Espulsión de los moriscos

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta
Embarque de moriscos nel Grao de Valencia, pintáu en 1616 por Pere Oromig.

La espulsión de los moriscos de la Monarquía Hispánica foi ordenada pol rei Felipe III y foi llevada a cabu de forma gradiada ente 1609 y 1613. Los primeres moriscos espulsaos fueron los del Reinu de Valencia (el decretu fixo públicu'l 22 de setiembre de 1609), a los que siguieron los d'Andalucía (10 de xineru de 1610), Estremadura y les dos Castillas (10 de xunetu de 1610), na Corona de Castiella, y los de la Corona d'Aragón (29 de mayu de 1610). Los postreros espulsaos fueron los del Reinu de Murcia, primero los d'orixe granadín (8 d'ochobre de 1610), y más tarde los del valle de Ricote y el restu de moriscos antiguos (ochobre de 1613). Tres la promulgación de los decretos d'espulsión, celebróse'l 25 de marzu de 1611 en Madrid una procesión d'aición de gracies «a la qu'asistió S. M. vistíu de blancu, bien galán», según rellató un cronista.[1] En total fueron espulsaes unes 300 000 persones, la mayoría d'elles de los reinos de Valencia y d'Aragón que fueron los más afeutaos, yá que perdieron un terciu y un sestu de la so población, respeutivamente.

Antecedentes[editar | editar la fonte]

Artículu principal: Historia de los moriscos

La población morisca consistía nunes 325 000 persones nun país d'unos 8,5 millones d'habitantes. Taben concentraos nos reinos d'Aragón, nel que constituyíen un 30 % de la población, y de Valencia, onde representaben un 33 % del total d'habitantes, ente qu'en Castiella taben más esvalixaos, llegando en dellos casos, anque escepcionales, a concentrase en redol al cincuenta per cientu de la población, como en Villarrubia de los Ojos, según investigó Trevor J. Dadson; nesti exemplu concretu, l'exerciciu efeutivu de la desobediencia civil torgó la so esraizadura.[2] A esto hai qu'añedir la creencia xeneral de la dómina, que l'hispanista holandés Govert Westerveld demostró ser falsa por aciu árboles xenealóxicos, de que la crecedera de la población morisca yera bastante superior al de la "cristiana vieya". Les tierres riques y los centros urbanos d'esos reinos yeren mayormente cristianos vieyos, ente que los moriscos ocupaben la mayor parte de les tierres probes y concentrábense nos suburbios de les ciudaes, dedicaos a les úniques xeres que les lleis dexáben-yos prauticar: l'albañilería, l'agricultura, la medicina y delles cañes de l'artesanía, una y bones los gremios cristianos fueron puramente exclusores de los moriscos.

En Castiella la situación yera bien distinta: d'una población de seis millones de persones, ente los moriscos sumaben unos 100 000 habitantes. Por cuenta de esti porcentaxe enforma menor de población morisca, posiblemente la rensía per parte de los cristianos vieyos escontra los moriscos fuera menor que na corona d'Aragón.

Un gran númberu d'eclesiásticos sofitaben la opción de dar tiempu, una opción en parte sofitada por Roma, pos consideraben qu'una total conversión riquía d'una enllargada asimilación nes creencies y sociedá cristianes. La nobleza aragonesa y valenciana yera partidaria de dexar les coses como taben, pos estos yeren los grupos que más se beneficiaben de la mano d'obra morisca nes sos tierres. El campesinado, sicasí, ver con rensía y considerar rivales.

Causes[editar | editar la fonte]

La Espulsión de los Moriscos, dibuxu de Vicente Carducho (Muséu del Prado, Madrid).

Como destacaron Antonio Domínguez Ortiz y Bernard Vincent, la espulsión de los moriscos ye un problema históricu "entrevesgáu pola multiplicidá de factores y porque, a pesar de que tenemos abondosa documentación de primera mano, les razones qu'inclinaron finalmente a la Corona escontra la solución más drástica nun tán bien esclariaes, nin acasu tar nunca".[3]

Ente les causes que s'apurrieron pa esplicar la espulsión figuren les siguientes:

  • La mayoría de la población morisca, tres más d'un sieglu de la so conversión forzada al cristianismu, siguía siendo un grupu social aparte, a pesar de que, sacante en Valencia, la mayoría de les comunidaes perdieren l'usu de la llingua árabe en favor de les llingües romances,[4] y de que la so conocencia del dogma y los ritos del islam, relixón que practicaben de callao, yera polo xeneral bien probe.
  • Tres la rebelión de les Alpujarras (1568-1571), protagonizada por moriscos granadinos, los menos aculturados, foi tomando cada vegada mayor peso la opinión de qu'esta minoría relixosa constituyía un verdaderu problema políticu que podía poner en riesgu la continuidá de la Monarquía Hispánica. Esta opinión víase reforzada poles numberoses incursiones de piratas berberiscos, que n'ocasiones yeren facilitaes o festexaes pola población morisca y qu'afaraben de cutio tola mariña mediterránea. Los moriscos empezaron a ser consideraos una quinta columna, y unos potenciales aliaos de turcos y franceses.
  • La medrana d'una posible collaboración ente la población morisca y l'Imperiu turcu otomanu en contra de la España cristiana. Cabo destacar que los turcos suponíen la mayor amenaza pa los intereses de la Corona Española y nunca se llegaron a consiguir grandes victories contra los mesmos, d'ende qu'una alianza ente moriscos y turcos, los primeres primiendo dende la mesma España y los postreros dende'l Mediterraneu, podría resultar fatal.
  • L'empiezu d'una etapa de recesión en 1604 derivada d'un amenorgamientu na llegada de recursos d'América. L'amenorgamientu de los estándares de vida pudo llevar a la población cristiana a acentuar la so rensía respeuto de los moriscos.
  • Una radicalización nel pensamientu de munchos gobernantes tres el fracasu por acabar col protestantismu nos Países Baxos.
  • L'intentu d'acabar cola idea que corría per Europa sobre la discutible cristiandá d'España por causa de la permanencia de los moriscos. Con esta decisión acabar col procesu homogeneizador qu'empezara cola espulsión de los xudíos y ratificaba la cristiandá de los reinos d'España. Anque esta nun yera la opinión popular, que solo la vía con cierta rensía por competencia de recursos y trabayu. Ello ye que Domínguez Ortiz y Bernard Vincent, afirmen que "hai que refugar que'l motivu fundamental [de la espulsión] fuera la presión de la opinión pública. Ye verdá qu'en xunto esta nun-yos yera favorable; pero peticiones masives en pro de la espulsión nun s'atopen nin nes Cortes nin na lliteratura de la dómina; solo pídese que s'echar# la recuarta a ciertes falcatrúes, que se reprima'l bandolerismo, que se-yos torgar l'accesu a ciertos oficios... Los pidimientos en pro de la so espulsión solo partieron de contaos individuos".[5] Les opiniones alrodiu de la política a siguir respectu de los moriscos atopábense bien estremaes ente los que consideraben que se debía avagar el so cristianización y los que proponíen midíes estremes, como la espulsión.

