Himnu Nacional de El Salvador

De Uiquipedia
Saltar a: navegación, buscar

El Himnu nacional d'El Salvador ye l'himnu oficial d'esi país. Foi escritu, sobro música compuesta en 1856 pol músicu italianu Juan Aberle, pol xeneral salvadorianu Juan José Cañas. Estrenóse formalmente'l 15 de setiembre de 1879, magar que nun foi adoptáu oficialmente como himnu de la República d'El Salvador hasta'l 13 de payares de 1953.

Fórmenlu trés estrofes, anque lo avezao ye cantar namái la primera d'elles y el coru.

Lletra orixinal[editar | editar la fonte]

CORO
Saludemos la patria orgullosos
De hijos suyos podernos llamar;
Y juremos la vida animosos,
Sin descanso a su bien consagrar.
PRIMERA ESTROFA
De la paz en la dicha suprema,
Siempre noble soñó El Salvador;
Fue obtenerla su eterno problema,
Conservarla es su gloria mayor.
Y con fe inquebrantable el camino
Del progreso se afana en seguir
Por llenar su grandioso destino,
Conquistarse un feliz porvenir.
Le protege una férrea barrera
Contra el choque de ruin deslealtad,
Desde el día que en su alta bandera
Con su sangre escribió: ¡LIBERTAD!
CORO
SEGUNDA ESTROFA
Libertad es su dogma, es su guía
Que mil veces logró defender;
Y otras tantas, de audaz tiranía
Rechazar el odioso poder.
Dolorosa y sangrienta es su historia,
Pero excelsa y brillante a la vez;
Manantial de legítima gloria,
Gran lección de espartana altivez.
No desmaya en su innata bravura,
En cada hombre hay un héroe inmortal
Que sabrá mantenerse a la altura
De su antiguo valor proverbial.
CORO
TERCERA ESTROFA
Todos son abnegados, y fieles
Al prestigio del bélico ardor
Con que siempre segaron laureles
De la patria salvando el honor.
Respetar los derechos extraños
Y apoyarse en la recta razón
Es para ella, sin torpes amaños
Su invariable, más firme ambición.
Y en seguir esta línea se aferra
Dedicando su esfuerzo tenaz,
En hacer cruda guerra a la guerra:
Su ventura se encuentra en la paz.

Lletra n'asturianu[editar | editar la fonte]

CORU
Saludemos la patria arguyosos
de fíos suyos podenos llamar;
y xuremos la vida animosos,
ensin fuelgu al so bien consagrar.


PRIMER ESTROFA
De la paz na felicidá suprema,
siempres noble suañó El Salvador;
foi llograla'l so eternu problema,
caltenela ye la so gloria mayor.
Y con fe infrayable'l camín
del progresu enfótase en siguir
Por enllenar el so grandiosu destín,
y conquistase un feliz porvenir.
Protéxela una ferrial barrera
escontra'l choque de ruin desllealtá,
dende'l día que na so alta bandera
cola so sangre escribió: ¡LLIBERTÁ!


SEGUNDA ESTROFA
La llibertá ye'l so dogma, la so guía
que mil veces vegaes llogró defender;
y otres tantes refugar l'odiosu poder,
de la coraxosa tiranía.
Doliosa y sangrina ye la so hestoria,
pero escelsa y rellumante al empar;
manantial de llexítima gloria,
gran llección d'espartana altiveza.
Nun esmorez na so innata bravura,
en cada home hai un héroe inmortal
que va saber caltenese al altor
del so antiguu valor proverbial.


TERCER ESTROFA
Toos son abnegaos, y fieles
al prestixu del bélicu ardor
con que siempres segaron lloreos
de la patria salvando l'honor.
Respetar los derechos estraños
y sofitase na recta razón
ye pa ella, ensin cabileños amaños,
la so invariable y más firme ambición.
Y en siguir esta llinia enferrónase
dedicando'l so esfuerciu aportunante,
a faer cruda guerra a la guerra:
la so ventura atópase na paz.