Conquista de les islles Canaries

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta

La conquista de les islles Canaries per parte de la Corona de Castiella llevar a cabu ente 1402 (cola conquista de Lanzarote) y 1496 (cola conquista de Tenerife). Pueden estremase dos periodos nesti procesu: la Conquista señorial, llevada a cabu pola nobleza en cuenta de un pactu de vasallaxe, y la Conquista realenga, llevada a cabu direutamente pola Corona, mientres el reináu de los Reis Católicos.

Antecedentes[editar | editar la fonte]

Escudo d'armes del Reinu de les Islles Canaries, perteneciente a la Corona de Castiella.

Los contactos calteníos mientres l'Antigüedá clásica ente'l mundu mediterraneu y Canaries, quedaron atayaos a partir de la decadencia y posterior cayida del Imperiu romanu d'Occidente. Eso nun quier dicir que les islles permanecieren nun absolutu aislamientu del esterior o que nun se tuviera dalguna información sobre elles. Mientres la Edá Media, les primeres informaciones sobre les islles Canaries apurrir fontes árabes que se refieren a islles atlántiques que bien pudieren ser les Canaries. Lo que sí paez evidente ye qu'esta conocencia nun supón una alteración del aislamientu cultural de los aboríxenes.

A partir de finales del sieglu XIII, menudean les visites d'europeos al archipiélagu. Les razones d'esti redescubrimientu fueron:

  • Motivos ideolóxicos y políticos: les monarquíes del sur d'Europa taben nuna fase espansiva. Nel casu de los reinos de la península ibérica, la espansión territorial, respondía a la dinámica de llucha y reconquista frente a los musulmanes. Polo tanto la espansión territorial supónía'l reforzamientu del poder real, trescaláu tou por un espíritu de cruzada en defensa del cristianismu.

La primer visita documentada foi la de Lanceloto Malocello que, en 1312 establecer en Lanzarote, permaneciendo nella mientres cuasi venti años.

Dempués d'esta visita, la conocencia que se tien n'Europa sobre les Islles aumenta. La información apurrida polos primeres visitantes y la documentación cartográfica, especialmente'l Atles Catalán enantes señaláu, facilitó les arribaes, unes, les menos, tuvieron un calter misioneru, como foi l'establecimientu d'una comunidá franciscana en Telde ente 1350 y 1391, pero otres, la mayoría tuvieron un calter económicu, básicamente la captura d'esclavos pa ser vendíos nos mercaos europeos.

Nel sieglu XIV compiten pol control de Canaries xenoveses, aragoneses, castellanos y portugueses. Nel sieglu siguiente esta competencia quedó amenorgada a Castiella y Portugal.

La conquista de Canaries[editar | editar la fonte]

Jean de Béthencourt.

La conquista de Canaries llevar a cabu ente 1402 y 1496. Nun foi una conquista senciella no militar, dada la resistencia aborixe en delles islles. Tampoco lo foi no político, yá que confluyeron los intereses particulares de la nobleza (empeñada en fortalecer la so poder económicu y políticu por aciu l'adquisición de les islles) y los estaos, particularmente Castiella, en plena fase d'espansión territorial y nun procesu de fortalecimientu de Coronar frente a la nobleza.

Pal so estudiu, los historiadores estremen dos periodos na conquista de Canaries:

  • Conquista señorial. Conocer con esti nome a la conquista llevada a cabu pola nobleza, en beneficiu propiu y ensin una participación direuta de la Corona, qu'otorga'l derechu de conquista en cuenta de un pactu de vasallaxe del noble conquistador escontra la Corona. Vamos Estremar dientro d'ella la conocida como Conquista Betancuriana o Normanda, llevada a cabu por Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle ente 1402 y 1405 y qu'afectó a les islles de Lanzarote, El Hierro y Fuerteventura. La otra fase conozse como Conquista Señorial castellana, llevada a cabu por nobles castellanos que s'apoderaron, por aciu compres, cesiones y matrimonios, de les primeres islles conquistaes ya incorporaron la islla de La Gomera escontra 1450.
  • Conquista realenga. Esti términu define a la conquista llevada a cabu direutamente pola corona de Castiella, mientres el reináu de los Reis Católicos quien armaron y en parte financiaron la conquista de les islles que faltaben por apoderar: Gran Canaria, La Palma y Tenerife. Nel añu 1496, llegó la conquista al so fin col dominiu de la islla de Tenerife, integrándose l'Archipiélagu Canariu na Corona de Castiella. La conquista realenga tuvo llugar ente 1478 y 1496.

La conquista betancuriana[editar | editar la fonte]

Jean de Bethencourt, barón normandu (de Grainvile -y Teinturière) y Gadifer de la Salle, natural del Poitou y senescal de Bigorre, protagonizaron la primer etapa de la conquista. Los motivos son básicamente económicos: Bethencourt tenía factoríes testiles y tintoreríes y Canaries ufiertába-y productos tintóreos: la orchilla. Ente que el potevino Gadifer allampaba consiguir un Señoríu nes islles.

Le Canarien.

Bethencourt cuntaba con importantes sofitos políticos na corte del rei Enrique III de Castiella. Un pariente so, Rubín de Braquemont, llogró del rei'l derechu de conquista de les islles Canaries pal noble normandu. Bethencourt, en cuenta de el llogru de los derechos de conquista convertir en vasallu del rei castellanu. Rubín de Braquemont apurrió una importante suma de dineru a la empresa conquistadora. La narración de la conquista betancuriana quedó recoyida na crónica conocida por Le Canarien, arrexuntada polos clérigos Pierre Bontier y Jean -y Verrier, anque tresformada en dos versiones posteriores, una de Gadifer de la Salle (la que paez más fidedigna) y otra del sobrín de Bethencourt, Jean V de Bethencourt.

Conquista de Lanzarote[editar | editar la fonte]

Procedente de La Rochelle, y dempués de faer escales en Galicia y Cádiz, la espedición normanda llega a Lanzarote nel branu de 1402. La imposibilidá humana y material d'aguantar, favoreció la rindición de Guadarfia y los Mahos (nativos de la islla). Los europeos (mayormente gasconos y potevinos, con dellos normandos) establecer nel sur de la islla, onde construyeron un fortín (denomináu Rubicón) y fundaron l'obispáu de San Marcial de Rubicón. Dende ellí intentaron l'asaltu de Fuerteventura.

Conquista de Fuerteventura[editar | editar la fonte]

Ente 1402 y 1405, la llarga duración nun se debió tantu a la resistencia de los isleños, como a les dificultaes y divisiones internes ente los dos capitanes de la conquista. La fame y la falta de recursos obligaron a la espedición a replegase escontra Lanzarote. Jean de Bethencourt viaxó a Castiella en busca de socorros. Ellí llogró del rei Enrique III los medios necesarios y la confirmación de los sos derechos esclusivos sobre les islles por conquistar, marxinando a Gadifer.

Mientres l'ausencia de Bethencourt, Gadifer tuvo que faer frente a la doble rebelión d'un sector de los sos homes empobinaos por Bertín de Berneval, que reiniciaren la captura d'esclavos, y de los aboríxenes de Lanzarote, que s'aguantaben a tales práutiques.[1] Pacificada la islla escontra 1404, se reemprendió la conquista de Fuerteventura a lo llargo d'aquel añu, pero los dos comandantes actuaron por separáu, fortificando cada unu la so propia zona de dominiu (castiellu de Ricu Roque y Valtarajal). En 1405 remató la conquista cola sumisión de los reis de la islla. Nuna fecha non determinada Gadifer abandonó la islla y tornó a Francia a defender los sos derechos, pero yá nun va tornar a les islles.