L'humanista Antonio de Nebrija, pela so parte, percibía nel so De bellu Granatensi que los moriscos aisllárense entá más tres la cayida de Granada al ver el fundimientu de toa una forma de vida: "Apurrir a sigo mesmos y a toles sos coses, tan sagraes pa ellos como profanes pa nós".[6]

Precedentes inmediatos de la espulsión[editar | editar la fonte]

Francisco Gómez de Sandoval, marqués de Denia y duque de Lerma, valíu de Felipe III d'España.

Felipe III, al poco tiempu d'aportar al tronu en 1598 tres la muerte del so padre Felipe II, realizó un viaxe al Reinu de Valencia acompañáu de la so valíu Francisco Gómez de Sandoval, marqués de Dènia y duque de Lerma, gran señor de moriscos y voceru de la nobleza valenciana opuesta a la espulsión. Cuando se coló d'ellí en mayu de 1599 el rei escribió una carta al arzobispu de Valencia y patriarca de Antioquía, Juan de Ribera -un firme partidariu de la espulsión- na que-y daba instrucciones precises pa la evanxelización de los moriscos por aciu la predicación y l'espardimientu d'un catecismu qu'escribiera'l so antecesor nel arzobispáu. Estes instrucciones fueron acompañaes d'un edictu de gracia expedíu pol inquisidor xeneral.[7]

Pero la evanxelización realizar con escesivu celu inquisidor yá que el predicadores qu'unvió'l patriarca Ribera a les poblaciones morisques entemecieron les exhortaciones por que se convirtieren coles amenaces y amás amenorgó unilateralmente el plazu del edictu de gracia de dos años a unu, lo que-y foi refartáu pol Conseyu d'Estáu qu'aconseyó moderación pos "nun convenía dicir a los moriscos mui a tiempu la so perdición" –como afirmó la xunta de Madrid que s'ocupaba de la tema- y qu'ordenó que fueren recoyíos los edictos amenazadores de Ribera que causaren molición ente los moriscos.[8]

Per otru llau, na corte había un sector partidariu de les midíes estremes por cuenta de les rellaciones que calteníen los moriscos col rei de Francia, polo qu'enfocaben el "problema moriscu" dende una perspeutiva puramente políticu-militar —nuna xunta del Conseyu d'Estáu de 1599 llegar a proponer que los varones moriscos fueren unviaos a sirvir como galeotes na Armada Real y les sos faciendes confiscadas, y que les muyeres y los vieyos fueren unviaos al norte d'África, ente que los neños quedaríen en seminarios pa ser educaos na fe católica—.[8]

Unu de los clérigos que más batalló a favor de la espulsión foi'l dominicu Jaime Bleda, autor de la Defensio fidei in causa neophytorum… y de la Corónica de los moros d'España (Valencia, 1618) y que foi nomáu pol arzobispu de Valencia Ribera párrocu de la llocalidá morisca de Corbera.[9] Coles mesmes l'arzobispu Ribera unvió dos memoriales al rei nos qu'aportunaba tamién na espulsión. Nel primeru, fecháu a finales de 1601, afirmaba que si non s'espulsaba a los moriscos "he de ver nos mios díes la perda d'España". Nel segundu, de xineru de 1602, calificar de "herexes aportunantes y traidores a la Corona Real", pero nél faía una "tan interesada como absurda" distinción ente los moriscos de señoríu, que yera'l casu de la inmensa mayoría de los moriscos valencianos y aragoneses, y los de realengu, la mayoría de los castellanos, que taben sueltos, polo que namái pidía la espulsión d'estos postreros –calteniendo'l rei los que quixera pal serviciu de les galeres o pa trabayar nes mines de Almadén, lo cual podría faer "ensin escupuliciu dalgunu de conciencia"-, una y bones los primeres podíen ser finalmente convertíos gracies a l'esfotu de los sos señores. "Lo inconsecuente d'esta actitú salta a la vista y namái cabo achacar a les presiones qu'exerceríen les clases altes valencianes sobre'l Patriarca, y al so propiu convencimiento de les ruinoses consecuencies que tendría p'aquel reinu una decisión al empar deseyada y tarrecida", afirmen Domínguez Otiz y Benard Vincent.[10]

Unu de los miembros del sector moderáu de la corte que sofitaba la política de Felipe III, en concretu'l confesor real fray Jerónimo Javierre, criticó en xineru de 1607 la propuesta d'espulsión del patriarca Ribera y facer implícitamente responsable del fracasu de la evanxelización de los moriscos valencianos:[11]

que'l resolución que V.M. tomó ye bien conforme al so santu celu, y sollerte a que l'arzobispu patriarca ye de distinta opinión, y de tou puntu resabiáu de la conversión d'aquella xente, va convenir escribi-y que, sicasí qu'a él -y paeza lo contrario, ta V.M. resueltu a que para mayor xustificación y que non que quede escupuliciu de nun faese toles dilixencies posibles, volver a la instrucción, y apróvanse pa ello sacerdotes y relixosos doctos y exemplares, porque s'entiende que por non selo munchos de los que polo pasao ocupar d'esti ministeriu, en llugar de faer provechu fixeron dañu…

