular diz que al cambéu, un dólar estauxunidense equival a un millón de marcos.

El periodu de hiperinflación na República de Weimar socedió ente 1921 y 1923 na República de Weimar, nome históricu col que s'identifica a Alemaña mientres el periodu d'enteguerres. Nun foi la primera nin la más fuerte de la serie d'hiperinflaciones qu'afararon Europa nos años 1920, pero ye'l casu más destacáu de la hestoria, yá que nella asocedieron situaciones tales como aumentu de los precios, de los tipo d'interés, cambeos del tipu de cambéu y abandonu de la moneda como unidá d'intercambiu.

Causes[editar | editar la fonte]

Dende los díes de la Primer Guerra Mundial el Goldmark, la moneda del Imperiu alemán sufriera una grave perda de valor real y de poder adquisitivu, pos el gobiernu xermanu emitió papel moneda pa faer frente a les sos necesidaes derivaes de la guerra, llamando Papiermark a estes nueves emisiones. Por cuenta de les urxencies nacíes del conflictu, el Papiermark escarecía de respaldu en oru y nun yera convertible nesti metal precioso, lo cual yera una situación inusual pa la dómina, onde l'esquema del patrón oro riquía que toles emisiones de papel moneda d'un país tuvieren sofitaes n'oru, precisamente pa garantizar el so valor.

Tres el términu de la Primer Guerra Mundial en payares de 1918, les potencies vencedores como Francia y Gran Bretaña impunxeron a la derrotada Alemaña'l pagu d'arreglos de guerra pola destrucción causada mientres el conflictu, sufierta principalmente en Bélxica y el norte de Francia, atribuyendo tola responsabilidá por ello sobre Alemaña, afitando esta condición nel Tratáu de Versalles de 1919.

Magar que los arreglos yeren por montos bien alzaos pa la dómina (implicando dellos miles de millones de marcos alemanes), nun tomaben a tolos ingresos del gobiernu alemán y aldericárense plazos y montos de pagu. Sicasí, la República de Weimar heredara la moneda depreciada del gobiernu imperial y tamién escarecía de reserves d'oru abondu, polo cual siguióse usando'l Papiermark como dineru ensin respaldu.

El Papiermark, magar la esixencia de los arreglos, caltenía un tipu de cambéu relativamente estable nos 60 marcos por cada dólar estauxunidense mientres la primer metá de 1921.[1] Sicasí, el ultimátum de Londres poles arreglos de guerra de mayu de 1921 demandó un total de 2.000.000.000 de marcos d'oru añal, una suma elevadísima y ensin precedentes que representaba más del 26% del valor de les esportaciones alemanes. El primer pagu realizar n'agostu de 1921.[2]

La fuga de marcos d'oru (la parte de la emisión monetaria que sí tenía respaldu n'oru del gobiernu alemán) causó un severu dañu a la economía, en tantu la República de Weimar tenía d'utilizar papel moneda impresu apresuradamente pa cubrir los sos demás actividaes, y parte de la riqueza xenerada pola economía llocal yera absorbida pola urxencia de pagar arreglos de guerra. Sicasí, el costo real d'estos arreglos namái xubía a un terciu del déficit nacional total d'Alemaña, polo cual el gobiernu xermanu recurrió a la emisión de papel moneda principalmente pa encarar les sos propies necesidaes internes. Al aumentar desmesuradamente el fluxu de dineru circulante ente la población, ésti empezó inevitablemente a devaluase.

Desenvolvimientu de la hiperinflación[editar | editar la fonte]

L'absoluta perda de valor del marcu llevó a casos como'l d'esta imaxe: un alemán amuesa la devaluación del dineru empapelando una paré con billetes d'un marcu, más baratos que'l papel de paré.
Sede del Reichsbank en Berlín, xunu de 1923: usuarios empleguen maletos pa tresportar el dineru recibíu del bancu.

El primer pagu d'arreglos en marcos oro d'agostu de 1921 marca l'empiezu d'una devaluación esponencial del marcu alemán, que pasó en payares de 1921 a marcar un tipu de cambéu de 330 marcos por cada dólar estauxunidense. El montante total de los arreglos xubía a 132.000.000.000 marcos d'oru, una cifra bien cimera al total de les reserves d'oru alemán. La República de Weimar trató entós de mercar divises estranxeres, pero pagando en bonos de l'ayalga pública y en deldes comerciales, daqué que favoreció una devaluación más rápida del marcu nos mercáos financieros mundiales.

