Francofilia

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta

Francofilia ye la filia escontra lo francés. Otramiente, francófilo ye la persona que tien un enclín escontra ello. Nun tien de confundir se cola francofonía (relativa al idioma) nin col términu gramatical galicismu o col términu políticu-relixosu galicanismu.

España y Hispanoamérica[editar | editar la fonte]

Mientres la Guerra de los Cien Años, Castiella tamién taba en guerra civil. Unu de los sos bandos aliar con Francia (el ganador, d'Enrique II -Casa de Trastámara-) y l'otru con Inglaterra (el perdedor, de Pedru I -Casa de Borgoña-), resolviéndose la guerra na batalla de Montiel (1369, cola decisiva intervención de Bertrand Du Guesclin -nin quito nin pongo rei, namái ayudó al mio señor-). Nel periodu posterior, dellos autores castellanos allaben al país galu, les sos xentes y la so cultura. Destaca ente ellos Gutierre Díez de Games, autor de El Victorial (h. 1453), biografía del militar y marín Pero Neñu (13781453), al pie de quien sirvió como alférez. Nel intre de les campañes atlántiques en que dambos participaron, tuvieron ocasión de conocer de cerca Francia, y n'especial la vida cortesana de Sérifontaine (nel Vexin francés) y París. Diz Díez de Games:

Los françeses son noble naçión de xente; son sabios, y bien entendíos, y discretos en toles coses que pertenesçen a bona criança, en cortesía y xentileza. Son bien xentiles nos sos traeres, y guarnidos ricamente. Tráense enforma a lo propio. Son francos y dadivosos; amen fazer plazer a toles xentes. Honren enforma los estrangeros; saben aponderar y aponderen enforma los bonos fechos. Non son maliçiosos, dan pasada a los henojos; non caloñan a honbre nin fecho, salvu si va-yos ellí enforma de les sos honres. Son bien corteses y graçiosos nel so fablar. Son bien allegres; tomen plazer de bona mente, y búscanlo, ansí ellos como elles. Son bien henamorados, y préçianse dello.[1]

Según Victoria Cirlot, esta idealización deber a que, na primer metá del sieglu XV, "Francia ye dende la mirada española l'espaciu de lo maraviyoso".[2]

Tres la Guerra de Socesión española, y al traviés de la nueva dinastía borbónica entronizada, Francia influyó notablemente na política y la cultura españoles. Esti influxu apreciar en diversos ámbitos, como la organización del Estáu, la ciencia, l'arte y la lliteratura. Un exemplu d'ello ye la creación de les Reales Academies, inspiraes nes sos homólogues franceses.

En munches obres d'escritores ilustraos españoles del sieglu XVIII nótase'l pesu del racionalismu d'orixe francés. Unu de los más sobresalientes d'ellos foi Benito Jerónimo Feijoo, quien amosó explícitamente la so almiración pel país vecín y la so cultura:

Si atender al valor intrínsecu de la nación francesa, nenguna otra ye más gloriosa, por cualesquier parte que se mire. Les lletres, les armes, les artes, tou floria naquel opulentísimo reinu. Él dió gran copia [cantidá] de santos a les estrelles, innumberables héroes a les campañes, infinitos sabios a les escueles. El valor y vivacidad de los franceses facer rellumar en cuantos teatros tópense.[3]

Coles mesmes, Feijoo yera un entusiasta de l'amistá ente dambos reinos y los sos habitantes:

Pero volviendo a españoles y franceses, lo que invenciblemente prueba que la so oposición, cuando la hai, ye voluntaria y non natural, ye l'amistá y bona correspondencia con que viven güei. Toos tenemos de repitir al Cielu los nuesos votos por que nunca quebre. Güei depende de la cariñosa unión de los dos Monarquíes el llograr pa esta un ésitu feliz de les presentes negociaciones sobre la paz d'Europa. Y la nuesa apaciguadura y desafuego va depender siempres del mesmu principiu.[3]

En dichu sieglu, l'influxu francés llegó tamién a l'América hispana, gracies sobremanera a Virréis como Manuel de Oms y Manuel Amat. Estos, ente otres coses, impulsaron un urbanismu, arquiteutura y arte racionalista de clara inspiración francesa.

Mientres la Guerra d'Independencia Española (18081814) emplegóse'l términu francesáu como contraposición a lo castizu. Los francesaos yeren identificaos davezu colos ilustráus, y oponíense a los denominaos patriotes, quien nes Cortes de Cádiz estremábense de la mesma en absolutistes y lliberales.

Mientres la Primer Guerra Mundial (19141918), n'España (país neutral en dichu conflictu) llamóse aliadófilos a los partidarios de los aliaos (Francia y el Reinu Xuníu, y por tanto, francófilos y anglófilos respeutivamente), como oposición a los germanófilos (adeptos a Alemaña, país que lideraba'l bandu bélicu de los Imperios Centrales).

Rusia[editar | editar la fonte]

Mientres los sieglos XVIII y XIX, la francofilia yera parte importante de la vida del Imperiu rusu. La francofilia en Rusia influyó enforma en lliteratura. Les dos más famoses obres de Tolstói, Guerra y Paz y Anna Karénina, demostrar. Dellos personaxes tienen nomes franceses y, dacuando, falen francés unu a otru.

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

Notes[editar | editar la fonte]

  1. Gutierre Díez de Games: El Victorial (h. 1436), edición de R. Beltrán, capítulu 77, páx. 390, Madrid, 2005, ISBN 978-84-306-0248-3
  2. Victoria Cirlot: La imaxe de Francia nel "Victorial" de Gutierre Díez de Games, en Imáxenes de Francia nes lletres hispániques (ver bibliog.), páx.133. Edición dixital
  3. 3,0 3,1 Benito Jerónimo Feijoo: Teatru críticu universal, tomu segundu (1728), discursu 9.

Bibliografía[editar | editar la fonte]



Francofilia