Tres la conquista, Bethencourt, dueñu absolutu de les islles, va colar a Normandía en busca de colonos y nuevos recursos pa siguir la conquista del restu de les islles.

Conquista d'El Hierro[editar | editar la fonte]

Tuvo llugar a fines de 1405. Nun hubo resistencia per parte de la escasa población aborixe qu'en gran parte foi vendida como esclava, repoblándose la islla con colonos normandos y castellanos.

Bethencourt permaneció nes islles hasta 1412, fecha na que retornó definitivamente a los sos dominios de Normandía, dexando al mandu de les sos posesiones insulares al so pariente Maciot. Contrariamente a lo que se cree, Maciot nun yera sobrín de Béthencourt. El so únicu sobrín (fíu del so hermanu Regnault) llamóse Jehan V de Béthencourt, y nunca tuvo en Canaries. Maciot yera, presumiblemente, un pariente alloñáu.

La conquista señorial castellana[editar | editar la fonte]

La etapa betancuriana remató en 1418, cuando Maciot vendió los sos dominios y los derechos de conquista sobre'l restu de les islles al conde de Borrina. A partir d'esti momentu la intervención de la corona castellana acentuóse. Ente 1418 y 1445 les islles tuvieron sometíes a permutes y divisiones. Finalmente Hernán Peraza “el Viejo” y los sos fíos, Guillén Peraza, fináu nun asaltu a la islla de La Palma (de que la so muerte quedó una emotiva endecha), y Inés Peraza, quedar coles islles conquistaes y colos derechos de conquista de les que faltaben. Tres la muerte del so hermanu, Inés y el so home Diego García d'Herrera convertir nos únicos señores de les islles hasta 1477, fecha na que vencen La Gomera al so fíu Hernán Peraza “el Mozu”, y los derechos de conquista de La Palma, Gran Canaria y Tenerife a la Corona de Castiella.

Mientres esta etapa integrar al señoríu de los Peraza-Herrera la islla de La Gomera, que nun foi conquistada militarmente sinón incorporada por aciu alcuerdu de Hernán Peraza “el Viejo” con dalgunos de los bandos aboríxenes insulares qu'aceptaron l'autoridá del castellán. El dominiu de la islla, sicasí, nun tuvo exentu de revueltes frutu de les arbitrariedaes de los señores de la islla colos gomeros. La postrera d'esti periodu y principal, conocida como la Rebelión de los Gomeros, en 1488, provocó la muerte del señor de la islla, Hernán Peraza, que la so viuda, Beatriz de Bobadilla y Ulloa tuvo que solicitar ayuda a Pedro de Vera, conquistador de Gran Canaria, pa encalorar la rebelión. La represión posterior provocó la muerte de dos centenares de rebeldes y la vienta como esclavos d'otros tantos nos mercaos peninsulares.

La conquista realenga[editar | editar la fonte]

El segundu periodu de la conquista de Canaries presenta les siguientes carauterístiques que la diferencia del periodu anterior:

  • Dirixir y armó la Corona castellanu-aragonesa de los Reis Católicos.
  • El financiamientu de la empresa corrió por cuenta de la Corona y de particulares comenenciudos na esplotación económica de los recursos de la islla.
  • Afectó a les islles de Gran Canaria, La Palma y Tenerife, les más poblaes y les qu'ufiertaben meyores perspeutives económiques.
  • Nos trés islles, los aboríxenes amosaron una clara y enllargada resistencia a la conquista.