Esta mesma postura moderada foi repitida por una xunta aconceyada n'ochobre de 1607 –unu de que los sos miembros afirmó: "pos s'unvien relixosos a la China, Xapón y otres partes solu por celu de convertir almes, muncha más razón va ser que s'unvien a Aragón y Valencia, onde'l señores son causa de que los moriscos sían tan ruines por lo muncho que los favorecen y azorronen y aprovéchense d'ellos"- lo que demuestra que naquel momentu la idea predominante na corte de Madrid yera la prosiguir cola "instrucción" de los moriscos, pero namái unos meses dempués, el 30 de xineru de 1608, el Conseyu d'Estáu resolvió lo contrario y propunxo la so espulsión ensin esplicar los motivos del so cambéu d'actitú. La clave, según Domínguez Ortiz y Benard Vincent, tuvo nel cambéu d'opinión del valíu, el duque de Lerma, qu'abasnó a los demás miembros del Conseyu y que se debió a qu'el señores de los moriscos, como'l mesmu duque, diben recibir "los bienes muebles y raigaños de los mesmos vasallos en pagu de la perda que van tener".[12]

Henry Kamen comparte la idea de que'l cambéu d'actitú del duque de Lerma foi clave na decisión de la espulsión, destacando coles mesmes que se produció dempués de presentar al Conseyu d'Estáu la propuesta de qu'el señores de moriscos, como él, fueren compensaos poles perda que diben sufrir coles propiedaes de los moriscos espulsaos. Pero añede otru como motivu: "la esmolición pola seguridá". "Paecía que la población morisca taba creciendo d'una manera incontrolable: ente Alicante y Valencia, per un sitiu, y Zaragoza, por otru, una vasta masa de 200.000 almes morisques paecíen amenaciar la España cristiana".[13]

Tamién pudo influyir la conocencia que se tuvo de los tratos que calteníen los moriscos valencianos con representantes del rei de Francia Enrique IV pa llevar a cabu una sulevación xeneral gracies a les armes que desembarcaríen naves franceses nel Grao de Valencia o nel puertu de Denia. Pero estos planes, según Domínguez Ortiz y Bernard Vincent, yeren demasiáu fantásticos por que'l rei de Francia tomar en serio, polo que puede duldar que la so conocencia fuera decisivu a la de decretar la espulsión. Con éses según esti historiadores, "el porqué del cambéu d'actitú del duque de Lerma queda ensin esplicar; seique cuando dio cola fórmula máxica de la prinda de bienes pensó que podía prestar a la reina [roble partidaria de la espulsión], cola que taba en rellaciones difíciles, con una midida que nun-y costar nada ya inclusive podría se-y provechosa. Conociendo al personaxe faise difícil creer que tomara una decisión importante ensin qu'hubiera dineru por mediu. Los motivos últimos y recónditos son de los que nun dexen buelga na documentación. Sía que non tratóse d'una decisión personal non esixida por nenguna fatalidá histórica".[14]

Retrato de la reina Margarita d'Austria (1609)

Según Domínguez Ortiz y Benard Vincent, na decisión de Felipe III non yá influyó'l paecer del so valíu'l duque de Lerma y del Conseyu d'Estáu, sinón tamién el de la reina Margarita d'Austria de quien nes sos honres aciages el prior del conventu de San Agustín de Granada dixo que profesaba un "odiu santu" a los moriscos y que "la execución de la mayor empresa que vio España, onde l'interés que rindíen estos malditos a los potentaos, que los sos vasallos yeren, lluchaba cola so ida y espulsión, y de que nun prevaleciera la mayor parte debemos a la nuesa serenísima Reina".[15]

La espulsión tardó en ponese en práutica más d'un añu porque una decisión tan grave había que xustificala. Como se diba aplicar en primer llugar a los moriscos del Reinu de Valencia axuntó'l 22 de payares de 1608 una xunta na capital del reinu presidida pol virréi y a la qu'asistieron l'arzobispu de Valencia y los obispos de Orihuela, Segorbe y Tortosa. Les deliberaciones enllargar hasta marzu de 1609 y mientres les mesmes pidió la opinión de dellos teólogos. Pero la Xunta alcordó, en contra del paecer del valíu y del arzobispu de Valencia, que se siguiera cola campaña d'evanxelización y nun sofitó la espulsión. Sicasí, el rei decidió prosiguir colos preparativos de la espulsión pa evitar que siguieren con "les sos traiciones".[16]

La firme decisión de la Corona d'acabar cola minoría morisca demostrar que los decretos d'espulsión de los distintos reinos incluyeron a los moriscos que taben presos de la Inquisición que fueron lliberaos y embarcaos. Asina lo rellató un moriscu refuxáu en Túnez:[17]

El rei de los infieles ordenó tamién espulsar a los que taben en prisión, inclusive a los que taben preparaos pa ser quemaos.

Desarrollu de la espulsión[editar | editar la fonte]

Reinu de Valencia[editar | editar la fonte]

Espulsión de los moriscos nel puertu de Denia, pintáu en 1613 por Vicente Mostre.

El 4 d'abril de 1609 el Conseyu d'Estáu tomó la decisión d'espulsar a los moriscos del Reinu de Valencia, pero l'alcuerdu nun se fixo públicu darréu pa caltener de callao los preparativos. Ordenóse concentrar los cincuenta galeras d'Italia en Mallorca con unos cuatro mil soldaos a bordu y movilizóse la caballería de Castiella por que xixilara la frontera col reinu. Coles mesmes, encamentar a los galeones de la flota del Océanu la vixilancia de les mariñes d'África. Esti esplegue nun pasó desapercibíu y sollertó a los señores de moriscos valencianos que, darréu, axuntar col virréi, quien-yos dixo que nada podía faer. Entós decidieron que dos miembros del brazu militar de les Cortes valencianes fueren a Madrid pa pidir la revocación de la orde d'espulsión. Ellí espunxeron la ruina que los amenaciaba y dixeron que si la orde caltenía El so Maxestá señalára-yos otru [reinu] que pudieren conquistar pa vivir conforme a la so condición con facienda, o morrer engarrando, que yera fartu más honrosu que non a manos de probeza». Sicasí, cuando conocieron les clauses del decretu que diba publicar abandonaron a los moriscos a la so suerte, asitiándose «al llau del Poder Real» y convirtiéndose en «los sos auxiliares más eficaces», según un cronista de la dómina. La razón d'esti cambéu d'opinión, según reflexó'l mesmu autor, foi que nel decretu establecíase «que los bienes muebles que nun pudieren llevar consigo los moriscos, y tolos raigaños, aplicar al so beneficiu como indemnización».[18]

