Cueva de Altamira

De Wikipedia
Saltar a: navegación, buscar
Vista xeneral dela Sala de los Polícromos
Bisonte del panel principal.

La cueva de Altamira ye un cuévanu natural na roca na que se caltien unu de los ciclos pictóricu y artísticu más importantes de la prehistoria.[1] Ta asitiada nel conceyu español de Santillana del Mar, Cantabria, a unos dos kilómetros del centru urbanu, nun prau del que tomó'l nome.

Dende'l so descubrimientu en 1868 por Modestu Cubillas y el so posterior estudiu por Marcelino Sanz de Sautuola foi escavada y estudiada polos principales prehistoriadores de caúna de les dómines una vegada que foi almitida la so pertenencia al Paleolíticu.

Les pintures y grabaos de la cueva pertenecen a los períodos Magdaleniense y Solutrense principalmente y, dellos otros, al Gravetiense y al empiezu del Auriñaciense, esto postreru según pruebes utilizando series d'uraniu. D'esta forma puede asegurase que la cueva foi utilizada mientres dellos periodos, sumando 22 000 años d'ocupación, dende fai unos 35 600 hasta fai 13 000 años, cuando la entrada principal de la cueva quedó sellada por un derrumbe, toos dientro del Paleolíticu cimeru.[2][3]

L'estilu de gran parte de les sos obres enmarcar na denominada «escuela francu-cantábrica», caracterizada pol realismu de les figures representaes. Contien pintures polícromas, grabaos, pintures negres, coloraes y ocres que representen animales, figures antropomorfas, dibuxos astractos y non figurativos.

Tocantes a el so techu de los polícromos recibió calificativos como «Capiya Sixtina» del arte rupestre;[4][5][6] «...la manifestación más estraordinaria d'esti arte paleolítico...»[7] «... la primer cueva decorada que s'afayó y que continua siendo la más arrogante»[8] y «...si la pintura rupestre paleolítica ye l'exemplu d'una gran capacidá artística, la cueva de Altamira representa la so obra más sobresaliente»[9] indíquennos la gran calidá y guapura del trabayu del home magdaleniense nesta cortil.

Foi declarada Patrimoniu de la Humanidá pola Unesco en 1985.[10] Nel añu 2008 fíxose una estensión de la nominación a otres 17 cueves del País Vascu, Asturies y la mesma Cantabria, pasándose a llamar el conxuntu «Cueva de Altamira y arte rupestre paleolíticu del norte d'España».[4][11]

Hestoria del descubrimientu y reconocencia[editar | editar la fonte]

La cueva de Altamira foi afayada en 1868 por un teyeru asturianu llamáu Modestu Cubillas (Modestu Cobielles Pérez, asina figura na so partida de nacencia, de 15 de xunu de 1820,[12]) quien diendo de caza atopó la entrada al intentar lliberar al so perru, que taba atrapáu ente los resquiebros d'unes roques por escorrer a una presa.[13] Naquel momentu, la noticia del descubrimientu d'una cueva nun tuvo la menor transcendencia ente'l vecinderu de la zona, yá que ye un terrén kárstico, caracterizáu por tener yá miles de covarones, polo que'l descubrimientu d'una más nun supunxo nenguna novedá.[14]

María esclamó al ver les pintures: ¡Mira, pá, gües!.[15]

Modestu comunicar a Marcelino Sanz de Sautuola, ricu propietariu local y «pixín aficionáu» a la paleontoloxía,[nb 1] de que la so finca yera aparceru; sicasí, ésti nun la visitó hasta siquier 1875, y bien probablemente en 1876.[nb 2] Esisten discrepancies na fecha concreta de la primer visita de Sautuola a Altamira. Nun hai referencies directes sinón indireutes deducíes de los testos del propiu Sautuola o a partir de terceros. García Guinea da por cierta la fecha de 1876.(García Guinea, 1979, p. 15)

Percorrer na so totalidá y reconoció dellos signos astractos, como rayes negres repitíes, a les que nun dio nenguna importancia por non considerales obra humana. Trés o cuatro año dempués, nel branu de 1879, volvió Sautuola per segunda vegada a Altamira, nesta ocasión acompañáu pola so fía María Sanz de Sautuola y Escalante, de 8 años d'edá [17] Tenía interés en escavar la entrada de la cueva coles mires d'atopar dellos restos de güesos y xiles, como los oxetos que viera na Esposición Universal de París en 1878.[18][nb 3]