La emisión de papel moneda ensin respaldu n'oru sirviera exitosamente al gobiernu de la República de Weimar como ferramienta de "defensa", al pagar los arreglos a les potencies vencedores con dineru devaluáu, pero cuando'l mercáu financieru internacional decatar de l'acelerada devaluación del marcu alemán a entamos de 1922, franceses, belgues, y británicos esixeron el pagu en recursos naturales (madera, carbón, trigu), imponiendo una presión más severa sobre la economía alemana.

Mientres la primer metá de 1922, el marcu estabilizar nun cambéu en redol a los 320 marcos per dólar estauxunidense, daqué acompañáu de conferencies internacionales sobre los arreglos de guerra, incluyida una entamada en xunu de 1922 por J. P. Morgan, Jr., banqueru estauxunidense.[3] Nestos alcuentros nun s'algamar nenguna solución facedera que satisfixera d'un llau a Francia y Gran Bretaña y pol otru a los Estaos Xuníos, los mayores acreedores d'Alemaña en virtú de les deldes de guerra, polo que la inflación alemana disparóse, convirtiéndose en hiperinflación, y el tipu de cambéu del marcu aumentó, hasta los 8000 marcos per dólar estauxunidense n'avientu de 1922, mientres el gobiernu alemán destinaba la mayor parte de los sos ingresos al pagu d'arreglos pa evitar presiones militares de Francia y Gran Bretaña. Pa cuelmu, la bayura de circulante causara una rápida depreciación del dineru a lo llargo de 1922 al puntu qu'el costu de vida pasó de 41 a 685, esto ye, multiplicóse por dieciséis.

Como resultancia, los precios d'artículos de consumu aumentaben aceleradamente en pocos díes, tornando inservible'l dineru emitíu poles autoridaes gubernamentales en Berlín. La población que dependía d'un salariu pa vivir ver en series dificultaes pos los precios de los alimentos y servicios básicos aumentaben de preciu en cuestión de selmanes, faciendo imposible'l aforru. Coles mesmes, la urxencia de pagar arreglos causara que casi toles divises disponibles nel mercáu quedaren en poder del gobiernu, lo cual torgaba al alemán mediu adquirir moneda estranxera pa protexese de la inflación.

Xuntu con ello, la inflación causó la ruina de miles de ahorristas qu'invirtieren el so dineru depositándolo nos bancos, quedando a salvo d'esti riesgu tan solo la minoría de persones que tenía bienes que'l so valor nun yera afeutáu pola inflación (xoyes de metal precioso, inmuebles, o similares), polo cual gran parte de la clase media alemana sufrió un seriu deterioru nel so nivel de vida. Coles mesmes, nes grandes ciudaes como Berlín, Hamburgu, o Múnich, según nes zones industriales como la Cuenca del Ruhr, asocedíen periodos d'escasez d'alimentos (y la so consiguiente xubida de preciu) en tantu'l productores agrícoles refugaben tamién el dineru devaluáu que se-yos ufiertaba.

Llibru de gastos d'una ama de casa alemana en 1923. Nótese les cantidaes de dineru indicaes na páxina izquierda y cómo se prescinde de los ceros na páxina derecha

Dada la urxencia de caltener la vida económica, los conceyos de ciudaes pequeñes, caxes d'aforru y empreses comerciales o industriales emitieron documentos de papel denominaos Notgeld (n'alemán "dineru d'emerxencia") pa representar con esos papeles sumes de dineru, y depués, al aumentar el deterioru de la economía, representar artículos de consumu como madera, carne, trigu, centenu, ente otros. El Notgeld, al actuar como dineru a nivel llocal, solliviaba l'usu del trueque, que se tornaba poco prácticu nuna economía industrializada como la d'Alemaña; sicasí, el Notgeld suponía apenes una solución d'amenorgáu algame y que nun resolvía'l problema clave: l'ausencia d'una moneda fiduciaria fuerte a nivel nacional y l'acelerada depreciación del marcu alemán.

En xineru de 1923, la situación volvióse entá más enterria cola Ocupación del Ruhr por tropes franceses y belgues, midida determinada polos gobiernos de dambos países p'asegurase'l pagu de los arreglos de guerra en bienes como'l carbón, fierro, aceru, o madera, una y bones el marcu alemán yera refugable como mediu de pagu pos escarecía de valor. Ante ello, los obreros alemanes del Ruhr llanzar a una fuelga xeneral contra los ocupantes franceses, y el gobiernu en Berlín emitió entós más papel moneda pa pagar salarios a los güelguistes (que sumaben dellos millares), lo cual agravó más la inflación en tantu'l circulante acabante emitir quedar n'Alemaña.