Conquista de Gran Canaria (1478-1483)[editar | editar la fonte]

División de Gran Canaria nel momentu de la conquista (Verde escuru-Guanartemato de Gáldar, Verde claru-Guanartemato de Telde)

Podemos estremar tres etapes na conquista de Gran Canaria:

a) Etapa inicial, xunu-avientu de 1478. El 24 de xunu de 1478, desembarcó en La Isleta (al nordeste de la islla), la espedición mandada por Juan Rejón y el deán Bermúdez, representante del obispu del Rubicón, Juan de Fríes, unu de los financiadores de la conquista. Esi día, xunto a Guiniguada, fundóse'l Real de Les Palmes. Pocos díes más tarde tuvo llugar nes proximidaes del Real el primer enfrentamientu nel que los isleños fueron derrotaos. Esta victoria inicial apurrió-yos a los castellanos el control de la esquina nordés de la isla.

b) Resistencia aborixe y divisiones castellanes, dende finales de 1478 hasta 1481. La resistencia aborixe nel interior montascosu de la isla, la falta d'homes y medios materiales y les desavenencies internes nel bandu conquistador, constitúin les principales marques d'esti periodu. Mientres esta etapa, Juan Rejón foi destituyíu por orde de los Reis Católicos. El so llugar ocupar Pedro Fernández de Algaba, que foi darréu executáu por orde del destituyíu Rejón. El nomamientu de Pedro de Vera como nuevu gobernador de la islla y la detención de Juan Rejón, punxo fin a los conflictos internos que s'enllargaren hasta 1481.

c) Final de la resistencia aborixe y conquista de la islla, 1481-1483. Pedro de Vera, agora xefe indiscutido de los castellanos, reemprendió la conquista del interior de la islla y el guanartemato de Gáldar. Prodúcense les victories castellanes na Batalla de Arucas na que cai'l líder aborixe, Doramas. En 1482 Hernán Peraza intervieno na conquista de Gran Canaria, con un numberosu contingente de gomeros. La captura de Tenesor Semidán, guanarteme de Gáldar, per parte d'Alonso Fernández de Llugo y Hernán Peraza, va ser un factor decisivu pa la culminación de la conquista. Tenesor Semidán foi unviáu a Castiella, onde s'entrevistó colos Reis y foi bautizáu col nome de Fernando Guanarteme;[2][3] convertir nun fiel y pervalible aliáu de los conquistadores, que la so actuación sufrió diverses valoraciones polos analistes de la hestoria: traidor a la causa aborixe pa unos, arteru negociador que llogró salvar munches vides, pa otros. Finalmente, el 29 d'abril de 1483, y al pie de la Fortaleza de Ansite, produzse la desemeyada aición de la entrega d'unos como Guayarmina Semidán, o'l suicidiu d'otros por espeñamientu como'l del líder canariu Bentejuí xuntu col Faycán de Telde al berru de Atis Tirma (pol mio Tierra).[4]

Conquista de La Palma (1492–1493)[editar | editar la fonte]

División de La Palma nel momentu de la conquista.

Alonso Fernández de Llugo, quien tuvo una destacada actuación na conquista de Gran Canaria, llogró de los Reis Católicos los derechos de conquista sobre les islles de La Palma y Tenerife. Los alcuerdos cola Corona incluyíen, amás d'un quintu de los cautivos prindaos, setecientos mil maravedíes si la conquista de La Palma realizar nun plazu d'un añu.

Pa financiar la empresa conquistadora, Alonso Fernández de Llugo acomuñóse con Juanoto Berardi y Francisco de Riberol. Cada unu participaría con un terciu de los costos de la empresa y, na mesma proporción, de los beneficios.

La conquista foi relativamente fácil. El desembarco castellán producir por Tazacorte el 29 de setiembre de 1492. El conquistador fixo usu d'alcuerdos y pactos colos aboríxenes palmeros nos que se respetaben los derechos de los xefes y la plena igualdá colos castellanos p'atraelos escontra la so causa. La resistencia foi mínima, sacante un episodiu en Tigalate y una resistencia mayor nel cantón d'Aceró (Caldera de Taburiente). Nella, el so xefe Tanausú fíxose fuerte aprovechando les condiciones orográfiques de la zona, con namái dos accesos de bonu defensa que torgaben la penetración castellana.