El descubrimientu realizar, en realidá, la neña. Mientres el so padre permanecía na boca del covarón, ella enfusó hasta llegar a una sala llateral. Ellí vio unes pintures nel techu y corrió a dici-y lo al so padre. Sautuola quedó sosprendíu al contemplar el grandiosu conxuntu de pintures d'aquellos estraños animales que cubríen la casi totalidá de la bóveda.[14]

Al añu siguiente, 1880, Sautuola publicó un curtiu opúsculo tituláu Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander. Nél sostenía l'orixe prehistóricu de les pintures ya incluyía una reproducción gráfica. Espunxo'l so tesis al Catedráticu d'universidá caderalgu de Xeoloxía de la Universidá de Madrid, Juan Vilanova, que la adoptó como propia. Magar tou, la opinión de Sautuola nun foi aceptada polos franceses Cartailhac, Mortillet y Harlé, los científicos más espertos n'estudios prehistóricos y paleontolóxicos n'Europa.[19][20]

Descripción de la cueva[editar | editar la fonte]

Situada en el lateral de una pequeña colina calcárea de origen pliocénico, con la entrada a 156 msnm y a unos 120 metros de elevación sobre el río Saja, que pasa a unos dos kilómetros.[21] Na dómina de les pintures de la Gran sala, la cueva atoparíase 8 o 10 km más al interior que na actualidá, que ta a 5 km, una y bones el Cantábricu tenía un nivel inferior.[9][22] Esta situación tuvo de ser privilexada pa el cazadores yá que-yos dexaba apoderar un estensu terrén y disponer d'abelugu de forma simultánea.[23]

Fai unos 13 000 años, a finales del Magdaleniense, la entrada de la cueva derrumbóse sellando la entrada, lo que dexó'l caltenimientu de les sos pintures y grabaos y del xacimientu arqueolóxicu en sí.[24][25]

La cueva de Altamira ye relativamente pequena, solo tien 270 metros de llargor. Presenta una estructura senciella formada por una galería con escases ramificaciones y termina nuna llarga galería estrecha y de mal percorríu.[26]

La temperatura y la mugor del aire na Gran sala de la cueva caltiénense más o menos constantes a lo llargo de too l'añu como pudieron comprobar Breuil y Obermaier coles sos midíes con rangos de valores de 13,5-14,5 ºC y 94-97 % respectivamente.[27]

L'estudiu de la composición de la roca realizóse gracies a que les autoridaes españoles apurrieron un cachu del techu de la cueva na década del 1960 al Dr. Pietsch por que la analizara y de esa forma pudo reproducir la mesma pa los retruques que darréu s'allugaríen nel Muséu Arqueolóxicu Nacional de España en Madrid y nel Deutsches Museum de Múnich. L'analís indicaba:

Cquote1.svg «Tratar d'una consistente piedra caliar compacta y finamente cristalizada, de color mariellu parduzu uniforme; delles zones irregulares de color mariellu parduzu intensu qu'asemeyen llurdios componer de calcita que contien siderita. Amás apaecen otres zones...»
Pietsch, 1964, pp. 61-62Cquote2.svg

Na escavaciones identificáronse, siquier, cinco derrumbes importantes de la cueva: unu presolutrense, anterior a la ocupación solutrense, cuando asocedió'l siguiente, anterior d'unu que coincide col xacimientu magdaleniense, y dos más que dexaron bloques sobre la capa estalagmítica, que s'había atopáu sobre dichu xacimientu, y que fueron, bien probablemente, primero que terminara'l Pleistocenu (fai unos 12 000 años). Derrumbes menores siguieron, unu tuvo a puntu de mancar a Obermaier mientres les sos escavaciones de la década del 1920.[28]

Anguaño defínense delles zones, que magar non toes tienen nome propios consensuaos méntense davezu como: antepar, Anguaño defínense delles zones, que magar non toes tienen nome propios consensuaos méntense davezu como: antepar, «Gran sala de los polícromos», gran sala de los tectiformes, galería, sala del bisonte negru, «Sala de la hoya» (sala previa a lo cabero de caballu), y «Cola de caballou».[29]

Descripción de les obres[editar | editar la fonte]

Planu de la cueva. La numberación de les sales y galeríes o pasadizos coincide cola qu'utilizaron y publicaron Breuil y Obermaier.[30] Les principales son:
I - Sala de los polícromos, Gran sala;
III - Sala de los tectiformes;
IX - Sala de la Hoya;
X - Cola de Caballo.
Reproducción de la «Gran venada», so la so cabeza un pequenu bisonte en negru

L'o los artistes de la cueva de Altamira dieron solución a dellos de los problemes técnicos que la representación plástica tuvo dende los sos oríxenes nel Paleolíticu, tales fueron el realismu anatómicu, el volumen, el movimientu y la policromía.

