Abanicu aluvial

De Wikipedia
Saltar a navegación Saltar a la gueta
Vista aérea d'un abanicu aluvial nel Valle de la Muerte.
Abanicu aluvial enriba del llagu Louise, Alberta, Canadá.
Un vastu abanicu aluvial apruz nel afaráu paisaxe ente los cordales Kunlun y Altun, que formen la frontera sur del desiertu Taklamakán, en Xinjiang. El llau esquierdu ye la parte activa del abanicu y apaez de color azul pola mor de l'agua que flúi nes numberoses pequeñes corrientes. (Creitu: NASA/GSFC/METI/ERSDAC/JAROS/ASTER).
Abanicu aluvial nos Pirineos franceses.

Un abanicu aluvial o conu de deyección, ye en xeomorfoloxía una forma del terrén o accidente xeográficu formáu cuando una corriente d'agua que flúi rápido entra nuna zona más tendida y la so velocidá mengua, estendiéndose'l so calce n'abanicu, polo xeneral a la salida d'un cañón nuna enllanada plana.

Característiques[editar | editar la fonte]

La so vista en planta presenta l'aspeutu d'un abanicu y aníciase a partir de la sedimentación de la carga sólida tresportada por una corriente fluvial ellí onde ésta pierde sópitamente fuerza por cuenta del sópitu amenorgamientu del gradiente topográfica que se produz cuando un ríu que cuerre por ente los montes algama la enllanada del pie de monte o por otra causa asemeyada dende'l puntu de vista hidrodinámicu, como cuando una corriente tributaria algama un valle de menor gradiente. D'esta forma, l'acumuladura asocede por desconfinamiento y perda súbita de capacidá y competencia de los procesos sedimentarios intervinientes, fluxos fluidales y fluxos de gravedá.

Morfoloxía[editar | editar la fonte]

El perfil radial del abanicu aluvial ye cóncavu, ente que perfil tresversal ye marcadamente convexu. Xeneralmente los sedimentos más gruesos tópense alcontraos na zones proximales, ente que los más finos topar escontra la zones distales del abanicu.

Na descripción d'abanicos aluviales utilízase la siguiente subdivisión: zona de cabecera, correspondiente a la parte más cercana al ápice acomuñada de normal a conglomeraos y clasto de tamañu, zona de cuerpu, presentando de normal alternanza de conglomeraos con arenisques y la zona de pies del abanicu correspondiente a zones distales que puede interdigitarse con otros ambientes sedimentarios, que puede ser caracterizada a l'alternanza d'arenisques con estratificación cruciada. La rimada xeneral varia ente 5° y 10° na zona de la cabecera y de 1° a 2° nel pie, esistiendo una correlación positiva ente rimada del abanicu y calibre del sedimentu.[1]

Con al respective de les diferencies ente abanicos aluviales y los ríos puede dicise que los primeres tienen mayor pindiu que ríos “normales”. Ye posible dicir qu'esiste una relación correlación positiva ente área del abanicu y área de la cuenca de drenaxe, como tamién un enclín que correlaciona negativamente la rimada del abanicu y l'área de la cuenca de drenaxe.[2][3]

Procesos que lu xeneren[editar | editar la fonte]

Anque la vista en planta puede asemeyar a la d'un delta mariniegu, los procesos que xeneren a estos dos formes son esencialmente distintos, como son distintos les estructures sedimentaries que les caractericen. N'efectu, ente que l'abanicu aluvial ye una formación continental, el delta hidrográficu ye típicamente mariniegu, nel sentíu que l'ambiente en que se xenera ye'l de transición ente'l continental y el marín o llacustre; el delta mariniegu tamién se forma pol amenorgamientu de la velocidá de la corriente y consecuente amenorgamientu de la capacidá de tresporte de la corriente fluvial.

Nel delta fluvial la sedimentación deber a que los materiales sólidos tresportaos pola corriente fluvial resulten demasiáu pesaos cuando la corriente fluvial pierde fuerza al atopar la resistencia d'un cuerpu d'agua (llagu, llaguna, océanu, etc.). Aun así, delles vegaes suel llamase delta secu a dellos abanicos aluviales, como asocede nel delta del Okavango (Botsuana, África).

En Méxicu y l'oeste d'Estaos Xuníos, denominar en delles ocasiones baxada a la turria continua que resulta de la coalescencia llateral de dellos abanicos aluviales que s'asoceden unu al llau del otru nuna enllanada de pies de monte.

El pie de l'aguada occidental del cordal occidental de los Andes peruanos ta constituyíu por una socesión d'abanicos aluviales que determinen la enllanada costera de baxa gradiente del pie de monte andín del Perú; cuando l'abanicu ye abondo ampliu da llugar a un terrén de gran vocación agrícola, intensamente irrigado por canales que se deriven del ríu principal y, en dellos casos, tamién per agües estrayíes del sosuelu acuíferu.

Lima y les otres ciudaes de la mariña peruana llevántense sobre estes enllanaes, que determinen les sos posibilidaes y problemes. Por cuenta de los procesos mariniegos, una porción importante del abanicu aluvial de Lima ta erosionada dando llugar a un escepcional corte xeolóxicu que dexa reparar les estructures sedimentaries del abanicu aluvial que caractericen el singular paisaxe de los cantiles costeros de los distritos occidentales de la ciudá. La erosión mariniega del abanicu aluvial de Lima fixo qu'esti asuma una contorna distal cóncavu (badea de Lima), en llugar de la contorna convexa que correspuende a los abanicos.