En vista de que el plazu d'un añu vencíase y ante la medrana de perder la prima de setecientos mil maravedíes, Fernández de Llugo propunxo una negociación que tendría llugar en Los Llanos de Aridane. Fora de la Caldera, los castellanos tendieron una emboscada a Tanausú, que derrotáu y prindáu polos castellanos, foi unviáu a Castiella como cautivu. Nel camín d'ida Tanausú prauticó un ritual de muerte nel que morrió por inanición. La fecha oficial de finalización de la conquista asítiase nel 3 de mayu de 1493. Una parte de la población d'Aceró y d'otros cantones colos que roblara pactos de sometimientu, foi vendida como esclava, y la mayoría integrar na nueva sociedá formada tres la conquista.

Conquista de Tenerife (1494-1496)[editar | editar la fonte]

Tenerife foi la última islla en ser conquistada y la que más tiempu tardó en sometese a les tropes castellanes. Anque les feches tradicionales de conquista de Tenerife establecer ente 1494 (desembarco d'Alonso Fernández de Llugo) y 1496 (conquista de la islla), hai que tener en cuenta que los intentos de anexionar la islla de Tenerife a la Corona de Castiella remóntense siquier a 1464.[5] Por esta razón, dende'l primer intentu de conquistar la islla en 1464, hasta que se conquista definitivamente en 1496 trescurren 32 años.

Esi añu de 1464, tien llugar nel ribayu del Bufadero tomar de posesión simbólica de la islla pol Señor de les Canaries Diego García d'Herrera. Esta firma un tratáu de paz colos menceyes, dexándo-y pocu dempués el mencey de Anaga construyir una torre nes sos tierres, onde guanches y europeos tienen tratos hasta que ye baltada escontra 1472 polos mesmos guanches.[5]

División de Tenerife nel momentu de la conquista

En 1492 el gobernador de Gran Canaria Francisco Maldonado entama una razia que termina en desastre pa los europeos, pos son ganaos polos guanches de Anaga.

N'avientu de 1493, Alonso Fernández de Llugo llogró de los Reis Católicos la confirmación de los sos derechos de conquista sobre la islla de Tenerife y, en cuenta de arrenunciar a la prima prometida pola conquista de La Palma, reclamó'l gobiernu de la islla, anque nun llogró participación nel quintu real.

El financiamientu de la conquista foi llevada a cabu cola vienta de los sos plantíos d'azucre nel valle d'Agaete, llográu tres la conquista de Gran Canaria, y acomuñóse con comerciantes italianos asitiaos en Sevilla.

Tenerife taba estremada nel momentu de la conquista en nueve menceyatos. Pola so actitú ante los castellanos, cabo estremar el bandu de paz, que s'amosó neutral o gustante a los castellanos. Yeren los menceyatos del sur y del este (Anaga, Güímar, Abona y Adeje), esto ye, aquellos que tuvieren más contautu colos castellanos al traviés de l'actividá misionera (Candelaria). El bandu de guerra arrexuntaba a los menceyatos del norte (Tegueste, Tacoronte, Taoro, Icoden y Daute). Caltuvieron una resistencia aportunante a la invasión.

En abril de 1494, y procedente de Gran Canaria, desembarcó'l conquistador na mariña de l'actual Santa Cruz de Tenerife con una tropa de peninsulares y canarios (denominaos güei grancanarios) formada por unos dos mil hombre d'a pies y 200 a caballu. En llevantando un fortín disponer a enfusase escontra l'interior de la islla. Intentó un acercamientu a los bandos de guerra y a Bencomo, mencey del más importante menceyato contrariu ufiertó-y amistá, l'aceptación del cristianismu y el sometimientu a l'autoridá de los Reis Católicos. El refugu de los dos últimes condiciones fixo inevitable l'enfrentamientu.

Representación de la Primer Batalla de Acentejo en Tenerife por Gumersindo Robayna.
Alonso Fernández de Llugo conquistó les islles de La Palma y Tenerife, y dio con ello fin a la conquista de les Islles Canaries.