P'asitiar les obres síguese lliteralmente la nomenclatura qu'utilizaron Breuil y Obermaier na so obra La Cueva de Altamira en Santillana del Mar (1935),[31] magar s'incluyeron dalgunes que nun fueron vistes hasta tiempu dempués. Nun se fai una descripción detallada de tolos elementos atopaos, que sumaríen cientos, sinón d'aquellos más visibles o significativos pola so dómina, calidá técnica, orixinalidá, etc. Hai que tener en cuenta que por cuenta de la naturaleza del mediu y al tipu d'obres que se realizaben (grabaos, pintures sobre grabaos, pintures superpuestes, etc.) inda na primer década del sieglu XXI siguíen afayándose nuevos trabayos.[32] Leroi-Gourhan realizó una catalogación qu'intenta estremar los dibuxos y grabaos atendiendo a conteníu, tres tipo d'elementos: animales, ideomorfos y antropomorfos. Na cueva de Altamira atópense representaos los trés.[4]

L'animal más representáu ye'l bisonte. Hai dieciséis exemplares polícromos y unu en negru, de diversos tamaños, postures y técniques pictóriques, once d'ellos de pies, otros baltaos o recostados, estáticos y en movimientu nel llau esquierdu,[33] con tamaños que bazcuyen ente 1,40 y 1,80 m. Delles teoríes indiquen la posibilidá que los bisontes en posición de reposu realmente sían animales mancaos o muertos, o a cencielles bisontes valtar nel polvu.[34] Nos años d'estudiu de la cueva por Múzquiz pa poder realizar les copies del techu de la cueva afayó la esistencia de decenes de grabaos de caballos que se debieron realizar por un únicu autor y antes de los polícromos, una y bones estos atópense superpuestos.[32] Al pie de estos exemplares de bisontes y caballos atopar al pie de venaos, jabalíes y signos tectiformes.[35]

Notes[editar | editar la fonte]

  1. Asina se autodefine na so obra Curties apuntes sobre dellos oxetos prehistóricos de la provincia de Santander, según indícanos García Guinea [16]
  2. Esisten discrepancies na fecha concreta de la primer visita de Sautuola a Altamira. Nun hai referencies directes sinón indireutes deducíes de los testos del propiu Sautuola o a partir de terceros. García Guinea da por cierta la fecha de 1876.(García Guinea, 1979, p. 15).
  3. Asina lo cunta'l mesmu Sautuola nel so Curtios apuntes sobre dellos oxetos prehistóricos de la provincia de Santander, según indícanos Almagro(Almagro Basch, 1969, pp. 104-105): aguiyáu pola so afición a estos estudios y escitáu bien principalmente poles numberoses y percurioses colecciones d'oxetos prehistóricos que tuvi'l gustu de contemplar repitíes vegaes mientres la Esposición Universal de París de 1878]].(Sanz de Sautoula, 1880)