Anque les arreglos de guerra suponíen apenes un terciu del déficit del presupuestu alemán de 1920 a 1923,[4] el gobiernu alemán atopó nelles un chivu espiatoriu pa xustificar el deterioru de la economía, qu'al pie de banqueros y especuladores aceleraríen el procesu inflacionista na so busca de beneficios.

Fin de la inflación[editar | editar la fonte]

Funcionarios alemanes recoyendo'l papel moneda devaluáu, xineru de 1924

La hiperinflación algamó'l so máximu en payares de 1923, pero foi suprimida con una nueva moneda: el Rentenmark, qu'entró en circulación el 15 de payares de 1923. El gobiernu sofitar nesta nueva moneda, de valor fixu, finalmente aceptada, mientres se punxo fin a la emisión de billetes.

So inspiración del presidente del Bancu Central, l'economista Hjalmar Schacht, determinóse que yera invidable siguir cola impresión de papel moneda qu'escarecía de too valor, y que los daños na economía alemana forzaren a delles llocalidaes a instituyir mecanismos de trueque, en tantu'l dineru perdía significáu.

La solución propuesta por Schacht consistía en que'l gobiernu impunxera una hipoteca llegal sobre les tierres y bienes industriales esistentes nel país, que sirviríen como respaldu de la nueva moneda, por un valor total de 3.2 billones de Rentenmark. Esta solución recordaba'l rol de los fracasaos asignáos mientres la Revolución Francesa, pero na Alemaña de 1920 yá había abondu usu de papel moneda como pa evitar aburuyar del sieglu XVIII. Esta conversión torgó la emisión de más papel moneda ensin respaldu, y solucionaba el problema de la falta d'oru que sofitara al dineru como yera común en tol mundu antes del Crac del 29.

Consecuencies[editar | editar la fonte]

Medaya conmemorativa de la inflación. N'alemán, puede lleese: El 1 de payares de 1923, una llibra de pan costaba 3.000 millones de marcos, una llibra de carne: 36.000 millones, un vasu de cerveza: 4.000 millones.

Magar la inflación terminó cola introducción del Rentenmark y la República de Weimar caltener mientres una década más, señalar a la hiperinflación como una de les razones del ascensu del nazismu n'Alemaña. Adolf Hitler, nel so llibru Mein Kampf, realiza numberoses referencies a la delda alemana y a les consecuencies negatives que traxo.

La inflación amontó les duldes sobre la eficacia de les instituciones lliberales, especialmente ente la clase media qu'había perdíu gran parte de la so riqueza al ser ésta espresada en depósitos bancarios y bonos gubernamentales, víctimes de les peores devaluaciones. Coles mesmes, produció una fuerte rensía escontra los banqueros alemanes y los especuladores, munchos d'ellos xudíos, a los que'l gobiernu y la prensa culparon de la inflación.[5] La prosperidá de los especuladores en metales preciosos ya inmuebles, y la ruina financiera de los ahorristas que calteníen dineru n'efectivu, fixo que munchos d'éstos postreros empezaren a perder la fe nos mecanismos de la democracia y el capitalismu, que nun pudieren protexelos del desastre.

Lo que demuestra la hiperinflación na República de Weimar, ye que la perda d'enfotu nos medios convencionales d'intercambiu económicu ruempe col orde social. D'esa manera, el desmoronamiento del sistema monetariu modificó l'horizonte temporal de los alemanes (la so esmolición pol presente ye mayor que pol futuru) polo que valores que son funcionales a la estabilidá económica como l'aforru, el préstamu y el creitu, pierden sentíu. Por eso, llegar a calificar a la xeneración afeutada pola hiperinflación, como unos aventureros, que seríen la base del reclutamiento de les Fuercies Militares qu'acompañaron les polítiques expansionistas del Tercer Reich.

Costo de estampillas en 1923[editar | editar la fonte]

Billetes en 1923[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

Notes[editar | editar la fonte]

  1. Laursen and Pedersen, páx. 134
  2. The Great Inflation, William Guttmann, Gordon & Cremonesi, London, 1975, páx. 21-26.
  3. Balderston, páx. 21
  4. Costantino Bresciani-Turroni, páx. 93
  5. Mein Kampf ("My Struggle"), Adolph Hitler (originally 1925-1926), Reissue edition (September 15, 1998), Publisher: Mariner Books, Language: English, paperback, 720 pages, ISBN 0-395-92503-7

Bibliografía[editar | editar la fonte]

Enllaces esternos[editar | editar la fonte]





Hiperinflación en la República de Weimar