El primer alcuentru armáu foi la célebre Primer Batalla de Acentejo que tuvo llugar nel ribayu de Acentejo, nel conceyu de La Matanza. Una tropa invasora de más de dos mil homes enfusar pol norte de la islla en direición al valle de Taoro (valle de La Orotava). L'oxetivu yera torar a los guanches nel nucleu de la so resistencia. Los guanches esperaron emboscados a los castellanos que, sosprendíos sufrieron un grave escalabru, perdiendo na batalla l'ochenta per cientu de les sos fuercies. Alonso Fernández de Llugo pudo escapar escontra Gran Canaria, onde preparó un nuevu asaltu con tropes meyor adomaes y más recursos financieros apurríos por comerciantes xenoveses y nobles castellanos. Los guanches, dueños de la situación, destruyeron el fortín construyíu polos castellanos.

Tres esto, con un exércitu meyor armáu y entrenáu, el Adelantráu retornó a Tenerife. En reconstruyendo'l fortín d'Añazo, dirixir escontra los llanos d'Aguere (La Llaguna), onde en payares ganó a Bencomo na conocida como batalla d'Aguere, mientres la cual el líder guanche cometió l'erru de presentar batalla nuna zona llana. La caballería y los refuerzos apurríos por Fernando Guanarteme fueron decisivos pa la victoria castellana. 1.700 guanches, ente ellos Bencomo y el so hermanu (o hermanascu) Tinguaro, quedaron muertos nel campu de batalla. Al paecer, una epidemia posterior abrasó a los isleños, dexando a la mayoría que sobrevivieron enfermos o débiles, lo que se conoz como la "gran mormeyera", anque la so esacta dimensión ya importancia na resultancia de la batalla permanez revesosa por dellos historiadores. Alrodiu de la gran mormeyera, l'historiador y médicu Juan Bethencourt Alfonso escribió:

:[...] Nes condiciones de vida de los guanches les epidemies de mormeyera necesariamente teníen pocu poder difusivo, siendo la so radio d'aición bien llindáu. Güei que se conoz el xerme de la enfermedá y los medios más fayadizos del so espardimientu, cuando se considera que los guanches nun cuntaben con una sola población, nin el más modestu caserío, sinón que les families moraben aisllaes unes d'otres dixebrándoles 3 o 4 kilómetros, en cabanos ventiladas, y que nun conocíen los cucheros, nin los alcantarellaos, nin pozos negros, nin letrinas, nin llavaderos públicos, nin otros elementos o factores que pudieren dar llugar a la intoxicación del sosuelu o contribuyir a la creación y multiplicación de poderosos focos infeiciosos, hai que convenir en que les tales epidemies teníen que ser bien pocu espansives.

Nin siquier puede alegase como focu d'orixe los cadabres de Acentejo, por que ye bien sabíu fueron quemaos por orde del rei Bencomo[6]

En avientu de 1495, tres un llargu periodu de guerrilla, saquéos y paralís bélicu, los castellanos volvieron enfusar, esta vegada dende'l norte de la islla, en direición a Taoro. Dellos cientos de guanches esperar nun ribayu cerca del actual conceyu de La Victoria de Acentejo, non llueñe d'onde se produció la Primer Batalla de Acentejo. La victoria castellana na Segunda Batalla de Acentejo facilitó'l fundimientu de la resistencia aborixe y l'accesu al valle de Taoro quedó abiertu. La batalla decidió la conquista de la islla de Tenerife y el puntu final de la conquista de les islles Canaries.