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. Coma-Cros, D. y Tello, A., 2006, p. 97.
  2. Pike et al., 2012, p. 1410
  3. García Guinea, 1979, p. 100.
  4. 4,0 4,1 4,2 Blas, L. et al. (realización), 1999, p. 37
  5. Múzquiz Pérez-Seoane y Saura, 1999, p. 84
  6. García Guinea, 1975, p. 13.
  7. Breuil y Obermaier, 1984, p. 35.
  8. Coma-Cros, D. y Tello, A., 2006, p. 57
  9. 9,0 9,1 Múzquiz Pérez-Seoane y Saura, 1999, p. 86
  10. Ministerio de Cultura. «Cueva de Altamira». Museo de Altamira. Consultáu'l 26 de abril de 2012.
  11. El Diario Montañés (8 de julio de 2008). «La Unesco cataloga como Patrimonio de la Humanidad nueve cuevas cántabras» (HTML). eldiariomontanes.es (editorial Cantabria Interactiva S.L. (Grupo Vocento)). http://www.eldiariomontanes.es/20080708/cantabria/unesco-cataloga-como-patrimonio-20080708.html. Consultáu el 26 de abril de 2012. 
  12. B. Madariaga de la Campa, Sanz de Sautuola y el descubrimiento de Altamira. Consideraciones sobre las pinturas, Fundación Marcelino Botín, Santander, 2000, pp. 21-22
  13. García Guinea, 1975, p. 14.
  14. 14,0 14,1 García Guinea, 1979, pp. 14-15
  15. García Guinea, 1979, p. 15
  16. García Guinea, 1979, p. 27.
  17. Pal so nome, dacuando alteriáu nes fontes, vease "Los fundadores", Fundación Botín, Santander. Nacida en 1871, finó en 1946, tres entroncar en 1898 por matrimoniu colos Botín, cf. A. de Ceballos-Escalera y Gila, "Notas para la historia de la plutocracia hispana: bosquejo genealógico de la familia Botín y noticia del marquesado de O’Shea", Cuadernos de Ayala 40, oct.-dic. 2009, pp. 9 ss., espec. 18 (con errata "1841" por "1871"). Yera nieta per llinia materna (Escalante y Prieto) del recién alcalde de Santander Cornelio de Escalante y Aguirre.
  18. García Guinea, 1979, pp. 16-18
  19. El Marqués de Cerralbo, 1909, pp. 443-449.
  20. García Guinea, 1979, pp. 20-26.
  21. Álvarez Fernández, 2001, pp. 167-168.
  22. Múzquiz Pérez-Seoane, 1988, pp. 168-169.
  23. Fullola Pericot, 2002, p. 70.
  24. Fullola Pericot, 2002, p. 63.
  25. Lasheras et al., 2005/2006, p. 156
  26. García Guinea, 1975, p. 10
  27. Breuil y Obermaier, 1984, p. 20.
  28. González Echegaray y Freeman, 1996, p. 250, 254
  29. Coma-Cros, D. y Tello, A., 2006, p. 103.
  30. Breuil y Obermaier, 1984, p. 21.
  31. Pa les descripciones de les principales obres del Gran techu de la Sala de les Pintures ver Breuil y Obermaier, 1984, pp. 35-64 (llámines III a XLIX en Breuil y Obermaier, 1984, pp. 222-276) y pal restu de sales y corredores Breuil y Obermaier, 1984, pp. 27-33 (llámines L a LI en Breuil y Obermaier, 1984, pp. 277-279)
  32. 32,0 32,1 Fernández, 2007, p. 24
  33. García Guinea, 1979, pp. 62-63
  34. Leroi-Gourhan, 1983, p. 40.
  35. Leroi-Gourhan, 1983, p. 71.

Bibliografía[editar | editar la fonte]

  • Breuil H. y Obermaier H. (1984). La Cueva de Altamira en Santillana del Mar. El Viso.
  • Coma-Cros, D. y Tello, A. (2006). Historia del Arte. Prehistoria. África negra. Oceanía. Salvat. ISBN 84-471-0322-6.
  • Fullola Pericot, Josep Maria (2002). en García de Cortazar y Ruiz de Aguirre, Fernando (Director): Nueva Historia de España. La Historia en su lugar. Tomo 1: Los albores de la Historia (desde los orígenes hasta el siglo III e.C.). Planeta. ISBN 84-08-46576-7.
  • García Guinea, Miguel Ángel (1975). Altamira y el arte prehistórico de las cuevas de Santander. Patronato de la Cuevas Prehistóricas de Santander. Dirección General del Patronato Artístico y Cultural. ISBN 84-400-8797-7.
  • García Guinea, Miguel Ángel (1979). Altamira y otras cuevas de Cantabria. Sílex Ediciones. ISBN 84-85041-34-8.
  • González Echegaray, Joaquín y Freeman, Leslie Gordon (1996). en Moure Romanillo, Alfonso: "El hombre fósil" 80 años después: volumen conmemorativo del 50 aniversario de la muerte de Hugo Obermaier. Universidad de Cantabria. ISBN 9788481021394.
  • Leroi-Gourhan, André (1983). Los primeros artistas de Europa. Introducción al arte parietal paleolítico. Ediciones Encuentro. ISBN 84-7490-082-4.
  • Múzquiz Pérez-Seoane, Matilde (1988). Análisis artístico de las pinturas rupestres del gran techo de la cueva de Altamira: materiales y técnicas: comparación con otras muestras de arte rupestre. Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Bellas Artes. ISBN 978-84-669-3025-3.
  • Múzquiz Pérez-Seoane, Matilde y Saura, Pedro (junio 1999). «Los secretos de Altamira». Newton Siglo XXI 2 (14):  pp. 84-92. 
  • Pietsch, Erich (1964). Altamira y la prehistoria de la tecnología química. Patronato de Investigación Científica y Técnica “Juan de la Cierva” - (C.S.I.C.). Depósito legal: M. 9.345.-1964.