El decretu d'espulsión, fechu públicu pol virréi de Valencia, Luis Carriellu de Toledo, el 22 de setiembre de 1609, concedía un plazu de tres díes por que tolos moriscos dirixir a los llugares que se-yos ordenar llevando consigo lo que pudieren de los sos bienes, y amenaciaba cola pena de muerte a aquellos qu'escondieren o destruyeren el restu «por cuanto S.M. tuvo por bien faer mercé d'estes faciendes, raigaños y muebles que nun puedan llevar consigo, a los señores que los sos vasallos fueren». Solo quedaben salvaes de la espulsión seis families de cada cien, que seríen designaes polos señores ente les que más amueses dieren de ser cristianes, y que la so misión sería «caltener les cases, ingenio d'azucre, colleches d'arroz y regadíos, y dar noticia a los nuevos pobladores que vinieren», anque esta esceición foi finalmente revocada y ente los mesmos moriscos topó escasu ecu. Coles mesmes, dexaba quedar a los morisques casaes con cristianos vieyos y que tuvieren fíos menores de seis años, «pero si'l padre fora moriscu y ella cristiana vieya, él va ser expelido, y los fíos menores de seis años van quedar coles madres». Tamién s'establecía que «por qu'entiendan los moriscos que la intención de S.M. ye echalos namái de los sos reinos, y que nun se-yos fai vexame nel viaxe, y que se-yos pon en tierra na mariña Berbería [...] que diez de los dichos moriscos que s'embarcar nel primer viaxe vuelvan por que dean noticia dello a los demás».[19]

Hubo señores que se portaron dignamente y llegaron inclusive a acompañar a los sos vasallos moriscos a los barcos, pero otros, como'l conde de Cocentaina, aprovechar de la situación y robáron-yos tolos sos bienes, inclusive los d'usu personal, ropes, xoyes y vistíos. A les estorsiones de dellos señores sumáronse los asaltos por bandes de cristianos vieyos que los faltaron, robáronlos y en dellos casos asesinar nel so viaxe a los puertos d'embarque. Nun hubo nenguna reaición de piedá escontra los moriscos como les que se producieron na Corona de Castiella.[20] Asina lo recoyó'l poeta Gaspar Aguilar, anque esaxera cuando menta les riqueces y ayalgues», una y bones la mayoría viéronse obligaos a malvender los bienes que teníen y nun se-yos dexó ayenar el so ganáu, el so granu nin el so aceite, que quedó en beneficiu de los señores:[21]

Un esquadrón de mores y de moros
va de toos oyendo mil ultraxes;
ellos coles riqueces y ayalgues,
elles colos adornos y los traxes.
Les vieyes con murnies y con lloros
van faciendo pucheros y visajes,
cargaes toes con alhaxes llaines,
d'olles, sartenes, cántaros, candiles.
Un vieyu lleva un neñu de la mano,
otru va al pechu de la so madre cara,
otru, fuerte varón como'l Troyanu,
en llevar al so padre nun repara.

Cuadru del sieglu XIX de Francisco Domingo Marqués que falsia la realidá de la espulsión de los moriscos pa eponderar la figura de Juan de Ribera, que'l so papel na mesma foi bien distinta, yá que «punxo tol so enfotu en que nun quedara nin la menor grana de la odiada secta [de Mahoma]».[22]

Ente ochobre de 1609 y xineru de 1610 los moriscos fueron embarcaos nes galeres reales y en buques particulares que tuvieron que costear los miembros más ricos de la so comunidá. Del puertu d'Alicante partieron unos 30 000; del de Denia, cerca de 50 000; del Grao de Valencia, unos 18 000; del de Vinaroz, más de 15 000; y del de Moncófar, cerca de 6000. En total fueron espulsaos unos 120 000 moriscos, pero esa cifra ye inferior a la realidá porque nun tien en cuenta qu'hubo embarques posteriores a xineru de 1610 y que dalgunos siguieron la vía terrestre per Francia.[21]

Les exaiciones que carecieron, xuníes a les noticies que llegaben del norte de Berbería de qu'ellí nun taben siendo bien acoyíos, provocó la rebelión d'unos venti mil moriscos de les contornes de La Marina Alta que se concentraron nos montes próximos a Callosa de Ensarriá, siendo duramente reprimíos por un terciu desembarcáu en Denia, poles milicies locales y por voluntarios atraíos pol botín. Asina describió'l cronista Gaspar Escolanu aquellos fechos:[23]

Na sierra de Pop topáronse gran cantidá de cuerpos muertos; los demás llegaron a tan increíble miseria que non yá los padres por fame daben los sos fíos a los cristianos que conocíen, entá más, vender a los soldaos estranxeros por una cuaderna de pan y por un puñáu de figos. Pelos caminos llevar mediu abasnando a la embarcación y quitáben-yos los fíos y les muyeres, y entá la ropa que traíen vistida; y llegaben tan desvalijados, qu'unos mediu desnudos y otros desnudos del tou refundiar al mar por llegar a embarcase...

Cuadru de Vicente Mostre (1613) sobre la sulevación morisca de la Muela de Cortes.

Dellos miles de moriscos de la zona montascosa del interior de Valencia, al pie de la frontera con Castiella, tamién se remontaron y fixéronse fuertes na muela de Cortes onde escoyeron como xefe a un moriscu ricu de Catadau. Pero fueron fácilmente ganaos polos tercios que llegaren d'Italia p'asegurar la operación, anque yá taben siendo abrasaos pol fame y la sede. Nun se sabe cuantos moriscos morrieron, y namái se conoz que los trés mil supervivientes fueron embarcaos. El so cabezaleru foi executáu en Valencia. Morrió afirmando que yera cristianu.[24]

P'acabar colos moriscos rebalbos fuxíos el virréi publicó un bandu en qu'ufiertaba "a cualesquier persones que salieren en persecución de los dichos moros sesenta llibres per caúnu que presentaren vivu y trenta per cada cabeza qu'apurrieren de los que mataren.. Y si acasu les persones que los traer vivos quixeren más que sían los sos esclavos, tenemos por bien da-y los por tales, y concede-yos facultá por que como tales esclavos poder depués ferrar".[25]

Corona de Castiella (sacante'l reinu de Murcia)[editar | editar la fonte]