Zonación y facies[editar | editar la fonte]

Nos abanicos aluviales pueden estremase tres zones, respondiendo principalmente a factores de distribución areal y a la distribución de facies susceptibles de ser reconocíes nel rexistru estratigráficu.[4]

  • Zona de cabecera. Ye la parte más alta del abanicu, d'amenorgada estensión areal, presentando granulometrías grueses y heterométricas, constituyida por fluxos masivos (debris flows) con un comportamientu mafosu o por fluxos aguacientos bien trupos, el so grau de preservación nel rexistru estratigráficu ye baxu. Los sedimentos caracterizar por ser paraconglomerados gruesos (matriz soportada) que típicamente amuesen una falta d'imbricación y de estratificación, con una concentración de clastos más gruesos na parte cimera y esterior de los lóbulos. Ellos se interdigitan colos estratos horizontales de ortoconglomerados con cantares inxeríos, depositaos poles corrientes rápides.
  • Zona de cuerpu del abanicu. Caracterizar por una falta xeneral d'agües superficiales por cuenta de la infiltración, con calces más raros y someros. Con predominancia de tresporte de materiales por aciu corrientes tractivas en cursos con morfoloxía trenzada, barres enxareyaes, con mayor participación de corrientes fluyíes. La estratificación ta meyor desenvuelta, ameyora la seleición, y los clastos son más pequenos y más arrondaos. Les arenisques vuélvense más abondoses y de normal amuesen estratificación masiva, laminación cruciada planar y quixarros esvalixaos. Lentejones de llimu pueden ser comunes. Con mayor estensión que la zona de cabecera, presenta dos zones estremaes. La cimera (interna) amuesa una bona equivalencia llateral cola zona de cabecera de la que proceden dellos episodios masivos y sobremanera de la que proceden los fluxos aguacientos mestos y altamente enerxéticos (sheet floods). La zona esterna ten facies que cuando se trata de materiales conglomeráticos, amuesa un tresporte por aciu corrientes aguacientes, que pueden arredondiar los clastos por impactu y realizar dalguna seleición granulométrica de los mesmos.
  • Zona de pies del abanicu. Ye de normal la de mayor estensión, enllargar hasta les zones onde se repara la influencia del tresporte de sedimentos, la so rimada ye más nidia y la so granulometría más fina, amosando un mayor númberu de canales por cuenta del remanecimientu de les agües superficiales. Con predominancia de tresporte de materiales por aciu corrientes tractivas en cursos con morfoloxía trenzada. Estrémense dos zones. La zona cimera caracterizar por tener materiales enriaos. Les facies predominantes son arenoses, y lutiticas con intercalaciones grueses con enclín granocreciente y presencia de canales. La zona esterna presenta granos finos y bien finos. Estes zones pueden tener periodos enllargaos de non sedimentación, favoreciéndose'l desenvolvimientu de paleosuelos. Amuesa cuerpos enriaos menos abondosos. Esta zona puede presentar interdigitaciones con otros ambientes (evaporítico, llacustre, fluvial).

Clasificación[editar | editar la fonte]

La siguiente ye la clasificación comúnmente más utilizada pa describir abanicos aluviales.[1]

  • Abanicos húmedos. Con corrientes (semi) perenne pueden cubrir miles de kilómetros cuadraos y cunten tamién con gradientes más baxos, de normal menores a 1º. Nestos esiste un predominiu de fluxos fluyíos.
  • Abanicos secos o grebos. Con escurrimiento esporádicu, ta apoderáu por fluxu de detritos. De normal desenvuélvense a lo llargo de los escarpes de falla y en grabens, onde'l tectonismo anováu, lleva a repitise la sedimentación. Pueden cubrir unes poques decenes de kilómetros cuadraos y puede amosar gradientes globales de más de 3º.

Respuestes al llevantamientu tectónicu[editar | editar la fonte]

En casu de que l'abanicu aluvial atópese condicionáu principalmente por factores tectónicos, l'abanicu aluvial va responder a variaciones del equilibriu dependiendo de la relación ente les velocidaes d'alzamientu y d'encajamiento del calce principal. Cuando la velocidá del llevantamientu ye mayor a la del encajamiento del calce principal, produzse una acumuladura de pequenos conos sobre impuestos a les partes más internes del abanicu. Anicien una ordenación secuencial de granulometrías inverses. Cuando la velocidá del llevantamientu ye menor a la del encajamiento de la canal principal, tola sedimentación va alcontrar escontra'l pie del abanicu, onde se van construyir unos conos de deyección de menor entidá pero de gradación negativa.[4]

Ver tamién[editar | editar la fonte]

Referencies[editar | editar la fonte]

  1. 1,0 1,1 J.P. le Roux, Sedimentology, Apunte Curso Sedimentología Departamento Geología Universidá de Chile
  2. Terence C Blair, Alluvial fans and their natural distinction from rivers based on morphology, hydraulic processes, sedimentary processes, and facies assemblages, 1994
  3. Blair, T.C. and McPherson, J.G. (1992) The Trollheim alluvial fan and facies model revisited. Bull. Geol. Soc. Am., 104, 762±769.
  4. 4,0 4,1 Colombo, F. 1989. «Abanicos Aluviales». En: Arche, A. (ed.) Sedimentología. Vol. I, C.S.I.C. Nuevos Enclinos, 11: 143-218. Madrid.


Abanico aluvial