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. «A otru día enteráronse los compañeros que quedaben nel vieyu castiellu cómo'l nuevu rei asaltara Andernac y a los demás compañeros. Entós prendieron un canariu qu'ellos teníen y cortáron-y la cabeza sobre un altu monte y asitiar nun palu bien alto, por que toos pudieren ver. Y de ellí d'equí p'arriba empezó la guerra ente ellos y nós. Y coyimos y muertu gran cantidá d'ellos y coyimos muyeres y neños, y los demás tán en tal condición, que se van escondiendo poles cueves y nengún atrévese a amosase... y l'intención ye, si nun topamos otru remediu, que matemos a los homes de defensa del país, y yá lo tenemos empezáu; y vamos caltener a les muyeres y neños y vamos facer bautizar y vamos vivir como ellos, hasta que Dios disponga d'otra manera.» (Gadifer de la Salle Le Canarien, p. 80; Cioranescu, Alexandre 1965 Cróniques franceses de la conquista de canaries - Le Canarien: 46; Cuarta edición, Santa Cruz de Tenerife: Ediciones Escurre.). Pedro Bontier y Juan -y Verrier escriben la primer documentación sobre la conquista de Canaries y l'única información disponible sobre la manera de vida de los nativos de Lanzarote y Fuerteventura a la llegada de los primeres conquistadores.
  2. Morales Padrón, Francisco (1978). Canaries : cróniques de la so conquista. Conceyu de Les Palmes de Gran Canaria. El Muséu Canariu, 30,32.
  3. Abreu Galindo (1848). Historia de la conquista de los siete islles de Gran Canaria. Imprenta, Litografia y Libreria Isleña, 144.
  4. Abreu y Galindo, J. de, Historia de la conquista de los siete islles de Canaries, n'A. Cioranescu (ed) Goya ediciones, Tenerife, 1977
  5. 5,0 5,1 Rumeu d'Armes, Antonio (1975). «VI-XIII-XV», La Conquista de Tenerife (1494-1496), 1ª, Aula de Cultura de Tenerife, 155-171; 291-294; 350-354. ISBN 84-500-7108-9.
  6. Historia del Pueblu Guanche, Tomu III, páxina 110, Juan Bethecourt Alfonso

Bibliografía[editar | editar la fonte]

  • DE ABREU GALINDO, FR. J. Historia de la Conquista de los Siete Islles Canaries. Ed. Goya. Santa Cruz de Tenerife 1977. ISBN 84-400-3645-0
  • DE VIERA Y CLAVIJO, J. Noticies de la Historia Xeneral de les Islles Canaries. Madrid 1772. 4 volumes
  • TORRIANI, Leonardo. Descripción de les Islles Canaries. Ed. Goya. Santa Cruz de Tenerife. 1978. ISBN 84-7181-336-X
  • BERTHELOT, Sabín. Etnografía y Añales de la Conquista de Les Islles Canaries. Ed. Goya. Santa Cruz de Tenerife. 1978. ISBN 84-85437-00-4.
  • BLANCO, Joaquín. Curtia Noticia Histórica de les Islles Canaries. Ed. Rueda. Madrid 1983. ISBN 84-7207-029-8
  • SUÁREZ, J., RODRÍGUEZ, F. y QUINTERU, C. Conquista y Colonización. Ed. Centru de la Cultura Popular Canaria. Santa Cruz de Tenerife, 1988. ISBN 84-404-1251-7
  • VV.AA. Historia de Canaries. Vol. I Ed. Prensa Ibérica. Valencia 1991. ISBN 84-87657-10-9
  • SANTANA, J, MONZÓN, M. Y SANTANA, G. Historia Concisa de Canaries. Ed. Benchomo. Les Palmes de Gran Canaria 2003. ISBN 84-95657-84-8
  • SANTIAGO CASAÑAS, J.G. Cronología y Síntesis de la Conquista de Gran Canaria, Bilenio Publicaciones, Las Palmas de Gran Canaria 2013. ISBN 978-84-942140-0-4.

Enllaces esternos[editar | editar la fonte]

  • Béthencourt: Historia de la conquista de les Canaries (Histoire de la conquête des Canaries).
    • Testu francés, con introducción y anotaciones nel mesmu idioma, nel sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011). 1ª ed., de 1630.
Conquista de las islas Canarias