La orde d'espulsión de los moriscos de Andalucía foi fecha pública'l 10 de xineru de 1610 y nella apaecíen dos estremes respectu del decretu d'espulsión de los moriscos del Reinu de Valencia. La primera yera que los moriscos podíen vender tolos sos bienes muebles —los sos bienes raigaños pasaben a la Real Facienda— anque nun podíen sacar el so valor n'oru, plata, xoyes o lletres de cambéu, sinón en "mercadurías non prohibíes" que pagaríen los sos correspondientes derechos d'aduana, lo que yera presentáu como una amuesa de la benevolencia del rei, yá que, según el bandu, "pudiera xustamente mandar confiscar y aplicar a los mio facienda tolos bienes muebles y rayces de los dichos moriscos como bienes proditores de crime laesa Maxestá Divina y Humana". La segunda diferencia ye que s'obligaba a los padres a abandonar a los neños menores de siete años, nun siendo que fueren a tierra de cristianos, lo que determinó que munchos dieren un llargu rodiu per Francia o per Italia antes de llegar al norte d'África. Sicasí, munchos neños tuvieron que ser abandonaos polos padres que nun pudieron costearse tan llargu viaxe.[26]

Desembarco de los moriscos nel Puertu d'Orán, pintáu en 1613 por Vicente Mostre, Fundación Bancaja de Valencia.

Del reinu de Granada fueron espulsaos unos dos mil moriscos, los pocos que quedaron dempués de la deportación que siguió a la fracasada rebelión de les Alpujarras, anque dalgunos llograron quedase "yá atendiendo a esceiciones llegales [como los seises conocedores de la Real Facienda], y confundíos y entemecíos cola población cristiana vieya, y cola complicidá d'ésta, que nun sentía escontra ellos l'odiu que se manifestó n'otres rexones".[27] Nel reinu de Xaén los moriscos yeren más numberosos de resultes de qu'ellí fueren deportaos dellos miles de moriscos granadinos tres la rebelión de les Alpujarras. Lo mesmo asocedía nel reinu de Córdoba y nel reinu de Sevilla. Ente los trés totalizaron unos 30.000 moriscos que fueron embarcaos na so mayoría nos puertos de Málaga y Sevilla, teniendo qu'abonar los gastos del viaxe a los dueños de los barcos —que fixeron un bon negociu yá que-yos cobraron el doble de lo habitual—, "porque la Corona, que se diba a beneficiar col productu de les sos finques, nun tuvo siquier el xestu de pagar el costu de la operación".[28] Un cronista rellató más tarde:[29]

Toos lloraben y nun hubiera corazón que nun entenreciera en ver arrincar tantes cases y desterrar tantos cuitaos, cola considerancia de que diben munchos inocentes, como'l tiempu amosó.

La orde d'espulsión de los moriscos de Estremadura y de les dos Castillas, que yeren unos 45.000 —na so mayoría granadinos deportaos en 1571—, fíxose pública'l 10 de xunetu de 1610, pero yá dende finales de 1609 empezara una emigración bonal que foi afalada dende'l gobiernu por aciu una real cédula na que se dicía que yá que "los de dicha nación qu'habiten nos reinos de Castiella la Vieya, Nueva, Estremadura y el Llurdiu s'esmolieron y dieron ocasión a pensar que tienen gana de dise a vivir fora d'estos reinos, pos empezaron a disponer de les sos faciendes, vendiéndoles por muncho menos de lo que valen, y nun siendo la mio intención que nengún d'ellos viva nellos contra la so voluntá", dábase-yos llicencia por qu'en plazu de trenta díes vendieren los sos bienes muebles y sacar el productu en "mercadurías" o en dineru, anque nesti postreru caso la Real Facienda quedar cola metá. Amás señalábase-yos, ensin nomalo, que se dirixieren al Reinu de Francia, pasando per Burgos, onde pagaríen un derechu de salida, y cruciando la frontera por Irún. Los que salieron acoyéndose a esta real cédula facer en condiciones enforma meyores que los que fueron espulsaos tres la publicación de la orde de 10 de xunetu de 1610, que na so mayoría fueron embarcaos en Cartaxena camín d'Arxel.[30]

La espulsión de los moriscos de la Corona de Castiella foi una xera más trabayosa, yá que taben muncho más esvalixaos en siendo partíos en 1571 polos distintos reinos de la Corona dempués de la rebelión de les Alpujarras. Asina, en Castiella la espulsión duró trés años (de 1611 a 1614) y propúnxose qu'hasta la metá consiguieron safar la espulsión o consiguieron volver, permaneciendo n'España.

Reinu d'Aragón[editar | editar la fonte]

Nel Reinu d'Aragón los moriscos, unos 70.000, representaben un sestu de la población total y en munches zones, especialmente nes vegues de regadío del Ebro y los sos afluentes, onde yeren vasallos de señoríu, yeren mayoría. Calteníen males rellaciones cola población cristiana vieya, anque taben más asimilaos que los del Reinu de Valencia yá que nun falaben árabe y paez qu'ente ellos había más cristianos sinceros. Cuando conocieron la espulsión de los moriscos de Valencia y de Castiella empezaron los incidentes, l'abandonu de les sos xeres agrícoles y dellos malvendieron los sos bienes y emigraron al reinu de Francia.[31]

La espulsión de los moriscos (1894), de Gabriel Puig Roda.

El 18 d'abril de 1610 el rei Felipe III robló la orde d'espulsión, anque ésta nun se fixo pública hasta'l 29 de mayu, pa realizar de callao los preparativos de la mesma. Les condiciones de la espulsión yeren les mesmes que les del decretu del Reinu de Valencia del añu anterior. Según los rexistros oficiales 22.532 salieron del reinu polos pasos fronterizos pirenaicos y el restu, 38.286, embarcaron en Los Alfaques.[31] Pedro Aznar Cardona en Espulsión xustificada de los moriscos españoles y suma de les excelencies christianas del nuesu Rei D. Felipe Terceru deste nome (Huesca, 1612) rellató asina la salida de los moriscos aragoneses:[32]

N'orde de procesión desordenada, entemecíos los d'a pies colos d'a caballu, diendo unos ente otros, españando de dolor y de llárimes, llevando grande estrueldu y confusa vocería, cargaos de los sos fíos y muyeres, de los sos enfermos, vieyos y neños, llenos de polvu, sudando y carleando, los unos en carros, apertaos ellí coles sos persones, alhaxes y caxigalines; [...] Unos diben a cuerpu, rotos, desatacaos, calzaos con una esparteña y un zapatu, otros coles sos capes al pescuezu, otros colos sos fardelillos y otros con diversos envoltorios y llíos, toos saludando a los que los miraben diciéndo-yos: El Señor -yos ende guarde. Señores, queden con Dios.

Principáu de Cataluña[editar | editar la fonte]

La orde d'espulsión de los moriscos roblóse al empar que la del reinu d'Aragón, el 18 d'abril de 1610, pero la so repercusión foi mínima porque la población morisca del Principáu de Cataluña nun llegaba a los cinco o seis mil persones, y munches d'elles pudieron quedase gracies a los certificaos de bona conducta que-yos expedió'l obispu de Tortosa. Los del restu de Cataluña, especialmente los asitiaos nel cursu inferior del ríu Segre fueron espulsaos. La decisión del rei foi aplaudida polos consellers de la ciudá de Barcelona que-y unviaron una carta de felicitación "pola santa resolución qu'había tomáu".[33]

Reinu de Murcia[editar | editar la fonte]

La orde d'espulsión foi fecha pública'l 8 d'ochobre de 1610 y, en principiu, namái se refería a los moriscos granadinos que fueren deportaos ellí tres la Rebelión de les Alpujarras (1568-1571). Los demás, conocíos como los del valle de Ricote por habitar esa parte de la vega del ríu Segura, encomienda de la Orde de Santiago, quedaron salvaos por cuenta de los bonos informes de que se disponía sobre la so sincera conversión al cristianismu. Pero xustu un añu dempués, el 8 d'ochobre de 1611, Felipe III decretó la so espulsión y de los demás moriscos antiguos del reinu de Murcia, lo que llevantó numberoses protestes por ser consideraos auténticos cristianos. Los moriscos del valle de Ricote, amosaron el so refugu a esta orde realizando procesiones, penitencies, oraciones públiques y otres manifestaciones de piedá cristiana. La orde fuera aplazada, pero dos años dempués, n'ochobre de 1613, dar# en la espulsión de los 2 500 moriscos de Ricote xuntu col restu de los moriscos antiguos, que sumaron en total unos seis o siete mil. Fueron embarcaos en Cartaxena camín d'Italia y Francia. Los que fixeron escala en Baleares pidieron que-yos dexaren quedar se, pero'l virréi recibió instrucciones severes de la corte de Madrid por que nun lo dexara. Delles morisques pa evitar la espulsión casóse con cristianos vieyos.[34]

Ilustración del Quixote qu'amuesa l'alcuentru de Sancho Panza col moriscu Ricote

Como señalaron Domínguez Ortiz y Bernad Vincent, «tal rigor tuvo d'amenar yá entós reprobación de parte de munches persones que se preguntar cómo podíen significar un peligru pal Estáu aquellos probes restos de la minoría morisca, y con qué fundamentos teolóxicos podía espulsase a vasallos bautizaos que queríen vivir como cristianos. [...] Que Cervantes diera'l nome de Ricote al protagonista d'un célebre episodiu del Quixote nun puede ser una casualidá; reflexa l'efeutu que produció la fase final d'un fechu qu'apasionó a la opinión.»[35] Según Márquez Villanueva,Plantía:Ónde «el topónimu Ricote quedó dende entós revistíu d'un aura de fatalidá y puntu final [...] Cervantes quixo qu'el so noble personaxe fuera una alcordanza viva del postreru y tristísimo capítulu d'aquella espulsión que vía eponderar a la so alredor como una gloriosa fazaña».

Consecuencies[editar | editar la fonte]

Ver tamién: Diáspora morisca

Conocemos con bastante precisión el númberu de moriscos que fueron espulsaos gracies al estudiu de los rexistros oficiales que realizó l'historiador francés Henri Lapeyre (Géographie de l'Espagne morisque, París, 1959).[36] [37]

Valencia 117.464
Aragón 60.818
Cataluña 3.716
Castiella y Estremadura 44.625
Murcia 13.552
Andalucía occidental 29.939
Granada 2.026
TOTAL 270.140

Sicasí, el mesmu Lapeyre reconoz qu'estes cifres son incompletes no que se refier a Murcia y a Andalucía, polo qu'otru historiadores, como Antonio Domínguez Ortiz amplíen la cifra hasta les 300.000 persones.[36] Henry Kamen tamién da esa cifra de 300.000 espulsaos, d'una población peninsular envalorada en 320.000 moriscos.[38]

El Conseyu de Castiella evaluó la espulsión en 1619 y concluyó que nun tuviera efeutos económicos pal país. Esto ye ciertu pal reinu de Castiella, una y bones dellos estudiosos del fenómenu nun atoparon consecuencies económiques nos sectores onde la población morisca yera menos importante. Ello ye que el frayo demográficu nun podía comparase, nin de llueñe, al mediu millón de víctimes de la gran peste de 1598-1602, cinco veces más que'l númberu de moriscos espulsaos en dichu reino. Sicasí, nel Reinu de Valencia supunxo un abandonu de los campos y un vacíu en ciertos sectores al nun poder la población cristiana ocupar el gran espaciu dexáu pola numberosa población morisca. N'efeutu, envalórase que nel momentu de la espulsión un 33% de los habitantes del Reinu de Valencia yeren moriscos, y delles contornes del norte d'Alicante perdieron a práuticamente tola so población, que tantu nesta como n'otres zones foi necesariu reponer con incentivos a la repoblación dende otros puntos d'España.

La espulsión d'un 4% de la población puede paecer de poca importancia, pero hai que considerar que la población morisca yera una parte importante de la masa trabayador, pos nun constituyíen nobles, fidalgos, nin soldaos. Por tanto, esto supunxo una amenorga na recaldación d'impuestos, y pa les zones más afeutaes (Valencia y Aragón) tuvo unos efeutos despobladores que duraron décades y causaron un vacíu importante nel artesanáu, producción de teles, comerciu y trabayadores del campu. Munchos llabradores cristianos, amás, víen cómo les tierres dexaes pola población morisca pasaben a manos de la nobleza, que pretendía qu'el campesinado esplotar en cuenta de unos arriendos y condiciones abusives pa recuperar les sos “perdes” al curtiu plazu.

Per otra parte, la espulsión volvió más insegures les comunicaciones per tierra y mar: convirtió a dellos llabradores moriscos en bandoleros rebalbos abelugaos nos montes (los llamaos monfíes), cuando non n'aliaos y espíes de la piratería berberisca que yá nel sieglu XVI encabezaren Barbarroja y Dragut. Como entós, los descendientes d'estos corsarios berberiscos acoyeren a los emigraos de les guerres morisques y de la espulsión ente los sos homes usándolos pa infiltrarse nes mariñes mediterránees españoles y escalales regularmente (tamién les europees: de la capital d'Islandia llevar a 400 islandeses, inclusive muyeres y neños, que vendieron como esclavos)[39] y esti costume perduró mientres cerca d'un sieglu tamién dempués de la espulsión, de forma que la medrana a la "baxada del Turcu" aportó a un tópicu conversacional nel Sieglu d'Oru. Altea, Villajoyosa y Calpe fueron especialmente castigaes ente otros llugares.[40] Los trés mil moriscos de Hornachos, n'Estremadura, fueron espulsaos íntegramente y fundaron en Salé, al pie de Rabar, la República corsaria de Salé.[41] Ente los pirates moriscos españoles qu'escalaron la mariña española en busca de riqueces y esclavos pueden mentase, por casu, Alonso d'Aguilar, el "Joraique", el granadín Mama Arráez o Manuel de Guadiana.

Cronoloxía[editar | editar la fonte]

1525-26. Conversión per edictu de los moriscos d'Aragón y Valencia.

  • 1526. Rebelión de Espadán, na sierra del mesmu nome cerca de Segorbe, al sur de la provincia actual de Castellón.
  • 1562. Una xunta compuesta d'eclesiásticos, xuristes y miembros del Santu Oficiu prohibe a los granadinos l'usu de la llingua árabe.
  • 1563. Ordenar y executa el desarme de los moriscos valencianos.
  • 1569-70. Rebelión de les Alpujarras y guerres de Granada. Los moriscos alpujarreños son reasentados y tremaos per tierres de Castiella-La Vieya.
  • 1571, 7 d'ochobre. Batalla de Lepanto ganada pola Lliga Santa (1571), liderada per España contra'l Imperiu Otomanu.
  • 1575. Son desarmaos los moriscos aragoneses.
  • 1588-1595. Apaecen en Granada los falsos Chombos del Sacromonte y los manuscritos de la Torre Turpiana, intentu desesperáu d'un grupu de moriscos de legitimar la so estancia n'España.
  • 1609, 9 d'abril. El Duque de Lerma robla la espulsión de los moriscos de tolos reinos d'España.
  • 1609, 30 de setiembre. Empieza la espulsión de los moriscos valencianos.
  • 1609, el 20 d'ochobre produz una rebelión morisca contra la espulsión, pero los rebeldes son amenorgaos en payares.
  • 1610. Espulsar a los moriscos aragoneses.
  • 1610, setiembre. Espulsar a los moriscos catalanes.
  • 1611-1614. Espulsar a los moriscos de tierres de Castiella.

Vindicación posterior de los moriscos[editar | editar la fonte]

Yá antes de la espulsión esistía n'España un sentimientu de maurofilia afigurada na lliteratura al traviés de xéneros lliterarios como'l romance moriscu y la novela morisca; esta última cuenta de fechu con dos obres maestres: la Historia del Abencerraje y la formosa Jarifa y la Historia de Ozmín y Daraja. El cardenal Richelieu escribió nes sos memories que la espulsión de los moriscos constituyía "l'actu más bárbaru de la hestoria del home". Otra manera, Cervantes pon en boca d'un personaxe del Quixote, el moriscu Ricote, l'allabancia de la decisión de Felipe III "d'echar frutos venenosos d'España, yá llimpia, yá desentemangada de les medranes en que la nuesa ensame teníalo. ¡Heroicu resolución del gran Filipo Terceru, ya inaudita prudencia n'encargala al tal don Bernardino de Velasco!",[38][42] anque nesi pasaxe del llibru señalaba igualmente les consecuencies humanes de la espulsión de los moriscos. N'efeutu, Cervantes ta apuntando tamién al Valle de Ricote en Murcia, emporiu d'una población de moriscos que quedaren bien asimilaos tres sieglos de convivencia pacífica colos cristianos, como recuerden a propósito Vicente Lloréns y Francisco Márquez Villanueva: "Ricote yera lo mesmo que dicir tola crueldá inútil de la espulsión d'un españoles por otros españoles",[43] paecería suxurinos Cervantes ente llinies.[44]

Per otra parte, l'humanista judeoconverso y antiescolástico Pedro de Valencia, discípulu y testamentariu del hebraísta Benito Arias Montano, escribió col so Tratáu alrodiu de los moriscos d'España, inéditu hasta 1979, la defensa meyor argumentada de la causa de los expulsos —"El destierru ye pena grande y vien tocar a mayor númberu de persones y ente ellos a munchos neños inocentes y hai hemos propuestu como fundamentu firmísimo que nenguna cosa inxusta y con que Dios El nuesu Señor ofiéndese va ser útil y de bon sucesu pal reinu"—.[45] Igualmente, el Diálogu de consuelu pola espulsión de los moriscos (Pamplona, 1613) de Juan Ripol se singulariza por contener argumentaos dambos puntos de vista y sostener una dura crítica al procesu d'evanxelización y al despoblamientu y crisis económica que causó la midida.

La espulsión, pintada por Velázquez[editar | editar la fonte]

En 1627, la espulsión de los moriscos foi representada por Diego Velázquez en forma d'alegoría, nun gran cuadru que contribuyó a afitar al pintor sevillanu como artista importante na corte de Madrid. Esti cuadru realizar arriendes de una competición ente dellos pintores, de la cual Velázquez salió ganador. Desgraciadamente'l cuadru perder na quema del Alcázar de Madrid en 1734, y nun se conocen copies d'él; namái llegar descripciones, según les cualos Felipe III apaecía al pie de una matrona (personificación d'España) y un grupu de moriscos n'actitú de derrota.

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 198.
  2. Dadson, Trevor J. (2007). Los moriscos de Villarubia de los Ojos (sieglos XV-XVIII). Historia d'una minoría asimilada, espulsada y reintegrada. Iberoamericana–Vervuert. «Nos casos en que s'igualaba la llende del cincuenta per cientu foi práuticamente imposible espulsalos, yá que se topaben bien integraos cola masa de población cristiana en forma de matrimonios mistos qu'acoyíen a vieyos y enfermos y favorecíen el so regresu por que se volvieren a instalar. Hasta tres veces espulsar de Villarrubia y siempres tornaron: primero a Francia, dempués a Marruecos y depués en persona por el mesmu Conde de Salazar, quien yá non se fiaba nin de los sos propios servidores, pero siempres volvieron, inclusive a cuerpu, y el pueblu acoyer.»
  3. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 159.
  4. Anes y Álvarez de Castrillón, Gonzalo (2004). Los trés cultures. Real Academia d'Historiar, 48. «Tantu en Castiella como n'Aragón los mudéxares falaben corrientemente la llingua romance a fines de la Edá Media. Non asina en Valencia, que los sos musulmantes teníen contactos más continuos con Granada y el Magreb»
  5. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 160.
  6. Se, omniaque sua tam sacra, quam profana nobis tradiderunt, Elio Antonio de Nebrija, Guerra de Granada (De bellu Granatensi), ed., introducción y notes de María Luisa Apuertes. Madrid: UNED, 1990, pp. 98-99.
  7. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 164-165.
  8. 8,0 8,1 Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 166.
  9. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 160-161.
  10. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 167.
  11. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 170.
  12. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 170-171.
  13. Kamen, 2011, p. 219.
  14. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 173-175.
  15. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 161-162.
  16. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 171-172.
  17. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 247-248.
  18. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 179-180.
  19. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 180-181,185.
  20. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 181.
  21. 21,0 21,1 Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 182-183.
  22. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 186.
  23. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 184-185.
  24. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 183-184.
  25. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 185.
  26. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 186-187.
  27. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 188.
  28. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 188-190.
  29. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 189.
  30. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 191-192.
  31. 31,0 31,1 Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 194-195.
  32. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 196.
  33. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 196-197.
  34. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 197-199.
  35. Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, pp. 199-200.
  36. 36,0 36,1 Domínguez Ortiz y Vincent, 1993, p. 200.
  37. Lapeyre, Henri (2011). Geografía de la España morisca. Universitat de València, 218. ISBN 9788437084138.
  38. 38,0 38,1 Kamen, 2011, p. 220.
  39. Entrevista al historiador Bartolomé Benassar, en Ideal de Granada, 15 de mayu de 2009: Hubo moriscos que por rebeldía se fixeron pirates
  40. Incursiones y ataques más importantes.
  41. Javier Gómez, en El Mundo, 29 de payares de 2009, númberu 737: La república pirata de los 3000 moriscos estremeños
  42. Cervantes (1850), pp. 640-641
  43. Vide. Francisco Márquez Villanueva, Personaxes y temes del Quixote. Madrid: Taurus, 1975, p. 256 y tamién el so El problema moriscu (dende otres fasteres). Madrid: Llibertaries, 1991 y Moros, moriscos y turcos de Cervantes. Barcelona: Edicions Bellaterra, 2010. Tocantes a Vicente Lloréns, Historia y ficción nel Quixote. Palma de Mallorca: Papeles de Son Armadans, 1963.
  44. Francisco Márquez Villanueva recuerda que la diatriba antimorisca de frai Marcos de Guadalaxara y Javier titúlase, bien acorde, Prodición y destierru de los moros de Castiella hasta'l valle de Ricote (Pamplona, 1614).
  45. Kamen, 2011, p. 221.

Bibliografía[editar | editar la fonte]

  • Cervantes Saavedra (1850). L'atélite Fidalgu Don Quixote de la Mancha: Cola vida de Cervantes. París: Baudry.
  • Caru Baroja (2000). Los moriscos del Reinu de Granada. Ensayu d'hestoria social, 5ª, Itsmo. ISBN 84-7090-076-5.
  • Manuel Barrio Aguilera, La convivencia negada. Historia de los moriscos del Reinu de Granada, (Comares, 2008, 2ª ed.)
  • Benítez Sánchez-Blanco, Rafael, Heroiques decisiones: La Monarquía Católica y los moriscos valencianos, (Institució Alfons el Magnànim, Valencia, 2001).
  • Govert Westerveld, “Blanca, «El Ricote de Don Quixote». Espulsión y regresu de los Moriscos del Últimu Enclave Islámicu más grande d'España”. Prólogu de Francisco Márquez Villanueva. (Blanca, 2001).
  • Bernabé Pons, Luis F., Los moriscos: conflictu, espulsión y diáspora, Tabayón, Madrid, 2009.
  •  Boeglin, Michel, Ente la Cruz y el Corán. Los moriscos en Sevilla (1570-1613), (Institutu Cultural de les Artes de Sevilla, Sevilla, 2010).
  • Candau Chacón, María L. Los moriscos nel espeyu del tiempu. (Universidá d'Huelva. Huelva, 1997).
  • (1993) Historia de los moriscos. Vida y traxedia d'una minoría. Alianza Editorial. ISBN 84-206-2415-2.
  • Mikel de Epalza, Los moriscos antes y dempués de la espulsión (Mapfre, 1992)
  • Kamen, Henry (2011). La Inquisición Española. Una revisión histórica, 3ª, Crítica. ISBN 978-84-9892-198-4.
  • Francisco Márquez Villanueva, El problema moriscu dende otres fasteres (Llibertaries)
  • Govert Westerveld, “Miguel de Cervantes Saavedra, Ana Félix y el moriscu Ricote del Valle de Ricote en "Don Quixote II" del añu 1615. (capítulos 54, 55, 63, 64 y 65)”, Academia d'Estudios Humanísticos de Blanca (Valle de Ricote), 2007.
  • Bernard Vincent, El ríu moriscu (Valencia: Universidá de Valencia, 2006)
  • Ildefonso Falcones, "La Mano de Fátima" novela histórica" (GRIJALBO 2009)
  • Antonio Moliner Prada, Manuel Barrio Aguilera, Rafael Benítez Sánchez-Blanco, Dolors Bramon Planes, Miguel Ángel de Bunes Ibarra, Mª Luisa Candau Chacón, Eugenio Ciscar Pallarés, Gregorio Coles Latorre, Ignasi Fernández Terricabras, José Mª Perceval, Valeriano Sánchez Ramos, Eliseo Serrano Martín, La espulsión de los Moriscos (Nabla Ediciones 2009) ISBN 978-84-92461-38-7
  • Gregorio Marañón, Espulsión y diáspora de los moriscos españoles. (Santillana Ediciones, 2004) ISBN 84-306-0550-9

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Enllaces esternos[editar | editar la fonte]




Expulsión de los moriscos